Colaborador Invitado

Prevenir la violencia contra las mujeres: tarea de todos y todas

Las Embajadas de Alemania y Chile y ONU Mujeres México invitan a sumarse a la construcción de un mundo más seguro, igualitario y próspero poniéndole punto final a la violencia.

Por Beatriz Sánchez, embajadora de Chile en México; Belén Sanz, embajadora de ONU Mujeres México; y Wolfgang Dold, embajador de Alemania en México.

¿Por qué es tan importante erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo? Es un eje central para cumplir la promesa que hicimos a nivel global a través de las Naciones Unidas, cuando adoptamos la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, con la esperanza y el compromiso de encaminar a la humanidad rumbo a una sociedad más justa, segura y pacífica.

Desde 1999, cada 25 de noviembre conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, poniendo énfasis en reconocer esta grave problemática para nuestras sociedades y en honrar a quienes han dedicado sus vidas para ponerle fin a estas violencias. Esta fecha emblemática es además un recordatorio de que aún falta mucho para terminar con la violencia contra las mujeres y niñas, y un llamado de acción urgente para su erradicación. Este año, el tema global de la campaña ÚNETE, y que da inicio a los 16 días de activismo, es: “Invierte para prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas”.

A pesar de constantes esfuerzos de la comunidad global, y llegando a la mitad del camino marcado en la Agenda 2030, la violencia contra las mujeres y niñas sigue siendo la violación de los derechos humanos más extendida, generalizada, reiterada y tolerada. Una de cada tres mujeres en el mundo ha sido víctima de violencia física y/o sexual por parte de su pareja, de violencia sexual por parte de personas ajenas a la pareja o de ambas, al menos una vez en su vida.

Las crisis económicas, los conflictos y el cambio climático han exacerbado la violencia contra las mujeres y las niñas, aumentando su vulnerabilidad.

La violencia impacta no sólo en las posibilidades de desarrollo, sino en la paz y la estabilidad en las familias y las comunidades. Genera innumerables costos para las sociedades en materia del cuidado de la salud, la educación, la protección social, la justicia y la productividad, lo que impide que las economías alcancen su máximo potencial. La violencia contra mujeres y niñas le cuesta al mundo 1.5 billones de dólares al año, el equivalente al 2% del Producto Interno Bruto mundial.

En este contexto complejo y desafiante, hay noticias que nos dan esperanza. La violencia contra las mujeres y niñas se puede prevenir, y hoy la comunidad global y nuestros países cuentan con más evidencia que nunca sobre lo que funciona para eliminarla.

En Alemania se celebran diez años de la “línea de ayuda para la Violencia contra las mujeres”. Este servicio nacional de apoyo permanente para las mujeres afectadas por la violencia se creó en 2013. Alrededor de 100 empleados calificados ofrecen asesoramiento inicial competente en el número de teléfono gratuito 116 016 y a través de asesoramiento en línea, y remiten a las afectadas a centros de apoyo locales para que reciban apoyo adicional. Con la ayuda de intérpretes, el asesoramiento telefónico también puede prestarse en 18 lenguas extranjeras.

En Chile, se ha puesto un especial énfasis en construir de manera participativa y con un decidido impulso del Ministerio de la Mujer, un Sistema Nacional de Cuidados. Repartir las labores domésticas y la carga del trabajo no remunerado, no solo es justo, sino también una manera de prevenir la violencia instalada en nuestra forma de vida.

Apoyar e invertir en organizaciones por los derechos de las mujeres es fundamental para erradicar las referidas violencias. Según algunas investigaciones, la presencia de un sólido y autónomo movimiento feminista es el factor más determinante para impulsar cambios en las políticas para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas. En México, por ejemplo, gracias a la incidencia de dichas organizaciones y a los esfuerzos institucionales, se han logrado importantes avances normativos y de política en la materia.

Las Embajadas de Alemania y Chile, como copresidentes 2023-2024 de la Mesa de Cooperación Internacional para la Igualdad de Género en México y ONU Mujeres México, invitamos a personas de todos los sectores (instituciones públicas, empresas, organizaciones de sociedad civil, academia, organismos internacionales y agencias de cooperación) a sumarse a la construcción de un mundo más seguro, igualitario y próspero poniéndole punto final a la violencia. ¡ÚNETE!

COLUMNAS ANTERIORES

El agua y minería, un enfoque sostenible
El impacto de la inteligencia artificial en la experiencia del cliente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.