Colaborador Invitado

¿Podría darse lo inesperado?

Una eventual declinación de Xóchitl Gálvez en favor de Ebrard es una idea que se ha venido manejando desde hace al menos un mes.

Óscar Mario Beteta

Dos meses después de amagar con dejar Morena, el excanciller Marcelo Ebrard tomó la decisión de mantenerse en el partido que lo ha arropado desde que en 2018 se reincorporó a la vida política del país.

Tras acuerdos y entendimientos con Claudia Sheinbaum, a quien el presidente Andrés Manuel López Obrador cedió el bastón de mando de la Cuarta Transformación, Ebrard anunció casi de inmediato su intención de contender en 2030 por la Presidencia de la República.

Sería la tercera ocasión en la que Marcelo Ebrard buscaría llegar a la silla presidencial, el mismo número de intentos del presidente López Obrador. Ebrard aspiró a la Presidencia en 2012, pero meses antes de la elección presidencial y a pesar de estar en un empate técnico en las encuestas, declinó en favor de López Obrador. Nuevamente, buscó este año la candidatura presidencial en el proceso interno de Morena, en el cual quedó en segundo lugar detrás de Sheinbaum.

Pero las intenciones de Ebrard, quien afirmó que su corriente representa la segunda fuerza dentro de su partido, se vieron apaciguadas por las declaraciones de Mario Delgado y Claudia Sheinbaum. Los dirigentes de Morena afirmaron que las corrientes están prohibidas dentro de la agrupación política. Sin embargo, también quedó claro que el exfuncionario no quitará el dedo del renglón.

El camino para una candidatura de Ebrard en 2030 se ve desde ahora complicado. Tendrá que librar batallas y recuperar espacios. La posición del excanciller al interior de Morena por el momento es difícil. Sin embargo, se abre una oportunidad para que Marcelo Ebrard acaricie otra vez la idea de ser candidato presidencial.

Especuladores afirman que este nuevo chance puede llegar nada más y nada menos que desde el Frente Amplio por México, que le podría ofrecer la candidatura de la coalición opositora al excanciller morenista, incluso con el endoso de Xóchitl Gálvez.

Y es que en los cálculos de los políticos nada está completamente estático ni está escrito sobre piedra.

Una eventual declinación de Xóchitl Gálvez en favor de Ebrard es una idea que se ha venido manejando desde hace al menos un mes. Sin definir todavía quiénes son sus principales asesores y sin una estrategia clara, la campaña de Gálvez a la Presidencia ha caído en un impasse.

Como ya lo habíamos mencionado en este espacio, Xóchitl lucha contra corriente y está enfrentando al gran Goliath, que no es solamente el presidente más popular en la historia moderna de México, sino también una elección de Estado, en la que se echará mano de todos los recursos materiales y humanos con tal de conservar el poder.

Ante este escenario, Marcelo Ebrard continúa con un capital político nada despreciable para la oposición, que también tendrá que medirse contra el gobernador de Nuevo León, Samuel García, candidato de Movimiento Ciudadano.

Las posibilidades de que García gane las elecciones presidenciales en 2024 son prácticamente nulas, sin embargo, su papel en el tablero político consiste en dividir el voto opositor y de paso fortalecer las posiciones de Movimiento Ciudadano.

Aunque mínimas las posibilidades de que al excanciller le pudieran ofrecer la candidatura del frente opositor con el endoso de Xóchitl Gálvez, sería la última oportunidad para que Ebrard no tenga que esperar 18 años, el mismo tiempo que tardó López Obrador en llegar a la Presidencia.

SOTTO VOCE

Independientemente de quién sea la próxima ministra que se integre a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la renuncia de Arturo Zaldívar le garantiza al Ejecutivo que llegue una incondicional de la 4T al adelantar los tiempos sin haber tenido que esperar a que el ministro concluya su mandato hasta fines de 2024…

Las autoridades federales y locales deberían iniciar un proceso de depuración y fiscalización de las empresas que brindan servicios de seguridad privada —leáse también Secretaría de la Defensa Nacional, Policía Bancaria e Industrial y policías estatales—. Cada vez son más los casos de “escoltas privados” que agreden a los ciudadanos. La gran mayoría carece de capacitación, preparación y educación. Como sociedad debemos salir de ese estado de indefensión que se agrega al que provoca la delincuencia…

Gran labor del gobernador del estado de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, al lograr la unidad y civilidad entre todos los aspirantes de Morena que compitieron por la candidatura a la gubernatura. Su madurez, sencillez, sensibilidad, experiencia y educación en mucho contribuyen a los buenos resultados de su administración en prácticamente todos los rubros.

COLUMNAS ANTERIORES

Movilidad Laboral en la Era Post-Pandemia
Gobernanza digital: una tarea de tres

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.