Colaborador Invitado

Seguridad privada y Nearshoring, certidumbre a inversiones

La industria de la seguridad privada genera 2% de los empleos formales, poco más de 443 mil y casi siete mil 467 empresas y patrones registrados en el IMSS.

La globalización ha cambiado su rostro y éste se presenta de diversas formas en aspectos que van desde lo particular, hasta lo general. El resultado es que el mundo ya resiente los primeros embates del actual fenómeno geopolítico que viven lo que son, tal vez, las dos grandes potencias económicas en la actualidad: Estados Unidos y China.

A esta parte de la historia económica y empresarial se le conoce como nearshoring y es la nueva visión y modelo de negocios que domina y dominará el mundo en al menos dos décadas, según expertos.

¿Y qué es? El nearshoring es la relocalización de las empresas hacia puntos y lugares que garanticen no sólo su operación, sino su éxito al obtener sus suministros lo más cerca posible a su principal mercado.

Y aquí es a donde quise llegar. Es una gran oportunidad, de esas que se presentan cada cien años, y que debemos aprovechar. Y hay que hacerlo en varias industrias, pero me voy a referir a una en específico por el entorno que actualmente vivimos, sin que sea la única que debe subirse a este tren. Me refiero a la seguridad y en específico a la seguridad privada.

México vive un ambiente complicado en temas de seguridad pública, a pesar de los avances que ha reportado la autoridad de diversos niveles. Algunos estados representan un verdadero riesgo para las empresas que quieren relocalizar sus sedes hacia nuestro país.

Y es ahí donde el papel de la seguridad privada es fundamental para brindar certidumbre a las inversiones relacionadas con el nearshoring en México. La seguridad es un factor clave que las empresas consideran al tomar decisiones sobre dónde establecer sus operaciones.

La presencia de estos servicios confiables y eficientes proporciona un entorno seguro para las empresas y sus empleados, lo que a su vez da confianza en el país como destino para las inversiones.

Esto incluye la protección de las instalaciones, los datos confidenciales, así como la seguridad personal de los trabajadores.

Además de proporcionar protección física, la seguridad privada también desempeña un papel en la prevención y gestión de riesgos, lo que implica implementar medidas de seguridad proactivas como sistemas de vigilancia, protocolos de acceso restringido y capacitación en seguridad para el personal. Al tener en cuenta estos aspectos, las empresas pueden minimizar los riesgos asociados con el nearshoring y garantizar la continuidad de sus operaciones.

La seguridad privada desempeña un papel crucial al brindar certidumbre a las inversiones en el nearshoring en México, al proporcionar un entorno seguro y protegido para las empresas y sus empleados, así como al ayudar a prevenir y gestionar riesgos potenciales.

Además, esta industria trabaja en mejoras constantes en el uso de nuevos desarrollos tecnológicos en los que forma y capacita a su personal para aprovechar las ventajas tecnológicas, aspectos clave para el éxito del nearshoring.

Para finalizar, no quiero dejar pasar lo que significa esta industria para la economía del país. Se trata de un sector que genera el 2 por cieno de los empleos formales registrados ante el Seguro Social, poco más de 443 mil y casi siete mil 467 empresas y patrones registrados.

Lo anterior la ubica dentro del universo de 276 ramas económicas que maneja el IMSS, en el lugar 11 de las que mayor aportación representan.

Es nuestra intención ayudar a los responsables de la seguridad pública para que, juntos, desarrollemos mejores modelos, políticas y posibilidades que beneficien a los ciudadanos, pero también, veamos por una mejora laboral tanto en sector público como en privado, para que todos los colaboradores tengan mejores condiciones y trabajemos hombro a hombro por el bienestar de todos. Es necesario trabajar en conjunto.

¿El resultado? Empresas de seguridad privada que sean capaces de proteger, garantizar, resguardar y cuidar las inversiones que han llegado y llegarán a México como parte del nuevo modelo de negocios que domina el mundo y que es una gran, maravillosa oportunidad para México, los mexicanos y sus empresas: el nearshoring.

Demos certidumbre a las inversiones. Estoy seguro que juntos obtendremos resultados sobresalientes.

Armando Zúñiga Salinas es presidente Coparmex CDMX / Grupo IPS / ASUME.

X: @Armando_ZunigaS

COLUMNAS ANTERIORES

De Pemex o la simbiosis
Desaparición de la CRE y CNH: un golpe a la competencia, la sostenibilidad y a los consumidores

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.