Colaborador Invitado

Los efectos de la crisis en Gaza

La posible participación de otros países en el conflicto aumenta la posibilidad de diversas afectaciones al comercio y a la producción que utiliza el Canal de Suez.

Consultor en Políticas Públicas y Comercio Exterior

Luego de que la semana pasada la OMC redujera a la mitad sus expectativas de crecimiento del comercio mundial para este 2023, la posibilidad de que otros países como Irán, Líbano y Egipto se involucren en el conflicto en la Franja de Gaza, abre la posibilidad de que este año el comercio a nivel mundial tenga un crecimiento negativo, lo que puede incentivar la inflación, disrupciones en las cadenas de suministro y el desabasto. Días antes del ataque de Hamás, la OMC anunció que había actualizado sus expectativas de crecimiento del volumen del comercio mundial para este año del 1.7 al 0.8 por ciento, lo que se compara con el 2.7 por ciento del año pasado y el 4.0 por ciento de promedio desde 1995.

El ajuste en las expectativas de la OMC se basa en el efecto combinado del nivel de inflación mundial, las altas tasas de interés, poco crecimiento de la economía china y la guerra en Ucrania. Ahora, la posible participación de otros países en el conflicto aumenta la posibilidad de diversas afectaciones al comercio y a la producción que utiliza el Canal de Suez –por el que pasa un 10 por ciento de la oferta diaria de petróleo, así como toneladas de minerales estratégicos y carbón– lo que impactaría los precios del crudo y de los combustibles en general.

De cumplirse las declaraciones del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de que esta será una “larga y difícil guerra,” se abren las posibilidades de que sucedan actos que puedan afectar la producción y al transporte alrededor del mundo, dirigidos especialmente a los países, como Estados Unidos, que apoyan abiertamente y financian a Israel. Esto incrementaría los seguros y el costo del transporte y generaría disrupciones en las cadenas de suministros y en la producción. El gobierno de Estados Unidos dice que las ventas de petróleo le permiten a Irán financiar anualmente a Hamás con 100 millones de dólares y con otro tanto a Hezbollah.

Por otra parte, cualquier conflicto armado genera reacciones en favor del dólar estadounidense. La semana pasada, el dólar se apreció frente al euro y otras divisas, pero la persistencia del conflicto en la Franja de Gaza puede hacer variar las expectativas de los inversionistas, lo que afectaría el tipo de cambio y la demanda de diversos bienes. Mucho tendrán que ver las declaraciones de Biden y de otros líderes en los siguientes días, los próximos anuncios sobre el euro y el yuan y las expectativas previas a la siguiente reunión de la FED el 31 de octubre.

Se prevé que el conflicto en la Franja de Gaza no afecte el comercio bilateral entre México e Israel. De acuerdo con el Banco de México, el comercio total entre las dos naciones fue de mil 243 millones de dólares en 2022, lo que representa el 0.16 por ciento del comercio total mexicano, a pesar de contar con un TLC desde el 2000. Tenemos un déficit de 744 millones de dólares, resultado de 250 millones de dólares en exportaciones (0.04 por ciento del total exportado) y 994 millones de dólares en importaciones (0.16 por ciento del total importado), en su mayoría farmoquímicos, equipo médico, medicamentos y software.

En este contexto, resulta más apremiante arreglar a la brevedad posible los bloqueos aduanales en la frontera con Texas, por donde ingresa la mayoría del 84 por ciento de las exportaciones mexicanas destinadas al mercado de Estados Unidos y Canadá. El gobernador republicano de ese estado, Greg Abbott, pretende seguir aplicando esta y otras medidas detalladas en la Operación Estrella Solitaria para presionar al congreso para que apruebe un incremento sustancial para la protección fronteriza y continuar construyendo el muro que Trump prometió. Los legisladores republicanos han dicho que este es un tema clave para la aprobación del presupuesto 2024 –cuya fecha límite es el 17 de noviembre– y México puede presionar solicitando iniciar consultas en el marco del T-MEC por violaciones al capítulo siete, que datan de abril del año pasado.

Por otra parte, el primer ministro británico Rishi Sunak, declaró que ha pospuesto hasta el tercer trimestre del 2024 las negociaciones comerciales para renovar el TLC con México, en favor de concluir un acuerdo comercial con Estados Unidos antes de las elecciones de noviembre del 2024. Este acuerdo le otorgaría al Reino Unido una ventaja sobre la Unión Europea, pero no tendría una consecuencia económica importante sin capítulos sobre acceso al mercado y servicios financieros. Hay partes del Acuerdo de Continuidad México-Reino Unido, firmado en diciembre del 2020, que están por expirar y afectarán a productos y servicios de ambos países.

COLUMNAS ANTERIORES

Hot Sale 2024: 4 oportunidades para capitalizar esta temporalidad
México cumple formalmente, pero no en esencia con Estados Unidos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.