Colaborador Invitado

En busca del equilibrio perdido. Debemos revalorarnos y recobrar la confianza en nosotros mismos

Roberto Albores señala que si México va a salir adelante, debemos reaprender a relacionarnos y recuperar el equilibrio y el estado emocional.

Las y los mexicanos debemos sacudir nuestros miedos y frustraciones. La pandemia nos marcó, unos más, otros menos, pero a todos nos ha dejado huellas indelebles. La muerte nos arrebató a nuestros seres queridos, amigas y amigos y a compañeros de viaje. Un golpe severo al alma colectiva.

Un antes y un después, días aciagos, de zozobra, que trastocaron de manera consciente o inconsciente nuestra convivencia social. La oscuridad impedía ver la luz que pudiera guiarnos a la salida del túnel. Dos años de confinamiento que lesionaron nuestro ser y esperanzas.

El COVID-19 y sus secuelas no han pasado y no las hemos superado. Aunados a otros problemas nacionales, principalmente el de la inseguridad, hacen que las personas se sientan confundidas y sin confianza. Han minado el optimismo que les permita alcanzar la paz y el sosiego.

Una sociedad triste, temerosa y resentida no garantiza futuro promisorio. Debemos revalorarnos y recobrar la confianza en nosotros mismos. La capacidad transformadora del ser humano es excepcional, está probada. En nuestro fuero interno tenemos la bujía motora de lo excepcional. Vamos a ponerla a trabajar para inyectarnos pasión y determinación para salir adelante. Liberar el potencial que todas y todos tenemos para salvaguardar nuestra existencia.

Aquellos tiempos antes de la pandemia no volverán, sólo ilusión y añoranza; ya se fueron para siempre. Debemos dar la bienvenida y celebrar la asunción de otra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con la sociedad. La vida sigue, es inexorable, no perdamos la oportunidad de regalarnos felicidad y alegría. Vamos a cortarle un gajo a la esperanza y a desterrar la tristeza y la tiricia. «Hay un mundo por delante, vamos por él.»

Finalmente, recuperar el equilibrio y el estado emocional es factor básico para la salud (mental y física) y la armonía de la convivencia humana. Son tiempos de reencontrarnos, de conocernos mejor, de reinventarnos e insertarnos en las nuevas condiciones inéditas que tenemos que aprender y comprender.

Todos hemos cambiado, no podemos seguir haciendo lo mismo y comportarnos de la misma manera. Es otra realidad, asumámosla para nuestro bien y bienestar de nuestra familia.

COLUMNAS ANTERIORES

Pagos en tiempo real, oportunidad para la innovación financiera
Transición de los regímenes de pensiones

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.