Colaborador Invitado

Consecuencias del estrés crónico y estrategias efectivas para su manejo

El tráfico y el ruido constante de las zonas urbanas también desempeñan un papel en el estrés crónico, escribe Ekaterina Kostioukhina.

Uno de los factores más desafiantes de controlar y evitar, con el potencial de desencadenar enfermedades como el cáncer, la obesidad y afectar las relaciones interpersonales, es el estrés crónico.

México, un país lleno de riqueza cultural y paisajes impresionantes, también enfrenta una realidad preocupante: altos niveles de estrés crónico en su población. Este fenómeno se destaca en comparación con otras regiones de América del Norte, Centro y Sur.

Los desafíos socioeconómicos que existen en México juegan un papel importante en la generación de estrés crónico. Las disparidades económicas y la falta de oportunidades laborales pueden llevar a una sensación de incertidumbre y preocupación constante en la vida diaria de las personas. La presión por mantener un nivel de vida adecuado, cubrir las necesidades básicas y garantizar la estabilidad económica se suma a las tensiones cotidianas.

Además, la inseguridad es otro factor significativo que contribuye al estrés crónico en el país. Los altos índices de violencia y delincuencia generan un clima de temor y ansiedad en la sociedad mexicana. La preocupación constante por la seguridad personal y la de los seres queridos agrega una carga adicional de estrés en la vida diaria.

El tráfico y el ruido constante de las zonas urbanas también desempeñan un papel en el estrés crónico. Las ciudades congestionadas y el constante ir y venir de vehículos pueden causar agotamiento físico y mental. El ruido constante, ya sea proveniente del tráfico, la construcción o simplemente del ajetreo y bullicio de la vida urbana, puede sobrecargar los sentidos y afectar el bienestar emocional.

La combinación de estos factores, junto con otros desafíos y presiones propios de la vida moderna, crea un entorno en el cual el estrés crónico se convierte en una realidad para muchas personas en México. Es fundamental abordar este problema de manera integral, promoviendo políticas sociales, económicas y de seguridad que brinden mejores condiciones de vida y bienestar a la población. También es importante fomentar la educación y conciencia sobre la gestión del estrés, promoviendo estilos de vida saludables, el autocuidado y el acceso a servicios de salud mental para ayudar a las personas a hacer frente a estas tensiones cotidianas de manera efectiva.

El estrés crónico es un estado prolongado de estrés que tiene impactos significativos en la salud y el bienestar de una persona. A diferencia del estrés agudo, que es una respuesta temporal y adaptativa ante una situación estresante, el estrés crónico persiste durante un período prolongado, lo que significa que el cuerpo y la mente están constantemente expuestos a niveles elevados de estrés.

Cuando una persona experimenta estrés crónico, el sistema nervioso se mantiene en un estado de activación constante, lo que lleva a una liberación continua de hormonas del estrés, como el cortisol. Estos niveles elevados de hormonas del estrés pueden tener efectos negativos en todo el cuerpo. Por ejemplo, el estrés crónico puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que la presión arterial se mantiene alta durante períodos prolongados. También puede afectar el sistema inmunológico, debilitándolo y haciéndonos más propensos a enfermedades e infecciones.

A nivel mental y emocional, el estrés crónico puede afectar el estado de ánimo y el bienestar general. Puede desencadenar síntomas de ansiedad y depresión, dificultades para concentrarse, cambios en el apetito y el sueño, y una disminución general en la calidad de vida. Además, el estrés crónico puede afectar las relaciones interpersonales, ya que una persona que está constantemente bajo estrés puede tener dificultades para manejar sus emociones y comunicarse de manera efectiva.

Para hacer frente al estrés crónico, es importante adoptar estrategias de manejo del estrés. Esto puede incluir la práctica regular de técnicas de relajación, como la meditación, el yoga o la respiración profunda. También es esencial establecer límites y prioridades, aprender a decir “no” cuando sea necesario y buscar apoyo social y emocional. Además, mantener un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación balanceada, ejercicio regular y un buen descanso, puede ayudar a fortalecer la capacidad de afrontamiento frente al estrés.

Si el estrés crónico se vuelve abrumador y difícil de manejar, es recomendable buscar apoyo profesional. Un terapeuta o consejero puede brindar herramientas y estrategias adicionales para lidiar con el estrés crónico, así como ayudar a identificar y abordar las causas subyacentes del estrés en la vida de una persona.

10 Estrategias Efectivas para Reducir y Manejar el Estrés Crónico

Realiza un autoanálisis: Tómate un tiempo para reflexionar sobre tu vida diaria y tus experiencias pasadas. Identifica las situaciones o circunstancias que te generan estrés de manera constante o prolongada. Puede ser el trabajo, las responsabilidades familiares, las relaciones personales, los desafíos financieros, la presión social, entre otros.

Observa tus respuestas físicas y emocionales: Presta atención a cómo reaccionas frente a situaciones estresantes. ¿Experimentas cambios en tu cuerpo, como tensión muscular, dolores de cabeza o problemas digestivos? ¿Sientes ansiedad, irritabilidad o tristeza de manera frecuente? Estos signos pueden indicar las fuentes de estrés en tu vida.

Mantén un registro de estrés: Lleva un diario o utiliza una aplicación para registrar tus niveles de estrés en diferentes situaciones y momentos del día. Anota las circunstancias específicas que te generan estrés y cómo te sientes al respecto. Esto te ayudará a identificar patrones y encontrar las causas subyacentes del estrés crónico.

Busca patrones de pensamiento negativo: El estrés crónico a menudo está relacionado con patrones de pensamiento negativo o distorsionado. Observa tus pensamientos en situaciones estresantes y analiza si tiendes a enfocarte en lo negativo, anticipar lo peor o tener una perspectiva pesimista. Identificar estos patrones te permitirá trabajar en cambiar tu enfoque mental y reducir el estrés.

Considera tus valores y prioridades: Reflexiona sobre tus valores y lo que realmente es importante para ti en la vida. A veces, el estrés crónico puede estar relacionado con la falta de alineación entre tus acciones y tus valores. Identifica las áreas de tu vida en las que sientes que hay un desequilibrio y busca formas de hacer ajustes para vivir de acuerdo con tus valores.

Busca apoyo externo: No tengas miedo de buscar apoyo externo, ya sea de un amigo de confianza, un miembro de la familia o un profesional de la salud mental. Compartir tus preocupaciones y experiencias con alguien de confianza puede ayudarte a obtener una perspectiva diferente y encontrar soluciones para manejar el estrés crónico.

Sobre la Autora: La Dra. Ekaterina Kostioukhina de Reyes es una destacada médica graduada de la Universidad de Harvard. Su amplio conocimiento y experiencia abarcan diversas especialidades, incluyendo medicina interna, medicina de obesidad, medicina de adicciones y medicina de ambientes extremos. Además, ha obtenido un posgrado en neuro-psicología, lo que le permite tener una perspectiva integral en el cuidado de la salud. Además de su trabajo en Estados Unidos, la Dra. Kostioukhina de Reyes ha participado en misiones médicas en diferentes partes del mundo. Ha llevado su experiencia y conocimientos a países como México, Ecuador, Las Bahamas, Filipinas, y Nueva Zelanda. Su labor humanitaria ha sido invaluable en la prestación de atención médica a comunidades vulnerables y en situaciones de emergencia.

COLUMNAS ANTERIORES

Tres claves para entender las nuevas NIIF de sostenibilidad y su impacto en LATAM
La asociación de jueces de distrito y magistrados propone que le vaya mal a México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.