Colaborador Invitado

El fenómeno de El Niño desatará una poderosa tormenta económica y una amenaza a la seguridad alimentaria

Es importante que el gobierno federal brinde apoyo económico y técnico a los agricultores a través de programas de subsidios bien diseñados y ejecutados.

Israel Reyes Gómez, reconocido experto en Seguridad Nacional y Análisis de Riesgo.

La intensa ola de calor en México está generando preocupación en las comunidades agrícolas. Los campesinos se enfrentan a temperaturas récord y condiciones climáticas adversas que amenazan su sustento y la seguridad alimentaria.

El fenómeno de El Niño de este año está tomando forma como un evento sin precedentes. Se produce cuando la temperatura de la superficie del Océano Pacífico oriental y central es al menos 0.5 grados Celsius más cálida de lo normal, lo que debilita o revierte el flujo de los vientos alisios. Hasta ahora, el Niño más intenso registrado ocurrió en 2016, cuando la temperatura de la superficie del mar alcanzó 2.6 grados Celsius por encima del promedio. Sin embargo, según los expertos meteorológicos australianos, se espera que este noviembre alcance un nivel de 3.2 grados Celsius.

Estas temperaturas extraordinariamente altas son motivo de preocupación, ya que indican un El Niño excepcionalmente fuerte. El fenómeno tiene el potencial de desencadenar una serie de impactos climáticos significativos en diversas regiones del mundo.

Es importante destacar que El Niño puede tener consecuencias a nivel global. Además de los cambios en los patrones climáticos, puede aumentar el riesgo de sequías, inundaciones, tormentas intensas y otros fenómenos extremos en varias partes del mundo. Estos eventos climáticos extremos pueden tener un impacto en la agricultura, la disponibilidad de agua, los precios de los alimentos y la economía en general.

Ante la intensificación de El Niño es crucial que los gobiernos, las comunidades y los actores relevantes estén preparados para hacer frente a los posibles impactos. Esto implica implementar medidas de adaptación y resiliencia, fortalecer los sistemas de alerta temprana, promover prácticas agrícolas sostenibles y tomar acciones para mitigar los efectos negativos en la población y los ecosistemas.

Hasta el momento, los mercados se han enfocado en las materias primas más susceptibles a ser afectadas. Los precios futuros del arroz alcanzaron un máximo de casi 15 años en junio, excluyendo el pico pandémico de 2020. India, Tailandia y Vietnam, los principales exportadores de este alimento, ya han experimentado temperaturas récord o cercanas a récord este año, agravadas por las condiciones cálidas y secas asociadas a El Niño. Para hacer frente a la escasez de agua, las autoridades tailandesas solicitaron a los agricultores que plantaran solo un cultivo en lugar de dos este año. En Vietnam, la sequía ha afectado los rendimientos de las plantaciones de café robusta, el cual es utilizado en el café instantáneo y forma parte de aproximadamente el 15% de las mezclas de café espresso italiano. La semana pasada, los contratos futuros del café robusta alcanzaron su precio más alto desde su introducción en 2008, habiendo aumentado un 60% en este año.

Según ciertos cálculos, un solo evento de El Niño puede parecer manejable. El Fondo Monetario Internacional calculó en 2015 que puede aumentar el precio del petróleo en casi un 14% y de las materias primas no relacionadas con el combustible en más del 5% en el plazo de un año después del evento. Sin embargo, los mayores aumentos en la inflación general durante un período de 12 meses fueron solo de alrededor de 1 punto porcentual y se limitaron a unos pocos países más expuestos, como Brasil, Indonesia y México, según concluyeron los analistas del FMI.

Investigadores de la Universidad de Dartmouth ampliaron el marco temporal este año y estimaron que El Niño de 1998, el segundo más intenso registrado, causó pérdidas económicas globales de $5.7 billones de dólares, en dólares de 2017, durante cinco años.

Aunque algunos pueden argumentar que los efectos de un solo evento de El Niño pueden parecer manejables en términos de impacto económico, es importante considerar el panorama general y el impacto a largo plazo. Los aumentos en los precios del petróleo y las materias primas, aunque significativos, no siempre se traducen en una inflación generalizada ni tienen un impacto devastador en todas las economías. Sin embargo, es necesario reconocer que los países más expuestos a los efectos de El Niño, especialmente aquellos con una fuerte dependencia de la agricultura y recursos naturales, pueden experimentar consecuencias económicas significativas.

Las pérdidas económicas estimadas para el evento de El Niño de 1998 resaltan la magnitud de los impactos a largo plazo. Estos cálculos incluyen una amplia gama de factores, como el costo de la destrucción de cultivos, la interrupción de las cadenas de suministro, las pérdidas en la producción industrial y los efectos en los mercados financieros.

Mucho ha cambiado desde entonces. En primer lugar, el mundo es más cálido: los ocho años desde el artículo del FMI también han sido los ocho más calurosos registrados, incluso con temperaturas más frescas en el océano Pacífico desde 2020, lo que ha dado lugar al fenómeno opuesto a El Niño, La Niña. Por un lado, el calentamiento global ha exacerbado la aridez en partes de Europa, China, el sudeste asiático y Estados Unidos, algunas de las cuales El Niño podría empeorar aún más. Por otro lado, crea las condiciones para precipitaciones más intensas, ya que por cada aumento de 1 grado Celsius en su temperatura, el aire puede retener un 7% más de agua. Esto significa que los cultivos que normalmente se benefician con condiciones más húmedas durante El Niño, como la soja estadounidense, que ha sido fuertemente afectada por la falta de lluvia, ahora enfrentan un mayor riesgo de inundación.

Es importante destacar que el cambio climático y el calentamiento global han alterado los patrones climáticos y ampliado los extremos climáticos en todo el mundo. La aridez y las sequías prolongadas en algunas regiones se han vuelto más intensas, mientras que las lluvias torrenciales y las inundaciones también se han vuelto más frecuentes en otras áreas. Estos cambios en los patrones climáticos pueden tener un impacto significativo en la agricultura y la seguridad alimentaria.

En el caso específico de El Niño, aunque tradicionalmente ha sido asociado con condiciones más húmedas, es importante tener en cuenta que el calentamiento global puede alterar sus efectos y llevar a situaciones más extremas. El aumento en la capacidad del aire para retener agua debido al calentamiento crea el potencial para precipitaciones más intensas y eventos de inundaciones severas. Esto plantea un desafío adicional para los cultivos y la producción agrícola, ya que ahora existe un mayor riesgo de sufrir daños por inundaciones repentinas.

Oceanía experimentó algunos de estos efectos durante La Niña. Un segundo año consecutivo de inundaciones en Australia contribuyó a que la inflación alimentaria aumentara a una tasa anualizada del 9% en los tres meses hasta septiembre de 2022, su nivel más alto desde 2006, según Rabobank. Mientras tanto, el índice de precios de frutas y verduras de Nueva Zelanda aumentó un 22% interanual en marzo, un mes después del paso del ciclón Gabrielle. Fuertes aguaceros y heladas también afectaron las cosechas de café arábica en Brasil, el principal exportador, y otros países de América Latina en 2021 y 2022, lo que elevó el precio de los futuros a su nivel más alto en una década en febrero del año pasado. Esto también contribuyó a aumentar la demanda de granos de café robusta.

En México, con el retiro del subsidio al campo por parte del gobierno federal, el impacto y las consecuencias de este cambio climático podrían ser aún más devastadores. Es crucial que se retome y fortalezca la política pública de subsidios para el sector agrícola. El subsidio al campo desempeña un papel fundamental en la protección y el apoyo a los agricultores, especialmente en un contexto de fenómenos climáticos como El Niño. Estos subsidios permiten a los agricultores acceder a recursos y tecnologías que ayudan a mitigar los efectos adversos del cambio climático, como sistemas de riego eficientes, variedades de cultivos resistentes al calor y programas de conservación del suelo.

Al retirar estos subsidios, los agricultores se ven privados de herramientas y recursos necesarios para adaptarse y enfrentar los desafíos que implica el cambio climático. Esto puede llevar a una disminución en la producción agrícola, pérdida de ingresos para los agricultores y un aumento en la inseguridad alimentaria. Es importante que el gobierno federal reconozca la importancia de la agricultura y la seguridad alimentaria, y brinde apoyo económico y técnico a los agricultores a través de programas de subsidios bien diseñados y ejecutados. Estos programas deben estar dirigidos a promover prácticas agrícolas sostenibles, la adopción de tecnologías resistentes al clima y la diversificación de los cultivos.

Además, es necesario fomentar la investigación y la innovación en el sector agrícola para desarrollar variedades de cultivos más resistentes al clima y mejorar las prácticas de gestión de recursos naturales. La restitución de los subsidios al campo no solo ayudaría a los agricultores a enfrentar los desafíos del cambio climático, sino que también tendría un impacto positivo en la economía local, promoviendo el desarrollo rural, generando empleo y fortaleciendo la seguridad alimentaria.

*Ha tenido el honor de impartir clases y brindar asesorías tanto en Washington DC como en diversos países de América Latina. Su amplia experiencia y conocimiento en estas áreas le han permitido compartir su expertise con estudiantes, profesionales y líderes en el campo de la seguridad, brindando valiosas herramientas y perspectivas para abordar los desafíos actuales y futuros. @IsraelGReyes

COLUMNAS ANTERIORES

Hot Sale 2024: 4 oportunidades para capitalizar esta temporalidad
México cumple formalmente, pero no en esencia con Estados Unidos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.