Colaborador Invitado

Plataforma Nacional de Transparencia, referente democrático en el mundo

Las libertades informativas cambian comunidades, posibilitan a las personas participar en el espacio público y son una llave para la pluralidad de pensamiento y la inclusión social.

Para lograr una sociedad más inclusiva y justa se necesita convertir a la transparencia y a las libertades informativas en ejes rectores de los modelos que orientan las democracias modernas, es el principal compromiso que dejó la tercera Conferencia Internacional de Comisionados de Información (ICIC) realizada en Puebla, del 22 al 24 de junio.

La participación de 73 autoridades procedentes de 39 países, así como especialistas de talla internacional en la materia resultó fundamental para poner en el centro de la discusión los avances y retos en torno a un tema de interés prioritario para la comunidad global: el acceso a la información, participación e inclusión en la era digital.

En la Conferencia Internacional, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), al que me honra pertenecer, fue reconocido por el desarrollo de tecnologías que posibilitan el ejercicio de los derechos que tutelamos. Esta herramienta única en el mundo representa un paso adelante en la práctica de estas libertades: la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

Tecnología prevista en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información, desde su puesta en operación el 5 de mayo de 2016, la PNT se ha convertido en ejemplo mundial de la forma en la cual la innovación puede ser utilizada para ampliar los márgenes de la ciudadanía. En ninguna otra parte del planeta, existe una herramienta como la PNT que garantiza a distancia la transparencia de lo público.

Toby Mendel, director Ejecutivo del Centro para la Ley y la Justicia en Canadá, reconoció la importancia de la PNT como una tecnología de inclusión que debería implementarse en todo el mundo, dados sus alcances y beneficios. Por su parte, Angelene Falk, comisionada de Información y Privacidad de Australia, aseguró que para aplicar la transparencia por diseño es indispensable considerar la tecnología y la vía digital para hacer eficientes todas nuestras expectativas.

La evolución de los sistemas electrónicos en el acceso a la información en México ha democratizado el ejercicio de las libertades informativas. La realización de encuentros como el ICIC 2022 en nuestro país, permite visualizar y dimensionar el futuro hacia el cual nos dirigimos: una digitalización cada vez más profunda en el ejercicio de los derechos humanos.

La PNT es una muestra real de cómo la tecnología de la información puede fortalecer la democracia al ayudar a las personas a ejercer sus derechos, mejorar la toma de decisiones en su vida, informarse de lo público, inhibir actos de corrupción y convertir al ciudadano en un contralor social.

Hoy, la Plataforma es el espacio que contiene la mayor cantidad de información pública de nuestro país disponible para todos. Al 21 de junio del presente año, la PNT alberga 7 mil 408 millones 658 mil 631 registros de obligaciones de transparencia, información publicada por 8 mil 240 sujetos obligados, además de 7 millones 463 mil 536 solicitudes de información y 319 mil 516 recursos de revisión.

Esto ha sido posible porque México cuenta con una legislación robusta en materia de transparencia que este año celebra 20 años de la promulgación de las primeras leyes en la materia. En el ranking global del derecho a la información (The Right to Information Rating) de 2019, nuestra ley fue catalogada como la segunda mejor del mundo.

Ya no es suficiente contar con un fuerte marco jurídico, desde el Sistema Nacional de Transparencia (SNT) debemos implementar esfuerzos coordinados para que cada vez más personas conozcan y se apropien de estos derechos. Las libertades informativas cambian comunidades, posibilitan a las personas participar en el espacio público y son una llave para la pluralidad de pensamiento y la inclusión social. Si queremos cerrar brechas, debemos continuar socializando y promoviendo estos derechos que se han convertido en piedras angulares de las democracias modernas.

La autora es comisionada del INAI.

COLUMNAS ANTERIORES

Relevo en la SEP y elecciones en el Edomex
Riesgos estratégicos de la política energética

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.