Colaborador Invitado

Las personas repartidoras en México

Saber cuántas personas repartidoras hay en México, dónde están y cuáles son sus características es fundamental para el diseño de política pública en materia de ocupación y empleo.

Víctor G. Carreón Rodríguez, investigador del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas

“La mayoría de las personas repartidoras son jóvenes con niveles de educación altos, concentrados en cinco entidades federativas”

Elegir qué estudiar es una decisión compleja que depende de muchos factores, la cual tiene implicaciones, varios años más tarde, sobre la posible ocupación o empleo en el mercado laboral, así como en los ingresos que se obtendrán de dicha actividad. Por ejemplo, estudiar medicina tiene una consecuencia en el ingreso seis o más años después, al ingresar al mercado laboral como médico, siendo subordinado o remunerado (en un hospital) u ocupado por cuenta propia (en su consultorio particular). En otros casos, restricciones presupuestales de las familias no permiten elegir una carrera profesional. Para quienes tienen escolaridad máxima de media superior, su ocupación dependerá del ingreso, horario, localización, prestaciones, tareas a realizar, etc., que ofrezcan las diferentes alternativas.

Por otra parte, continuamente aparecen nuevas ocupaciones en el mercado laboral, rompiendo con los paradigmas del nivel de estudios requerido, edad, o tipo de contratación. Ejemplos recientes son desarrolladores de inteligencia artificial, enfermeras especialistas en coronavirus o youtuberos. Otros, menos recientes, con relevancia mediática y política en nuestro país, son los ocupados que generan ingresos vía las plataformas digitales y, en específico, las personas repartidoras.

Desde la óptica del diseño de política pública es relevante identificar estas nuevas ocupaciones y quiénes las desempeñan para conocer sus características y necesidades. En el caso de las personas repartidoras, hay mucho debate con varios argumentos basados en percepciones o en casos anecdóticos que no reflejan la realidad generalizada de lo que está ocurriendo. Por ello, nos dimos a la tarea de saber quiénes son y dónde están las personas repartidoras en México, utilizando información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.(1)

Al cierre del cuarto trimestre de 2021 había 317,263 personas repartidoras en el país. Las cinco entidades federativas con más personas repartidoras son Estado de México (42 mil 968), Ciudad de México (36 mil 27), Jalisco (32 mil 326), Yucatán (19 mil 680) y Oaxaca (18 mil 671). Estas cinco entidades contabilizan 47 por ciento del total. En el otro extremo, las entidades con menor cantidad son Baja California Sur (337), Aguascalientes (mil 769), Tlaxcala (mil 815), Zacatecas (2 mil 174) e Hidalgo (2 mil 317); sumando poco menos de 3.0 por ciento entre ellas.

En términos de edad, las personas repartidoras son mayoritariamente jóvenes: 37 por ciento de ellas tiene menos de 24 años; mientras que 6.0 por ciento de los ocupados por cuenta propia y 19 por ciento de los subordinados y remunerados se encuentran en este grupo de edad. Por otro lado, sólo 1.2 por ciento de las personas repartidoras tienen más de 65 años; mientras que 12 por ciento de los ocupados por cuenta propia están en esta categoría. Además, 82 por ciento de las personas repartidoras son menores de 44 años. Finalmente, el promedio de edad de las personas repartidoras se ha mantenido constante, entre 28 y 32 años, desde 2005, a diferencia de la edad del resto de los ocupados, la cual ha crecido desde entonces.

Por último, con respecto al nivel de instrucción, para el caso de primaria incompleta, 4.0 por ciento de personas repartidoras, 6.0 por ciento de subordinados y remunerados; y, 17 por ciento de ocupados por cuenta propia tiene este nivel de escolaridad. Por otro lado, 47 por ciento de las personas repartidoras tiene secundaria completa, 32 por ciento de los ocupados por cuenta propia están en esta categoría, así como 33 por ciento de los subordinados y remunerados. Finalmente, en el otro extremo de la distribución, 37 por ciento de las personas repartidoras, 31 por ciento de ocupados por cuenta propia y 48 por ciento de subordinados y remunerados, tiene educación media superior o más.

En conclusión, la mayoría de las personas repartidoras son jóvenes con niveles de educación altos, concentrados en cinco entidades federativas. Saber cuántas personas repartidoras hay en México, dónde están y cuáles son sus características es fundamental para el diseño de política pública en materia de ocupación y empleo, acceso a servicios médicos y a esquemas de seguridad social, sin inhibir los incentivos a la innovación tecnológica que generan mayor valor agregado en la economía.

(1) El estudio completo se puede encontrar en https://www.lnpp.mx/nosotros

COLUMNAS ANTERIORES

Los símbolos del poder y la magia de la política
Transparencia en contratos de vacunas genera confianza ciudadana

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.