Colaborador Invitado

Día de la mujer

Toda mi vida he estado convencida de que el mejor talento está conformado por hombres y mujeres que se desempeñan en espacios y condiciones con igualdad.

“Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”, este es el tema que la ONU estableció este año para el Día Internacional de la Mujer y precisamente se reconoce a las mujeres que están encabezando los esfuerzos para construir un futuro más sostenible para todos.

Toda mi vida he estado convencida de que el mejor talento está conformado por hombres y mujeres que se desempeñan en espacios y condiciones con igualdad, donde el factor determinante del éxito es el esfuerzo, la pasión y la dedicación con la que hacemos las cosas. Las industrias de tecnología son uno de los claros ejemplos en donde, si bien se han impulsado oportunidades para las mujeres, este objetivo debe seguir siendo una prioridad.

Las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son una de las áreas que ofrecen mayor empleabilidad y que se proyectan con mayor oportunidad y mejores salarios. Constituyéndose como empleos para fomentar el desarrollo sostenible: no solo en el campo de innovación, sino también en el bienestar social y crecimiento inclusivo.

De acuerdo con las últimas cifras del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), si bien entre 2012 y 2021 el número de mujeres profesionistas que estudiaron alguna carrera STEM aumentó 42 por ciento, aún son minoría dentro de estas áreas.

Las barreras de acceso se pueden encontrar bajo distintas formas y pueden verse desde los primeros niveles educativos y continúan creciendo mientras forman parte del mercado laboral.

En Softtek estamos convencidos de que la solución para los desafíos presentes y futuros del desarrollo sostenible dependerá en gran medida de la tecnología y la ciencia. Sin embargo, para poder avanzar en el campo tecnológico necesitamos incentivar a niñas y jóvenes a formar parte de este sector. En la medida en que las incluyamos en las profesiones STEM, se potencializa la producción científica, la innovación y la investigación con nuevos enfoques.

Como empresa líder en el ámbito tecnológico, es nuestra tarea formar parte de los esfuerzos internacionales para fomentar la participación de mujeres en el sector STEM y abrir espacios para que mujeres talentosas puedan desarrollar su carrera profesional.

Ejemplos hay muchos; como Jude Milhon, pionera en la construcción de comunidades de “Hackers” en internet, Katherine Johnson, Dorothy Vaughan, y Mary Jackson, cuyo trabajo como matemáticas y pioneras de la computación en la NASA fue el tema de la película “Hidden Figures” de 2016, o Grace Murray Hopper, inventora del lenguaje de programación COBOL, que durante décadas ha permitido que grandes organizaciones puedan gestionar grandes volúmenes de datos. Todas ellas han demostrado que con talento y esfuerzo, todas las mujeres podemos hacer grandes contribuciones a la humanidad.

COLUMNAS ANTERIORES

Solo hay que abrigarse bien
México, ante la oportunidad y el desafío del futuro

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.