Clemente Ruiz Duran

El retorno de la política industrial

Las políticas industriales modernas deberían alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y considerar las megatendencias que están remodelando el mundo.

Esta semana se dieron a conocer dos documentos que manifiestan el interés por un retorno de las políticas industriales. Por una parte, el lunes el Consejo Coordinador Empresarial presentó con el Instituto para el Desarrollo Industrial y la Transformación Digital una propuesta titulada: “La Nueva Era de la Política Industrial Digital”. Propone una transformación del país basada en políticas macroeconómicas favorables a la producción, el empleo y el ahorro, políticas crediticias favorables, políticas tributarias con incentivos fiscales a la inversión industrial estratégica y la transformación, políticas favorables a la formalización laboral y fortalecimiento de la seguridad social. Asimismo, boga por un relanzamiento de la banca de desarrollo, por una política comercial que aumente el contenido nacional competitivo, políticas sectoriales estratégicas para el aprovechamiento del nearshoring. Señalando la necesidad de políticas de fomento económico, incluyendo políticas industriales digitales con enfoque de género, por una educación para la transformación productiva y digital, por un sistema integral para la innovación, por políticas de creación y mejora del empleo manufacturero, y por una mayor disposición de energías limpias.

A este reporte se sumó el día de ayer la presentación del Reporte para el Desarrollo Industrial 2024 por parte de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), en donde se señala la preocupación por el mal desempeño del sector industrial en América Latina y el Caribe, señalando que se muestran signos de desindustrialización prematura, mientras que los países en desarrollo en general están avanzando en cerrar la brecha en los objetivos de desempeño de la industria. Ante esta situación se requiere que la región relance sus procesos de industrialización con una visión diferente, ya que las políticas industriales del futuro no pueden simplemente replicar las del pasado; abogando por una nueva era de políticas industriales modernas con cuatro elementos estratégicos: el primero es que las políticas industriales deberán alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); en segundo lugar, deberían considerar las mega tendencias que están remodelando el mundo, el reequilibrio de los flujos mundiales de producción y comercio, así como las tendencias demográficas; y en tercer lugar, las políticas industriales modernas deberían ser colaborativas. Los gobiernos no pueden resolver los desafíos actuales por sí solos; la industria y las empresas deben contribuir conjuntamente al diseño de políticas y garantizar una implementación efectiva en el contexto del desarrollo del sector privado; y por último, dichas políticas deberían coordinarse regionalmente para mitigar las tensiones y desbloquear todo el potencial de cooperación entre vecinos.

Cada una de las regiones que analiza el reporte muestra que las economías en desarrollo están desplegando nuevas políticas industriales, mostrando su capacidad de rediseño estratégico. América Latina requiere revisar su agenda de desarrollo industrial en forma conjunta, para potenciar el esfuerzo regional, se requiere crear una red de intercambio de experiencias industriales de la región en su conjunto con otras regiones, como es el caso del Asia Pacífico. Es necesario establecer políticas de complementación industrial entre los países de la región, el esfuerzo nacional es importante pero insuficiente, la interacción de las políticas industriales podría ayudar a reforzar el desarrollo industrial de cada uno de los países de la región, se debe pensar en desarrollar proveedores regionales de las industrias líderes de la región, la complementación industrial ha sido sumamente exitosa en otras regiones del mundo, estamos viviendo en la época de las cadenas globales de valor, es momento de potenciar el desarrollo de cadenas regionales de valor. El reporte presenta un provocador termómetro de avance de la industria, con indicadores de innovación, infraestructura, energía, eficiencia energética, energías limpias, empleo, crecimiento económico, eficiencia en el uso de los recursos.

En el eje energético, señalan la necesidad de reforzar el desarrollo de las energías limpias, mejorar el acceso a la energía y hacerla más eficiente. En este entorno se requiere el desarrollo de la cadena de valor alrededor de los minerales raros para apoyar la transición a la producción de energías limpias. América Latina debería aprender de sus contrapartes asiáticas que han sido sumamente exitosas.

Un área critica para el desarrollo industrial y en donde los países han puesto un mayor énfasis es el de la innovación, en esta área se requiere el desarrollo de tecnologías de industria 4.0 que pueden impulsar la competitividad y la diversificación y pueden ayudar a restaurar el crecimiento rápido que requieren las economías para elevar los niveles de vida de su población. A lo anterior se suma la necesidad de reforzar el desarrollo de la infraestructura.

Las políticas industriales del futuro no pueden simplemente replicar las del pasado; este informe aboga por una nueva era de políticas industriales modernas con cuatro elementos importantes. En primer lugar, las políticas industriales modernas deberían alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible; en segundo lugar, deberían estar preparados para el futuro y considerar las megatendencias que están remodelando el mundo desde sus inicios, el reequilibrio de los flujos mundiales de producción y comercio, así como las tendencias demográficas; en tercer lugar, las políticas industriales modernas deberían ser colaborativas. Los gobiernos no pueden resolver los desafíos actuales por sí solos; la industria y las empresas deben contribuir conjuntamente al diseño de políticas y garantizar una implementación efectiva en el contexto del desarrollo del sector privado. Por último, las políticas deberían coordinarse regionalmente para mitigar las tensiones y desbloquear todo el potencial de cooperación entre vecinos.

COLUMNAS ANTERIORES

Los retos del sistema financiero para 2030
Renovando el proyecto industrial

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.