menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Remote work

COMPARTIR

···
menu-trigger

Remote work

04/02/2021

El espacio de trabajo y la interacción con sus colaboradores, experimenta una transformación. Del worknet space, el flex office y esquemas híbridos de trabajo hemos comentado en este espacio.

El tema aún se define y esta incertidumbre se basa en las políticas que las organizaciones están creando alrededor de la definición de sus espacios de trabajo en el futuro inmediato.

El acceso a los espacios físicos, de acuerdo con una encuesta global desarrollada por la firma CBRE, dependía de aspectos preocupantes para las organizaciones como la transmisión del virus en la comunidad, el riesgo de salud que implica, la reticencia de los empleados al regreso y los planes que estos tienen respecto a planes de cuidado infantil, reubicación y los vinculados a su bienestar.

Todos son reflejo de la forma que ha alienadola pandemia, junto con la segunda ola de contagio, a la operación presencial en los espacios de trabajo.

Esa encuesta indica también lo que están considerando instrumentar como medidas encaminadas al bienestar. En el listado de los must destaca la disponibilidad de insumos sanitizantes, uso de máscaras y mascarillas, acceso restringido, pantallas de visualización de protocolos de salud y una reducción máxima en la reubicación del espacio.

El cambio es evidente. 73% de las corporaciones encuestadas respondieron que evalúan soportar estilos de vida balanceados que incluyen redes de sistemas satelitales, espacio flexible, reuniones sobre demanda, proyectos de oficina, home office y al centro una red de headquarters que lo hagan posible.

Contrario a lo que otras encuestas indican sobre la preferencia de algunas generaciones de regresar al espacio físico. En la encuesta de CBRE, sólo 6% respondió regresar en un esquema de trabajo en oficina, mientras que 29% dijo preferir un esquema mixto remoto y presencial, al tiempo que otro 28% optaría por 3 días de empleo remoto y un 28% restante hacer su labor en un esquema a distancia total.

Si bien esta última opción, es apenas una tercera parte de lo que dicen las encuestas, 81% de las organizaciones anticipan que gran parte de su fuerza laboral utilizará las oficinas como destino, siempre bajo elección y no como estructura definida.

Actualmente más de 85% de las empresas tecnológicas operan a partir del trabajo remoto, sin embargo, lo que no se ve como una tendencia está generando consecuencias en el bienestar de los colaboradores y daño en la cultura corporativa de las organizaciones.

En la lista de afecciones crecen las crisis mentales familiares, inadecuadas condiciones laborales en casa, el burnout y la desolación.

Dado que la gente requiere conexión humana, comunidad y un ambiente laboral, que no ofrece el home office. Existen modelos que están abriendo espacio a conceptos que buscan resolverlo.

Uno de ellos es Ethos Remote, que con el eje de trabajo regenerativo desarrolla una red de ubicaciones donde se generan campus que buscan recuperar la salud mental, crear cultura de trabajo, incrementar los niveles de productividad y sobre todo atender la retención de personal.

El modelo gestado desde Nueva York por Andrew McCarthy y Janko Milunovic apuesta a que el futuro del trabajo es híbrido, por lo que cada vez habrá menos oficinas como las conocimos antes del COVID-19.

Esta es una tendencia clara en las organizaciones globales que tomará tiempo en aterrizar en mercados como México, así que quienes apuestan en el negocio a un regreso obligado tradicional, ignoran que el mundo corporativo entró a una disyuntiva sin retorno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.