Crecer en CDMX
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crecer en CDMX

COMPARTIR

···
menu-trigger

Crecer en CDMX

08/05/2019

El desarrollo inmobiliario en la Ciudad de México no será el mismo en el futuro inmediato. Primero fue la cancelación del nuevo aeropuerto, luego una oleada de revisiones a los polígonos de actuación, a la que siguieron clausuras de obra y ahora una acción común, como la tala de árboles en la colonia Xoco, que creó una crisis social en la comunidad e incluso llegó al Congreso.

El centro de este proceso es de nuevo el proyecto Ciudad Mítikah. Es un tema de fondo y forma en el reordenamiento urbano de la CDMX. La edificación de vialidades y obras complementarias para la operación de grandes proyectos requieren de modificaciones debido a la forma en que inicialmente se trazaron vialidades.

La pregunta es si las obras que Mítikah realizó para abrir nuevos espacios públicos de convivencia con la idea generar beneficios sociales y ambientales en Mayorazgo, son válidas para una comunidad más participativa.

Fibra Uno explicó que con el fin de recuperar y mejorar el entorno, así como dar cumplimiento de las medidas de mitigación dictadas por la autoridad, iniciaron con permisos trabajos de poda, limpieza y remoción de algunos árboles en la Colonia Xoco.

La noticia cayó como bomba en redes sociales a la comunidad que calificó la acción de ecocidio, hecho que complicó las mesas de negociaciones entre la empresa y la autoridad con quien se evalúan ajustes a los permisos del proyecto integral que Claudia Scheinbaum dijo no continuaría de la misma forma.

La poda generó la detención de los trabajadores y desde entonces la industria observa como en el caso de diversas clausuras, la línea que seguirá la actual administración para “reordenar” el desarrollo inmobiliario.

La intervención de la zona no es la primera, anteriormente se trabajó un programa de inclusión para mejorar el entorno de calles que durante años permanecieron oscuras y sin interacción social.

Sin embargo, esta situación aunada a la ralentización de ventas en nichos como vivienda, comercio y oficinas, indudablemente han modificado los resultados de proyectos ofertados y también el desarrollo de nuevas obras, que mantienen en stand still los planes de negocios de distintas empresas inmobiliarias.

Hace unos días se concretó la adquisición por parte de la firma alemana Gebr. Knauf KG la compra de la operación global de USG Corporation.

La compra crea la firma más grande en el negocio de los materiales de construcción que seguirá en la región con la marca comercial USG, pero que traerá otra visión de largo plazo y con una operación ajustada a maximizar la capacidad instalada que en México se da a través de 5 plantas.

Ante los cambios de ritmo de crecimiento del mercado local, el equipo liderado por Fernando Fernández, diversificó el mix de ventas que le permite actualmente exportar 50% de la producción manufacturada en México, donde se invertirán 200 millones de dólares en los próximos 5 años.

Dado que el nuevo dueño es una empresa privada, las acciones de USG en la Bolsa de Valores de nueva York y Chicago serán retiradas del mercado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.