Bajío atrae usos mixtos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bajío atrae usos mixtos

COMPARTIR

···

Bajío atrae usos mixtos

10/04/2019

Con un inventario industrial clase A de 12 millones de metros cuadrados, el Bajío ha sido ejemplo de la evolución y desarrollo de las ciudades donde se ubican fabricantes y cadenas de suministro de industrias como la automotriz, aeroespacial y manufactura.

Es hasta últimas fechas que Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, Jalisco y San Luis Potosí, han visto la llegada de desarrollos inmobiliarios residenciales, comerciales y corporativos, pese al impacto que causaron la incertidumbre del nuevo acuerdo comercial en Norteamérica y los cambios de líneas de producción de firmas automotrices de Estados Unidos.

Sin embargo, llama la atención lo que ocurre en San Luis Potosí a partir de la llegada de proyectos como la planta de la BMW que detonó el ingreso de al menos 30 nuevas empresas proveedoras de la firma alemana. Igual sucede con firmas de origen japonés y estadounidense.

Es en particular la zona Poniente de la capital potosina que concentra el mayor desarrollo residencial que dota de servicios a la zona industrial.

Este dinamismo atrajo a Thor Urbana y GFA que ayer presentaron The Park San Luis Potosí, un complejo de usos mixtos que en una primera etapa activará un centro comercial que entrará en operación hacia el último trimestre del 2012, representa una inversión de 8 mil millones de pesos.

En total, el master plan que desarrollará de manera conjunta con Inmobilia México considera un centro comercial de 60 mil metros cuadrados de área rentable, seis torres residenciales con 600 departamentos, dos torres de oficinas con certificación LEED y dos hoteles business class.

La apuesta de los grupos empresariales expuesta por Jaime Fasja y Roberto Kelleher robustecerá la derrama económica que ya tiene la capital potosina, que genera 30% del Producto Interno Bruto (PIB) del estado a partir de las 660 empresas que en él operan.

El complejo diseñado por la firma de arquitectura Elkus Mandredi Architects busca crear un área de convivencia y entretenimiento en la zona que colinda con el Parque Tanga Manga y el Centro de Convenciones.

La Ciudad de México vive día con día una creciente oleada de sellos de clausura por parte de autoridades que buscan reordenar el desarrollo urbano, a través de decenas de revisiones a polígonos de actuación que hicieron factible parte de la expansión inmobiliaria del último ciclo.

El detonador de esta tendencia fueron las declaraciones que la jefa de gobierno hizo en relación con la segunda etapa del master plan del proyecto Ciudad Mítikah adquirido desde 2015 Fibra Uno, fue conceptualizado inicialmente por Ideurban y el fondo Prudential.

Gonzalo Robina desde la dirección general adjunta de Fibra Uno ha sido enfático respecto a que el proyecto tiene permisos y licencias en orden y pagadas, en cumplimiento de la ley por un millón 28 mil m2.

Con base en esta circunstancia es que asegura no se detendrá, ni redimensionará el proyecto. La primera etapa considera un edificio residencial, otro de oficinas, centro comercial y torre corporativa.

Sin embargo, ha creado expectativa la disposición de la autoridad de suspender de alguna manera licencias para proyectos con escala mayor a 10 mil m2. Esta situación ha hecho que grupos desarrolladores reorienten su estrategia de expansión hacia otras entidades.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.