Arquitectura mexicana clase mundial
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Arquitectura mexicana clase mundial

COMPARTIR

···

Arquitectura mexicana clase mundial

21/11/2018

El talento y expansión de territorios de los arquitectos mexicanos no está a discusión. Tatiana Bilbao, Javier Sordo Madaleno y Enrique Norten, son los que a últimas fechas han sonado entre los ganadores de preseas internacionales y reconocimientos locales.

En el caso de Enrique Norten, el jueves pasado recibió la Medalla Bellas Artes de Arquitectura 2018, galardón que se entrega desde 1993 y reconoce la trayectoria, así como sus aportaciones arquitectónicas.

Hasta el momento, Norten tiene un portafolio de más de 330 proyectos y 60 obras construidas en México y Estados Unidos. Destacan la Escuela Nacional de Arte Teatral, el Centro de Investigación de Genómica par ala Biodiversidad en Irapuato, Guanajuato, El Museo elevado de Villahermosa y la remodelación del Museo Amparo, entre otros.

Actualmente se desarrollan el MUNET (Museo Chapultepec, CDMX), el edificio NASA (Cleveland, Ohio), el edificio Comisión de Transporte (Queens, NY), el edificio residencial Popocatépetl (CDMX), The New York Public Library y el Conjunto ERP de usos mixtos (Harlem, NY), entre otros.

En el ámbito sustentable, no se podría dejar de lado lo alcanzado por Tatiana Bilbao con el Premio Mundial de Arquitectura Sostenible en Paris, Francia, además de otros proyectos como el Jardín Botánico de Culiacán, o su participación en el proyecto sustentable Arboleda en el Distrito Valle del Campestre de San Pedro Garza García, entre otros.

No menos importantes son los reconocimientos que Javier Sordo ha logrado como el Fold Design for Development and Design Excellence en 2009 o el Honorary Fellow del American Institute of Architects.

Pero no sólo la arquitectura ha aportado al negocio del real estate en México, también lo han generado en las alas de universidades como Harvard, Yale, UCLA o la Universidad de Columbia, entre otras.

Justo hace unas semanas, comentamos el reconocimiento que el proyecto de la Torre Reforma alcanzó como el mejor rascacielos del mundo. Un proyecto liderado por Benjamín Romano.

Si bien en el Internacional Highrise Award (IHA) se evaluaron el diseño pensado en el futuro; funcionalidad; tecnología de construcción innovadora; integración en esquemas de desarrollo urbano; sustentabilidad, y costo, el skyland de la Ciudad de México, alcanza nuevos escenarios gracias a este tipo de proyectos que ponen a prueba la existencia del desarrollo vertical.

Gracias a estos alcances las propuestas arquitectónicas y el mercado mexicano llaman la atención de inversionistas globales, pero también de talento global como Pelli Architects, Foster & Partners y Zaha Hadid Architects.

De ese tamaño es el peso que la arquitectura y talento mexicano han evolucionado en los últimos años. Indudablemente más allá de la belleza, los logros de este grupo de creadores nacionales son la muestra de lo que aún queda por escribirse en los años por venir.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.