Claudia Olguín

Tendencias inmobiliarias 2024

Los requerimientos de espacio habitacional cambian, en especial si se considera que hoy siete de cada diez hogares tiene una mascota.

Nuevos consumidores, más turismo, sostenibilidad, big data e inteligencia artificial son las líneas que marcarán el crecimiento del real estate en el año que inicia.

Los cambios se basan, además, en la inercia positiva del mercado residencial y residencial plus, la recuperación atemperada de los centros comerciales donde las marcas continúan su avance en ciudades menos densas, y el nearshoring que apuntala los parques industriales.

Esta perspectiva rescatada en un análisis liderado por Tinsa, Plazas Comerciales y Newmark México refleja los fenómenos principales que acompañan el dinamismo de los nichos más importantes de este mercado, que es la segunda industria que más aporta al PIB (Producto Interno Bruto).

Del lado de la demanda, destaca indudablemente el cambio en las familias, que de acuerdo con el Instituto de Investigaciones Sociales existen 11 tipos, donde la tradicional apenas representa 25.8 por ciento del mercado de consumidores. Es una transformación que impacta la vivienda, pero también los requerimientos de espacio habitacional y productos, en especial si se considera que hoy siete de cada diez hogares tiene una mascota.

Destaca también a la sostenibilidad como un elemento que incide en el nuevo uso de aire, agua, materiales de construcción, movimiento, sonido, comunidad y crédito representado por las hipotecas verdes.

Del lado de la tecnología, el uso y aplicaciones del big data y la inteligencia artificial, permitirán el análisis de datos para mejorar la toma de decisiones, así como precisar la velocidad y automatización de los procesos de identificación de patrones y personalización de ofertas de propiedades.

El documento incluye una encuesta con tomadores de decisión, en el que 48 por ciento reconoce un 2023 con mejores resultados, pero que 46 por ciento dice no haber rebasado la barrera de las cifras pandémicas.

Así, la incertidumbre se enfoca en tasas de interés, inflación y el momento político electoral. Son factores determinantes en el financiamiento, lo que se convierte en relevante si se considera que el crédito bancario y los fondos de capital privado son las dos principales fuentes de financiamiento en la industria.

Del nearshoring destaca la llegada de 500 empresas atraídas por esta inercia, un camino documentado por la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra) que destaca los 52 mil 260 millones de dólares que la economía registró en exportaciones, según cifras de INEGI al cierre de agosto de 2023.

Independiente al escenario 2024, el mercado industrial vive un panorama positivo y en constante crecimiento. Basta recordar que las tasas de ocupación en Nuevo Laredo, Tijuana, Ciudad Juárez, Saltillo, Monterrey y Reynosa experimentaron niveles cercanos al cero por ciento.

COLUMNAS ANTERIORES

Oficinas desafían 2024
Hotelería expande y recupera terreno

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.