Claudia Olguin

Bajío industrial recupera dinamismo

La región experimentó una evolución favorable debido al impacto que registraron los mercados de Querétaro y Guanajuato, de acuerdo con el reporte más reciente de CBRE México.

Paso a paso, el mercado industrial del Bajío recupera el camino perdido por el impacto de la pandemia. Al cierre del tercer trimestre la región incrementó 23 por ciento la absorción neta.

Con un inventario que creció 2.2 por ciento al acumular una superficie de 13.4 millones de metros cuadrados, la región experimentó una evolución favorable debido al impacto que registraron los mercados de Querétaro y Guanajuato, de acuerdo con el reporte más reciente de CBRE México.

Esta inercia hizo que entre enero y septiembre, la región registrara una absorción neta de 284 mil metros cuadrados, tendencia que impactó la reducción de la tasa de disponibilidad que llegó en el período a 4.2 por ciento.

La realidad es que en este mercado el peso lo comparten el sector automotor y de manufactura ligera. Son sectores que representan más del 70 por ciento de la demanda en lo que va del año, y se espera que esa cifra se mantenga debido a las negociaciones actuales entre los actores que mueven el mercado.

A pesar de lo ocurrido en los últimos años, el Bajío se ha caracterizado por integrar un clúster automotriz que generó una demanda importante ante el establecimiento de plantas automotrices en las cuatro entidades que la integran.

En este período Guanajuato y Querétaro lideraron la demanda bruta industrial al sumar 78 por ciento de las transacciones con lo cual detonaron inversiones de venta de tierra y de renta de espacios en formato de Build to Suit (BTS), lo que significa transacciones a plazos mínimos de 10 años.

Este movimiento hizo que la tasa de disponibilidad se mantuviera estable y por debajo del 5 por ciento, ligeramente más alta que la tasa registrada a nivel nacional que cerró en 2.1 por ciento en el mismo lapso.

Fue consecuencia de las expansiones de los inquilinos instalados en la región, además de que la mitad de actividad en construcción está prearrendada por lo que se espera que la demanda neta continúe lo que resta del año y durante 2024.

Respecto al precio de salida de los espacios existe una tendencia alcista, pero es en la región Querétaro y Aguascalientes donde se registran los niveles superiores con precios promedio de arrendamiento 5 dólares por metro cuadrado mensual.

La expectativa en la zona es que los precios mantengan su ritmo ascendente ya que la nueva oferta está ingresando con precios por encima de la oferta actual.

Así, el precio de salida continúa con ajustes al alza debido a la nueva oferta de los proyectos que están en desarrollo de tal razón que los siguientes trimestres podrían continuar con precios por encima del promedio actual.

Otro factor no menos importante que valida la dinámica es la construcción, caracterizada por el desarrollo de proyectos Build to Suit con lo cual en el período se registraron más de 447 mil metros cuadrados en desarrollo, de los que 52 por ciento son proyectos del tipo.

El reporte también establece que la reactivación de la construcción hará que continúe la expansión de empresas de logística para mejorar los procesos de distribución, y que la manufactura ligera y la industria automotriz demanden espacio industrial atraídos por las ventajas logísticas, la fuerza laboral calificada, así como la infraestructura de los parques industriales en el Bajío.

Son señales que permiten prever un dinamismo en la comercialización de terrenos industriales con infraestructura dentro de parques en la región, principalmente en San Luis Potosí y Querétaro.

Y no solo eso, el movimiento inmobiliario industrial ha influido a otros nichos del mercado. Es el caso del mercado hotelero dedicado a los viajes de negocios, que refleja una recuperación.

COLUMNAS ANTERIORES

Tendencias inmobiliarias 2024
Monterrey y Guadalajara residenciales acechan

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.