2019 & Real Estate
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

2019 & Real Estate

COMPARTIR

···

2019 & Real Estate

19/12/2018

En los últimos días del período 2016-2017, el mercado de capitales se había enfocado a financiar. La actividad estaba en plena jauja. Sin embargo, ya a finales del año pasado se veían venir una inflación creciente, un dólar más fuerte y menos aún, las presiones en las tasas de interés y otros factores que complicaron la ecuación.

Inimaginables eran las fuertes presiones que habría de generar la renegociación del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), mismas que quitaron estabilidad a los mercados, además de lo que provocaron la transición de poderes en el gobierno federal y el tsunami en que se convirtió la llegada de la fuerza política que actualmente lidera la presidencia, los gobiernos estatales, las cámaras alta y baja, y desde luego la jefatura de gobierno.

En conjunto, este replanteamiento del mapa económico, financiero, urbano y de modelo económico han hecho lo propio en el negocio inmobiliario.

Al final de otros ciclos hemos mencionado la manera en que con inteligencia quienes lideran la industria, han ajustado o reinventado sus modelos. Después de todo, la lógica de la oportunidad de los negocios y una mayor rentabilidad ante la inversión en un país con más riesgo.

La pregunta es si en medio de este movimiento, marcado por desafortunados anuncios como la cancelación del Aeropuerto de la Ciudad de México, las oportunidades en el negocio se mantienen. La realidad es que aún con ajustes, sí.

Algunos en el negocio creen que el mercado terminará reacomodándose.

La respuesta a la cerrazón de nuevos permisos de construcción en la Ciudad de México, es la salida a nuevos mercados; la ralentización de procesos de comercialización de espacios corporativos, se cubrirá con una menor dependencia del arrendamiento; y finalmente, el reciclaje se convertirá en una opción real en ciudades donde la demanda continúa, pero ante el actual contexto ya no es posible crecer.

Las posibilidades existen, y desde luego algunos sectores de especialidad encontrarán oportunidades de crecimiento. Tal y como lo han pensado los bancos comerciales en el segmento hipotecario donde se ve un 2019 con retos, pero también de razones para mantener un incremento en los créditos colocados.

Los últimos días han sido relevantes para el mercado inmobiliario turístico. No es sólo la inversión anunciada de 150 millones de dólares en Riviera Nayarit, sino la unión de Thor Urbana, GFA y Mota-Engil Turismo para detonar la nueva etapa que vivirá esta región que en el pasado se había presentado como Costacapomo bajo la figura de un Centro Integralmente Planeado (CIP).

Ahora el proyecto va más allá de un corredor, en él se han apostado recursos privados y retomado una alianza con FONATUR, que en conjunto sellan una alianza para detonar una zona de 150 hectáreas con una inversión de Mota-Engil de mil 800 millones de dólares, donde se levantará una comunidad de mar orientada al segmento de lujo que busca bienestar y armonía con la sustentabilidad generada.

El punto de partida es un hotel Ritz-Carlton Reserve de 110 habitaciones, de la cadena Marriot, que será el segundo de la cadena para un mercado.

Para el destino es una oportunidad de detonar de manera ordenada la zona, al que se dotará de amenidades como al que se unirán 4 marcas adicionales especializados en el turismo de lujo, en el caso de Thor Urbana, la posibilidad de robustecer su presencia en el mercado turístico de lujo.

Un mosaico de posibilidades permanece abierto en el real estate.

Se requiere de visión, actitud y ánimo para reinventarse en medio de la incertidumbre. En este espacio, creemos en un sector que ha construido bases sólidas, mismas que le permitirán renovarse para navegar al ritmo de los nuevos tiempos. ¡Feliz 2019!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.