Resiliencia, capacidad necesaria (y útil) para enfrentar la crisis (Covid-19)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Resiliencia, capacidad necesaria (y útil) para enfrentar la crisis (Covid-19)

COMPARTIR

···
menu-trigger

Resiliencia, capacidad necesaria (y útil) para enfrentar la crisis (Covid-19)

22/05/2020

Fuerzas fuera de tu control pueden

arrebatarte cualquier cosa que posees

excepto una: la libertad para decidir

cómo responder ante la situación

Viktor Frankl

¿Resiliencia?

La resiliencia (según el Instituto Español de Resiliencia), es la capacidad de afrontar la adversidad. Etimológicamente viene del latín resilio, que significa «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar». El término se adaptó al uso en psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que a pesar de sufrir situaciones estresantes no son afectadas psicológicamente por ellas.

En el mundo de la física, resiliencia designa la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes que pueda recibir y a pesar de los esfuerzos que puedan hacerse para deformarlo; pensemos en un resorte, que se comprime ante una fuerza externa, para recuperar su forma cuando esta se retira.

“El hombre en busca de sentido(1)”

La cita que aparece al inicio es de Viktor Frankl, brillante neurólogo y psiquiatra austriaco sobreviviente del holocausto. Frankl aseguraba en su libro ‘El hombre en busca de sentido” que en el terrible entorno de los campos de concentración —que sufrió en carne propia— los prisioneros que sobrevivieron eran los que se visualizaban haciendo algo importante después de haber salido del campo. El propio Frankl se veía a sí mismo dando conferencias en auditorios. Tuvo resiliencia, porque su vida tenía sentido, y esa resiliencia le permitió sobrevivir.

¿Por qué es importante adquirir y desarrollar resiliencia?

Tener resiliencia te permite:

•Recuperarte rápido en situaciones difíciles. Como resorte.

•Vivir con sentido del humor. Un sentido muy importante, nunca hay que tomarse demasiado en serio, es más, hay que sonreír frente a las dificultades.

•No dejarte vencer. Ya lo afirmaba Churchill, “no te rindas nunca, nunca, ¡nunca!”.

•Aprender de los errores. Pues si ya nos equivocamos, convirtamos el error en una ocasión de aprendizaje y no nos tropecemos de nuevo con la misma piedra.

•Manejar la presión. “Struggle is good” (El esfuerzo de luchar es bueno, hace bien), ya lo decía Nietzsche, lo que no te mata, te fortalece.

•Enfrentar los problemas. “Una dificultad deja de serlo, desde el momento en que sonríes y la enfrentas” afirmaba Robert Baden-Powell.

•Superar la tristeza. ¿Por qué? Porque baja los ánimos y no nos deja actuar a plena capacidad.

•Controlar las emociones negativas e impedir que ellas nos controlen a nosotros.

•Crecer, a pesar de los problemas. “Don´t crack under pressure” (No te agrietes bajo presión), eslogan de una afamada marca de relojes; podría ser una definición alterna de resiliencia

•Activar tus habilidades en momentos difíciles. Un buen líder se crece ante la dificultad y en dificultad encuentra sus mejores momentos, ya lo afirmaba Charles de Gaulle: “Le caractère, vertu des temps difficiles”, El carácter, virtud de los tiempos difíciles, donde podríamos sustituir carácter por resiliencia.

Me doblo, pero no me rompo

Me sucedió hace ya algunos años, uno de los participantes en el programa de maestría (en donde yo era uno de los profesores) había obtenido calificaciones insatisfactorias en un trimestre, y el reglamento estipula que si volvía a tener otro trimestre insatisfactorio no podía terminar sus estudios, obviamente estaba muy triste. Lo animé a que se esforzará más, se organizará mejor, buscara apoyo en compañeros y profesores y se pusiera metas concretas para medir su avance y su esfuerzo; que fuera resiliente en pocas palabras. Afortunadamente, gracias a un esfuerzo extraordinario de su parte, sacó el programa adelante. Tuvo resiliencia. Recuerdo haberle dicho que debía ser como los juncos en zona de fuertes vientos, se doblan, pero no se rompen, tienen resiliencia.

Resiliencia organizacional

Mi colega Yvette Mucharraz publicó recientemente un artículo muy interesante en la Harvard Business Review(2). Ahí habla de la resiliencia organizacional, es decir, cómo la resiliencia no sólo se da individualmente, sino también en la organización. Su objeto de estudio son empresas mexicanas en la ciudad de México y su reacción al temblor de 2017. Observó que algunas empresas volvieron relativamente rápido a la normalidad, mientras que otras se tardaron mucho en rehacerse, o de plano no pudieron y desaparecieron. Y encontró que la diferencia estaba precisamente en la resiliencia organizacional, unas la poseían y se recuperaron, las que no la tenían tuvieron una recuperación muy lenta, o desaparecieron.

* Profesor Decano del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE). cruiz@ipade.mx

(1) “El hombre en busca de sentido”, Viktor Frankl, originalmente escrito en 1946, 2ª edición, Editorial Herder, Barcelona, España, 2004.

(2) “Organizational Culture, How Businesses Can Brace for Catastrophe”, Yvette Mucharraz y Cano, en Harvard Business Review, Febrero 6, 2020, Boston, E.U.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.