¿Las necesidades se crean?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Las necesidades se crean?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Las necesidades se crean?

17/01/2020

Este es un viejo dilema. Uno de los mejores profesores que tuve en la universidad me decía que lo malo de la sociedad de consumo es que creaba necesidades, forzando a la gente a satisfacerlas. Sin embargo, hay una posición contraria: las necesidades no se crean, lo que hacen las empresas (principalmente las innovadoras) es observar cómo las personas satisfacen sus necesidades y, mediante la innovación, ofrecen una nueva manera, mucho más eficiente, para resolver dicha necesidad.

Tomemos un ejemplo clásico: el automóvil. Satisface la necesidad de transportarse, la cual ya existía y las personas la cubrían con carruajes tirados por caballos, el innovador automóvil ofrece una manera más eficaz y (a la llegada del modelo T de la Ford) económica.

La necesidad de comunicarse siempre ha existido, y para hacerlo a distancias largas surgieron los mensajeros, luego las palomas mensajeras, el correo y, después, el telégrafo como una manera más eficaz y rápida que el correo. Tras ello, apareció el teléfono con líneas fijas y, finalmente, el teléfono celular. Cada innovación representa una mejor manera para satisfacer la misma necesidad: comunicarse.

El reloj de cuarzo vino a sustituir a los relojes mecánicos pues es más exacto, más económico y ofrece más posibilidades de información ya que no solo da la hora. Una manera mucho más eficaz y versátil de resolver la necesidad de saber la hora exacta.

Sócrates caminando en el mercado de Atenas

Aunque también es muy cierto que a veces nos vamos por lo superfluo y anhelamos cosas que realmente no son necesarias, nos volvemos entonces esclavos de las cosas materiales, preocupándonos (como afirmaba Carlos Llano) más por el “tener” que por el “ser” y el “hacer”. ¿Realmente es necesario poseer más de 50 pares de zapatos? Conozco muchas personas que los tienen. Una vieja leyenda narra que Sócrates, caminando por el mercado de Atenas (siglo VI antes de Cristo), afirmaba “cuántas cosas que realmente no necesito”.

Replanteándonos el problema en el año 2020: 20 cosas que no existían hace 20 años

El periodista de negocios canadiense Jon Erlichman publicó recientemente una lista de aproximadamente 24 cosas que no existían hace 20 años, la pregunta sería ¿Crearon nuevas necesidades? ¿O las necesidades que satisfacen ya existían? Veamos la lista:

1. iPhone

2. Facebook

3. YouTube

4. Twitter

5. Instagram

6. Android

7. iPad

8. Gmail

9. Netflix (streaming)

10. Wikipedia

11. Google Maps

12. Amazon Prime

13. App Store

14. Snapchat

15. Skype

16. Spotify

17. Airbnb

18. Uber

19. Xbox

20. Waze

21. iTunes

22. Chrome

23. Tesla

24. LinkedIn

Muy interesante y sorprendente

Una lista sin duda interesante y también sorprendente. ¿Podríamos pensar en la vida como la vivimos actualmente sin teléfonos inteligentes (el iPhone), sin Airbnb, sin Uber, sin Waze? Tal vez sí, pero sería mucho más complicada. Ahora bien, las necesidades que satisfacen estos servicios siempre han existido, lo innovador es que, aprovechando nuevas tecnologías, nuevas realidades y también nuevos modelos de negocio, estos innovadores han encontrado maneras mucho más eficaces de satisfacerlas: iPhone (comunicación sí, pero además tienes un dispositivo portátil, pequeño con una infinidad de aplicaciones útiles). Airbnb (hospedarse de manera sencilla y económica). Uber (transportarse de manera fácil, conveniente, segura, con seguimiento y sin necesidad de efectivo). Waze (cómo encontrar la manera más conveniente de trasladarse de un lugar a otro, considerando las condiciones de tráfico en ese preciso momento, es decir, en tiempo real). ¿Alguien recuerda la Guía Roji?

BACK TO BASICS

El gran gurú del management del siglo XX, Peter Drucker, afirmaba que la empresa existe cuando hace, esencial y fundamentalmente dos cosas: innovar y vender. Innovar para ofrecer una propuesta de valor al mercado que les permita a los clientes satisfacer más eficazmente alguna necesidad; vender, porque cuando alguien decide comprar y desembolsa el precio del producto, la empresa empieza a tener ingresos, a cubrir costos, a tener utilidades, a desarrollarse, a crecer. Nada de esto sucede si no se logra vender.

Las necesidades, por lo tanto, no se crean, ya existen. Lo que hacen las empresas innovadoras, exitosas, es encontrar modos y maneras más eficaces de satisfacerlas.

El autor es profesor Decano del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.