Enfrentando la adversidad; siete reflexiones interesantes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Enfrentando la adversidad; siete reflexiones interesantes

COMPARTIR

···

Enfrentando la adversidad; siete reflexiones interesantes

10/05/2019

No cabe duda que vivimos tiempos difíciles. Y no sólo difíciles sino hasta, para muchos, adversos. ¿Cuál debería ser nuestra postura ante esta realidad? Obviamente habría que ser muy objetivos, viendo las cosas como son y no como quisiéramos que fueran, evitando el maniqueísmo, esa actitud o interpretación de la realidad que tiende a valorar las cosas como buenas o como malas, sin términos medios.

Para abordar este tema, he echado mano de ideas de mi maestro y amigo Carlos Llano y también he acudido al excelente libro de mi colega y amigo Santiago Álvarez de Mon (Desde la adversidad, liderazgo, cuestión de carácter, Pearson España, 2003).

Las ideas del Dr. Llano están en la nota técnica (P)FHN-131 Desde el miedo hasta la responsabilidad que fue escrita en la década de los años 80, tiempos de mucha adversidad como la intempestiva e inesperada nacionalización de la banca, la caída de Nicaragua después del temblor en Managua y también el temblor de 1985 en la Ciudad de México, un momento extremadamente difícil, que sin duda marcó un parteaguas en la sociedad mexicana.

Llano hablaba del miedo, pero también de la responsabilidad para enfrentarlo, al respecto afirmaba: “Hay que tener en cuenta que aguantar es distinto del resignarse; el que se resigna se deja arrastrar por la corriente. En cambio, debe advertirse que en el lenguaje sencillo de los clásicos no existía más que la palabra robur para significar una cualidad humana –la fortaleza– y un árbol peculiar –el roble–. Para ser fuerte, debo como el roble buscar un agarradero, un lugar donde enraizar: mi familia, mis virtudes personales, mi religión. Tal vez no sea meritorio ‘acordarse de Santa Bárbara (Santa protectora contra rayos y tormentas) cuando truena’, pero es sumamente consolador: el hombre no necesita sólo de mérito, sino también de consuelo”.

Seleccioné algunas citas para acompañar mis ideas al respecto de la fortaleza ante la adversidad.

1) La adversidad, esa maestra

“Lo que no te mata, te fortalece”, Friedrich Nietzsche (1844-1900).

No hay que ver la adversidad como mala suerte o una mala jugada del destino, la adversidad bien enfocada, se vuelve una muy eficaz maestra que nos ayuda a superarnos, a “estirarnos”, a demandar mucho más de nosotros mismos para superarla. Lo sabemos, detrás de cada hombre exitoso hay una serie de situaciones muy difíciles que tuvieron que ser superadas y precisamente la capacidad desarrollada para superarlas fue lo que permitió a ese hombre exitoso obtener el triunfo.

La semana pasada tuve la fortuna de conocer a Rorro Echávez, un joven de 26 años (Influencer) que tiene un millón de seguidores en Facebook. Con más de 70 millones de visitas, su historia comenzó con la adversidad: le robaron una bicicleta carísima, que le habían prestado, justo el día que iba a devolverla; después de indignarse decidió hacer el video Me robaron mi bicicleta lo que, aunque suene increíble, le permitió recuperarla. Ese robo fue lo que lo lanzó a crear su sitio de internet (https://rorroechavez.com) y su exitosa carrera. Así que, con toda razón y una enorme dosis de sinceridad reconoció y agradeció, al final de su charla, que le robaran esa bicicleta.

2) Carácter, ese músculo espiritual

“El carácter, virtud para los tiempos difíciles”, Le caractère, vertu des temps difficiles, Charles de Gaulle (1890-1970)

Pensemos que la capacidad de superar la adversidad es un músculo que se fortalece, como si estuviera en un gimnasio. Enfrentando la adversidad, ese músculo es el carácter, que se define como la fuerza y elevación de ánimo natural de alguien, su firmeza, su energía. El carácter se hermana así a la virtud cardinal de la fortaleza, que nos permite tanto atacar cuando se requiere, a pesar de los adversarios, o bien resistir con fuerza las acometidas de la adversidad. Y si asemejamos el carácter a la fortaleza, podemos asemejar la falta de carácter con la blandura, “no se puede apoyar con un churro”, decía Carlos Llano. El churro es blando, le falta carácter.

3) El optimismo, una opción crucial… y libre

“El Scout sonríe y canta antes las dificultades”, Lord Robert Baden-Powell (1857-1941)

Baden-Powell, fundador del movimiento Scout, sabía por su extensa (y exitosa) experiencia militar que el carácter se forja ante la adversidad y para enfrentarla es necesaria una actitud de aplomo, de fortaleza, pero también de buen humor, de serenidad, de sosiego y hasta de alegría, por eso cuando redactó los 10 artículos de la ley Scout, incluyó el optimismo. Es realmente triste ver como muchos jóvenes de nuestros días se deshacen ante cualquier problema (“no hay wifi”, “está lloviendo”, “hay mucho tráfico”). Es de más señorío (que es el dominio de uno mismo) enfrentar la adversidad optimistamente y con buen humor, lo sabe ese scout que va de campamento, quien ante la lluvia o el frío no se amilana, sonríe y lo enfrenta con optimismo, muchas veces cantando.

Se nos acaba el espacio, continuaremos en esta misma columna dentro de 2 semanas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.