menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Adaptándose al 'home office': las claves para el éxito (I)

COMPARTIR

···
menu-trigger

Adaptándose al 'home office': las claves para el éxito (I)

23/10/2020
Actualización 23/10/2020 - 14:37

“La mayoría de nosotros dedicamos

demasiado tiempo a lo urgente

y muy poco tiempo a lo importante”

Stephen Covey.

En marzo, cuando entramos en confinamiento (¿enclaustramiento?) nadie pensó que iba a durar tanto tiempo. En 2009 estuvimos en la misma situación pocos días, y esta vez pensábamos que, a más tardar, para Pascua volveríamos a la normalidad. ¡Que equivocados estuvimos! La realidad se impuso y el aislamiento se instaló.

Un efecto inmediato fue la necesidad de seguir trabajando 'remoto' (el famoso home office), que se veía como una posibilidad, si no remota, por lo menos lejana, y de pronto se volvió una realidad 'ineludible' y, con los medios que cada quien tenía (a veces escasos) empezamos a trabajar desde casa, con toda la problemática que esto implica.

Y para como van las cosas, parece que el trabajo remoto será algo que, como el eslogan de aquella estación de radio (620 AM) “llegó para quedarse”, así que es buen momento para reflexionar sobre las claves de un trabajo remoto exitoso.

Para ello acudiremos a un viejo conocido: Google (ya lo habíamos citado por dos proyectos: por qué son útiles los mandos intermedios y cuáles son las claves para que el trabajo en equipo sea exitoso.)

Google elige un tema, le asigna recursos (principalmente personas y dinero) y se pone a estudiarlo, realiza entrevistas, identifica las principales variables y las correlaciona con resultados exitosos para así acabar 'destilando' las variables que explican, en este caso, un trabajo remoto realmente sobresaliente.

Lo elegimos también porque, en agosto de este año, su director ejecutivo, Sundar Pichai, anunció que debido a la pandemia por Covid-19, Google continuaría trabajando en modalidad home office hasta, por lo menos, julio de 2021.

Para esta investigación Google entrevistó a más de cinco mil de sus empleados e integró más de 100 focus groups para comprender mejor el fenómeno del home office.

Midieron cuatro elementos, para relacionarlos con el buen funcionamiento del trabajo remoto:

+ Well-being. Bienestar: sentirse a gusto

+ Performance. Actuación: desempeño

+ Connectedness. Conectividad: vinculación

+ Productivity. Productividad: tiene que ver con la eficacia, el rendimiento y la capacidad de ejecución en trabajo remoto.

A continuación, mis comentarios personales sobre las sugerencias que resultaron de este estudio. Salta a la vista que muchos de estos conceptos están basados en el adecuado uso de la inteligencia emocional (que, según David Goleman, experto en el tema, es “La capacidad de reconocer y comprender nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las emociones”).

1. Vuelva las reuniones de equipo una prioridad.

Las reuniones de equipo serán algunas de las únicas interacciones que tendrá con su equipo cuando trabaje desde su casa, así que prográmelas, y priorícelas, incluso si no hay nada urgente (y, muy importante: esté presente activamente en ellas).

La comunicación escrita es elemento vital de un entorno de trabajo remoto, pero muchas cosas pueden perderse en el medio escrito. El humor y el tono pueden malinterpretarse fácilmente y no hay posibilidad de escuchar la voz de una persona, ver la expresión de su rostro o leer su lenguaje corporal.

Por el contrario, las reuniones virtuales son una oportunidad para captar esas señales emocionales y establecer una buena relación con sus compañeros de equipo.

Precaución: ¡Cuidado! No programe demasiadas reuniones, o el equipo puede sentir que no tiene suficiente tiempo para hacer su trabajo.

2. Muestre interés personal.

El estudio recomienda utilizar el tiempo de reunión para conocer mejor a los miembros de su equipo. Incluso podría programar un desayuno o almuerzo virtual juntos.

Y utilice preguntas abiertas cuando hable personalmente. Por ejemplo, no pregunte “¿Cómo estuvo el fin de semana?” En su lugar, intente “¿Qué hiciste este fin de semana?” .

3. Esté presente.

“Algunas señales de participación se pierden cuando se trabaja en conjunto de manera virtual -afirma Google- particularmente cuando silenciamos el micrófono o nos enfocamos intensamente en nuestras computadoras o celulares”.

Cuidado: cuando silenciamos el micrófono o nos enfocamos intensamente en nuestras computadoras, no ponemos atención en quienes están hablando, y nos desconectamos (y los demás se dan cuenta).

Algunas recomendaciones para evitarlo:

+ Asegúrese de que su cámara esté encendida para que otros puedan verlo.

+ Mantenga el micrófono apagado cuando sea práctico.

+ Dé señales verbales y no verbales, como asentir con la cabeza, 'Mmmm' o incluso decir en voz alta: sí, buena idea.

+ Mantenga los celulares apagados o boca abajo y siempre mantenga contacto visual, viendo a la cámara (a menos que esté tomando notas).

Se nos acaba el espacio, continuaremos en dos semanas.

El autor es profesor decano del área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el IPADE.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.