19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados

COMPARTIR

···

19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados

26/01/2018
1


cuaderno
,

El éxito comienza con las pequeñas cosa.

En nuestra pasada columna hablábamos de los propósitos de año nuevo, señalábamos algunas ideas para no abandonarlos, (mejor es lograrlos). En la misma tónica, curiosamente me topé con un muy buen artículo en la revista INC (escrito por Nicolás Cole) que sugería adquirir 19 pequeños hábitos para, precisamente, lograr lo que nos propusimos, el autor afirma que esos 19 hábitos conducen a enormes (huge) resultados. La idea central es que el éxito no ocurre en un instante (nadie elimina su sobrepeso en 3 días). El éxito se da a través de la progresión de muchos pequeños éxitos, encadenados a lo largo del tiempo.

En efecto, para lograr algo grande, importante (bien definido, como afirmábamos) o realizar una visión, la pregunta no es cómo puede realizarse de inmediato, más bien deberíamos tener el enfoque de ¿Qué hábitos deberán ponerse en práctica para que se logre el objetivo? Poco a poco, sin prisas y sin pausas es como se dominan las grandes metas. Un amigo, experimentado alpinista, me ilustraba acerca del paso (cadencia) de escalada, no es rápido, es mesurado, pero constante, se trata más de una prueba de resistencia y empeño, que de velocidad fulgurante.

A continuación los enlisto los pequeños hábitos, con algunos comentarios propios:

1. Haz lo que dices que vas a hacer.

Paso número 1 con cualquier cosa: menos conversación y más acción.

2. Lleva tu diario de comentarios (diario, es decir, cada día) escribe algo una vez por día.

Nulla dies sine linea (es decir “ningún día sin una línea”) afirmaba Plinio el Viejo.

Incluso si solo es un párrafo, o tres oraciones, o una sola, haz un check-in rápido para ver dónde estás y anótalo. A largo plazo, esto te mantendrá enraizado y sano. Todo comienza por reconocer donde estás, e ir marcando tus avances. Un amigo mío lleva un diario desde hace varios años, se compró una agenda pequeña, pero que tiene una página por día (sus hijos se burlan de él le dicen que inicia su página con las palabras “querido diario…” como quinceañera cursi) pero no va por ahí, asentar lo que uno hace, lo que piensa ante diferentes situaciones es muy útil más tarde para darse cuenta de cómo se afrontaron dificultades y curiosamente también para darse cuenta de que las dificultades nunca son tan inmensas como parecen. Así que ¡a anotar algo cada día!

3. Nunca mientas.

Como decían las abuelas: “¡Oh, qué enmarañada red tejemos, cuando iniciamos tratando de engañar!” Mentir siempre es complicado, y casi siempre acabará saliendo la verdad, no se trata de ser crudamente sincero, a veces no hay que decir toda la verdad, pero nunca decir mentiras.

4. Siempre hay que hacer tiempo para los amigos más cercanos.

Recientemente leí un estudio donde se señalaban algunos factores que explican por qué algunas personas viven más tiempo, obviamente estaba el hacer ejercicio (moderado) no fumar o no tener sobrepeso, pero uno de los más importantes tenía que ver con mantener un grupo de amigos, cercanos, que nos den algo de vida social. Nicolás Cole (en el artículo mencionado) señala la historia de un amigo suyo, representante de algunos artistas musicales muy exitosos, que afirmaba: “Lo he visto: podrás tener todo el dinero del mundo, pero si intercambiaste a tus amigos para llegar allí, no serás feliz”.

5. Practica tus habilidades, capacidades, competencias...

Lo que puede ser solo un hobby podría ser algún día algo muy especial. Si lo amas, practícalo. No seas como ese tipo de 40 años que le dice a cada joven que conoce: “¡yo quería ser guitarrista!” Bueno, ¿por qué no sigues tocando entonces? Uno de mis mejores amigos decidió aprender a tocar bien el piano a los 50 años, y todos los días practicaba una hora, a los 3 años tocaba sonatas de Beethoven; ahora tendrá algo que hacer para enfrentar su jubilación. Puede ser un instrumento musical, un hobby (más adelante hablaremos de la lectura) pero la lucha por la pericia, la lucha por la excelencia nos mejora no sólo en esa habilidad, nos mejora como personas, al hacernos más ordenados, más laboriosos, más disciplinados. En resumen la práctica de algo bueno, cultiva las virtudes, nos hace “virtuosos”.

6. Ejercítate, ve al gimnasio.

O a la clase de yoga. O recorre arriba y abajo unas cuadras, o trotar lento en una caminadora... lo que sea, simplemente sé físicamente activo. No es nada atractivo jadear y no poder subir un tramo de escaleras.

Se nos acaba el espacio, continuaremos en nuestro próximo artículo...

* El autor es Profesor del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) y Director de Programas In-company en la misma institución.

Twitter: @CarlosRuizGlez

También te puede interesar:
Yendo más lejos, con los propósitos de año nuevo…
La empresa ¿potencia a quienes laboran en ella?
La enseñanza de la dirección (al IPADE, en su 50 aniversario)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.