OCDE da palomita con tarea en competencia para México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

OCDE da palomita con tarea en competencia para México

COMPARTIR

···
menu-trigger

OCDE da palomita con tarea en competencia para México

17/02/2020
columnista
Carlos Mena
Competencia 2.0

México ha salido muy bien parado en su más reciente evaluación internacional en materia de competencia económica. Aún así, se identifican retos muy puntuales que pueden ser clave para que el país de un salto para adelante o un gran salto para atrás en los próximos años.

En días pasados, funcionarios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estuvieron en México para presentar el examen que realizaron a México en materia de normas y políticas de competencia. Este examen se realizó a iniciativa del mismo gobierno mexicano que solicitó ser evaluado tanto en su regulación, como en sus políticas por parte de otros países, con la ayuda y guía de esta organización internacional. OCDE preparó un reporte final con el objetivo de fortalecer instituciones y prácticas para promover mayor competencia.

El examen hace una evaluación crítica de la evolución del sistema de competencia, en especial del ámbito normativo e institucional que ha sufrido muchos cambios en los últimos años. Se considera en el reporte que los cambios observados son resultado de “ambiciosos esfuerzos” del país para establecer una cancha de juego pareja para todos y mejorar la efectividad de la aplicación de la Ley de Competencia. El estudio resalta como avances el sistema de compromisos para terminación anticipada de ciertas investigaciones, el poder de las agencias de competencia para realizar visitas de verificación sorpresa, la criminalización de los cárteles, la posibilidad de reclamar daños y la creación de tribunales especializados, entre otros.

Si bien debe ser motivo de orgullo el reconocimiento de los adelantos, es importante reconocer e implementar las múltiples recomendaciones de mejora que en el reporte se hacen, en especial:

1. Independencia y capacidad técnica. En éstas se destacan varios temas importantes como la necesidad de preservar la independencia de las autoridades y la posibilidad de establecer salarios de mercado para atraer el talento necesario, que sin duda es clave.

2. Relación entre IFT y Cofece. El reporte identifica conflictos entre los reguladores y recomienda que los órganos debieran cooperar y llegar a un acuerdo sobre quién debería estar a cargo de resolver los que llama “casos híbridos”, así como contar con directrices sobre los criterios para la asignación de casos. Un tema fundamental en la economía moderna.

3. Sistema de compromisos. Existe un buen sistema para llegar a acuerdos con las empresas y resolver de manera eficiente los casos de abuso de dominancia. El reporte considera que las autoridades de competencia deberían usar menos este régimen. Una cuestión que no comparto y que demuestra la experiencia de otros países.

4. Uso de mejores herramientas económicas. El reporte considera que las autoridades de competencia deben sostener sus decisiones con base en un análisis económico y estadístico más sofisticado, lo cual claramente ha sido un reto. Obviamente que para esto se requieren recursos humanos suficientes y muy bien capacitados (y pagados).

5. Revisión judicial. La OCDE considera que se ha mejorado sustancialmente en la revisión judicial de las decisiones en materia de competencia, pero que se deberían adoptar medidas para mejorar el entrenamiento de los juzgadores.

6. Pendientes de acciones penales y reclamos de daños civiles. Se considera prioritario que estos dos sistemas complementarios a la acción de Cofece e IFT se exploten mucho más. Las mismas agencias, Profeco, la Secretaría de Economía o la Fiscalía General de la República pueden jugar un rol de enorme relevancia en estos dos pendientes.

En la presentación de este reporte en días pasados, IFT y Cofece se comprometieron a adoptar todas las recomendaciones. De ser el caso, pronto veremos acciones civiles, casos más sólidos económicamente y coordinación entre ellos para no afectar a las empresas que pasan meses sin saber quién revisará sus asuntos. Ojalá los otros poderes se comprometan en lo que les corresponde también.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.