menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

2021: ¿oportunidades para emprender?

COMPARTIR

···
menu-trigger

2021: ¿oportunidades para emprender?

15/01/2021
Actualización 15/01/2021 - 11:44
columnista
Carlos Mena
Competencia 2.0

“La crisis es algo terrible para desperdiciar” .

Paul Romer .

Puede sonar increíble, pero 2021 podría ser uno de los mejores años para poner un negocio u ofrecer nuevos productos o servicios.

Como lo estamos viendo, este año será especialmente 'desordenado' para los mercados de bienes y servicios en México. 2020 fue un año complejísimo para la enorme mayoría de las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas compañías que todos conocemos y con quienes tratamos a diario. ¿Quién no tiene un amigo que tuvo que cerrar su negocio por culpa de la pandemia? ¿Quién no conoce un puesto de tacos o un bolero de zapatos que ya no está donde lo veíamos todos los días? El año pasado fue una catástrofe para muchas personas en muchos aspectos y este año no empieza con señales alentadoras.

Esta afectación a la economía del día a día que se sigue profundizando por nuevas medidas de salud que se han tenido que adoptar en las principales ciudades del mundo, deja millones de muertos en el ámbito económico: empresas que han tenido que cerrar, que están en proceso de reestructura para sobrevivir o que están tratando de nadar 'de muertito', con la consecuente pérdida de empleos y de oferta en los mercados. Es admirable el coraje de muchos empresarios que han hecho verdaderos milagros para mantener a los empleados en sus puestos de trabajo.

Como muchos lo han comentado en todo el mundo, el problema económico que se ha generado reducirá de manera importante el número de competidores en los mercados, lo que podría llevar a efectos de concentración, que le tocará a los reguladores observar y en su caso, castigar abusos que se llegaran a dar por parte de los pocos que se mantengan a flote.

Sin embargo, este contexto tan desolador arroja también oportunidades para el emprendimiento. Hoy más que nunca se presenta la opción de iniciar un negocio propio y el autoempleo como la mejor alternativa para salir adelante. Esta oportunidad es especialmente importante para considerar por los futuros egresados de universidades públicas y privadas que hoy no encuentran empleo, para los que lo perdieron o para los que tuvieron que cerrar la cortinilla de su negocio en el último año.

Los números son claros, en este momento las opciones de empleos estables se han reducido drásticamente. Nos tomará varios años llegar a los niveles de empleo que el país necesita y eso si se toman las medidas adecuadas para llegar ahí. La gran mayoría de las empresas no están contratando, es un privilegio de muy pocos mantener su empleo y no ver reducciones a su compensación.

Por otro lado, la crisis ha generado una reducción en muchos otros costos relevantes de pequeñas empresas (además de mano de obra), por ejemplo en la renta de locales, en precios de franquicias y sin duda en tecnología. Todos los días escuchamos historias de oportunidades para negociar mejores términos en rentas, en mejores opciones para la compra de ciertos insumos y en negocios que no lograron sobrevivir y que hoy se venden a nuevos postores que puedan hacer mejor uso de esos recursos.

México necesita emprendedores. Gente que innove y proponga soluciones a los nuevos problemas que estamos enfrentando, así como también a nuestros viejos retos. Hay muchos problemas comunes con otros mercados de otros países, pero también hay problemas o necesidades locales que los mexicanos pueden resolver mejor que nadie. Ahí están las oportunidades.

Todo va a cambiar después de esta pandemia: las reglas podrán variar y habrá nuevas reglas del juego, pero al mismo tiempo las personas seguirán teniendo los mismos intereses. La mayoría deseará nuevamente salir a una fiesta o a un restaurante con amigos. La gente querrá viajar, tendrá que moverse en la ciudad y tendrá que usar una oficina en algún momento. Antes o después, iremos a un concierto, o veremos un partido de futbol en el estadio.

La historia nos enseña que los momentos de crisis nos vuelven innovadores, ayudan a quien se adapta más rápido y ofrece nuevos caminos a quienes son más eficientes y flexibles. La crisis sirve para eliminar la grasa de los mercados y permitir la entrada de nuevos competidores que sepan reaccionar al interés del consumidor.

Empecemos este año con el optimismo del novato, a quien por primera vez le dan la oportunidad de entrar a la cancha.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.