19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados (Segunda parte)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados (Segunda parte)

COMPARTIR

···
menu-trigger

19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados (Segunda parte)

09/02/2018
Actualización 08/02/2018 - 23:05

Hace dos semanas —el 26 de enero para ser exactos— hablábamos de 19 pequeños hábitos que conducen a grandes resultados. Decíamos que el éxito no ocurre en un instante, nadie elimina su sobrepeso en 3 días. El éxito se da a través del progreso de pequeños triunfos encadenados a lo largo del tiempo. Anteriormente se nos acabó el espacio, así que ahora tenemos el resto de los puntos.

7. Rodéate de personas que representen lo que deseas ser.

Esto es un hábito, pero también es una elección. Si no estás satisfecho en dónde te encuentras o hacia dónde te diriges, echa un vistazo crítico a las personas que te rodean. Lo más probable es que estén en la misma situación, quizá sea el momento de rodearte (ya sea en el trabajo, en tus aficiones o en tus actividades sociales) de personas que admires, que representen lo que te gustaría ser.

Recuerdo que un profesor me decía hace muchos años: es mucho más importante, al elegir tu primer trabajo, el jefe que tendrás, que el sueldo que percibirás. Lo mismo en actividades de servicio, no lucrativas y en hobbies, elige a las personas que te formen, principalmente con su ejemplo.

8. Lee.

En serio. Si la única lectura que haces es checar tu Facebook quizá deberías comprar un Kindle (lector de libros), o bajar esa aplicación para tu celular o tableta (es gratis) y los libros no son caros, además puedes leer en cualquier sitio al menos 15 minutos al día, intenta juntar cinco horas por semana...

9. No sólo establezcas metas, síguelas, rastréalas, mídelas....

Una de las cosas más importantes que puedes hacer por ti, es diseñar la estrategia de tu vida a plazos. Haz un proyecto y enlista lo que quieres lograr en los próximos tres meses como si fuera una campaña de marketing de una empresa, coloca ahí las metas, actividades, recursos necesarios y tiempos.

Es increíble lo que se puede avanzar con un buen plan estratégico, y si así lo hacen las empresas exitosas, ¿por qué no hacerlo para uno mismo? Aún en el caso de no poder cumplirlo, aprenderás a no prometerte demasiado y a ordenar tus acciones para tener logros.

10. Nunca comas solo.

Es el título de un excelente libro, pero también es un lema para vivir mejor. Aprovecha tus desayunos, comidas y cenas compartiendo conversaciones con personas con las que puedas conectarte, colaborar y aprender.

11. Come sano.

Lo que comes es un hábito. Debes establecer una costumbre y repítela diariamente durante mucho, mucho tiempo. Haz que esa rutina te cuide, no que te arrastre.

12. Medita y reflexiona.

En conjunto con el hábito de escribir un diario, necesitas hacerte tiempo para reflexionar. No puedes estar yendo y viniendo siempre, hiperactivamente. Sin reflexión, será difícil integrar adecuadamente las lecciones que vas aprendiendo en el camino.

13. Enseña a otros.

Incluso antes de que sientas que eres un “experto”, toma el conocimiento que has adquirido y transmítelo. No sólo es bueno para la humanidad, sino que (como bien sabemos los profesores) también aprenderás de manera más profunda lo que sea que estés enseñando cuando tengas que explicárselo a otra persona.

14. Juega.

¿Cuándo fue la última vez que fuiste a la playa? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo loco, como el “parachute” en Acapulco? ¿Cuándo fue la última vez que intentaste escribir una canción o al menos un poema? Cuida a ese niño interior y date tiempo para jugar.

15. Vístete para tener éxito.

Es un cliché pero es cierto, tienes más confianza cuando te sientes bien con la forma en que te presentas a ti mismo. Vuélvelo un hábito para que siempre presentes a tu mejor yo.

16. Conéctate con personas de diferentes edades.

Asegúrate de mantenerte en contacto con aquellos que son mayores y más jóvenes que tú. Proporcionan una perspectiva muy necesaria...

17. Admira y aprecia el arte.

Nadie se inspira sentado en un escritorio todo el día. Visita museos, ve películas, escucha música en vivo, detente a observar a un mimo o a un cantante en la calle. ¡Sal e inspírate!

18. Despiértate cuando dices que vas a despertar.

Cuando pongas el despertador la noche anterior, prométete que te levantarás en ese momento. Mantén esa promesa.

19. Lee tu objetivo principal en voz alta.

Tomado del libro “Think and Grow Rich”, de Napoleon Hill: Escribe lo que quieras ser en tu vida, tu visión. Luego, cada mañana y cada noche, léelo en voz alta. Escúchalo fuerte en tu voz y en tu corazón, date la bienvenida al mundo...

Algunos lectores amablemente me escribieron para decirme que les había gustado esta columna, me da gusto y lo agradezco mucho.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.