Comisionada del INAI

Un mes para la reflexión y la acción: por los derechos de las mujeres

Tenemos la oportunidad de reflexionar y generar esquemas de actuación que solventen las necesidades de la población femenina y que garanticen plenamente el goce de sus derechos.

La autora es comisionada presidenta del INAI .

Marzo es el mes de las mujeres y las niñas, así acordaron declararlo las y los diputados integrantes de la LXIV Legislatura. La Legislatura de la Paridad de Género determinó, en 2020, que el tercer mes del año estaría dedicado a la generación de acciones y a la reflexión sobre los derechos y las demandas de las mujeres por mayor igualdad, seguridad y justicia. Marzo de 2020 también significó la aprobación de reformas para promover la igualdad entre hombres y mujeres, así como reformas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política contra las mujeres. De acuerdo con María Noel Vaeza, directora regional de ONU Mujeres, la violencia es una barrera para la autonomía de las mujeres, por lo que materializar normativa y estrategias interinstitucionales a favor de la erradicación de la violencia y la discriminación contra las mujeres significa un paso importante para solventar esta lastimosa problemática social.

Las y los legisladores mexicanos han puesto un gran esfuerzo en conformar disposiciones normativas que aseguren una vida más equitativa y segura para las mujeres. Es a través de la labor legislativa que se potencian elementos para la transformación social; mediante las leyes, en donde la realidad y lo deseable se entremezclan, se construyen las bases para una interacción social más justa. Muestra de ello es la Ley Olimpia aprobada en el Senado de la República en noviembre de 2020, conformada por un conjunto de reformas que reconocen sanciones para la violencia digital y mediática, a fin de castigar el acoso, hostigamiento y difusión de contenido sexual en plataformas digitales y en medios de comunicación. Cabe mencionar que la denominada Ley Olimpia fue producto de un ejercicio de Parlamento abierto y del incansable trabajo colectivo de las mujeres. Tal como lo definió Olimpia Coral Melo, esta ley autónoma, libre, independiente y feminista, se ha consolidado como un vehículo para la visibilización y reconocimiento de la ciberviolencia y las violencias específicas a las que son sujetas las niñas, adolescentes y mujeres en su interacción digital.

Considerar dichos esquemas para la seguridad digital de las niñas, adolescentes y mujeres resulta apremiante en un contexto marcado por la enorme digitalización de nuestras interacciones laborales, educativas y sociales a partir del confinamiento por la pandemia. Además, resulta también fundamental atender la brecha digital de género oportunamente, tal como concluyeron en la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe. En este foro organizado por Cepal y la ONU Mujeres se resaltó que la plena inclusión digital y la disminución de la brecha digital deben constituirse como ejes prioritarios para la estrategia de recuperación ante la pandemia. Y es que, combatir la brecha digital es principio para asegurar que las mujeres y niñas cuenten con un espacio seguro para la educación, creatividad, desarrollo y socialización, así como para asegurar que las desigualdades preexistentes no se profundicen.

Marzo, el mes de las mujeres y las niñas. Un periodo que nos brinda la oportunidad para reflexionar y generar esquemas de actuación que solventen las necesidades de la población femenina y que garanticen plenamente el goce de sus derechos. En nuestro país, contamos una fuerte normativa impulsada desde y para la ciudadanía, pero es necesario que dichas disposiciones se materialicen en acciones cotidianas para mejorar las condiciones tanto en lo digital, como en todas las facetas de la vida.

En el INAI estamos comprometidos con continuar trabajando, en nuestro ámbito de competencia, para eliminar las barreras invisibles y los techos de cristal que impiden la participación equitativa de las mujeres en los espacios públicos y privados. Ahora es el tiempo, hagamos lo propio.

COLUMNAS ANTERIORES

SISAI 2.0: Una nueva etapa de la Plataforma Nacional de Transparencia
Ante la opinión pública, caso Pegasus

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.