Comisionada del INAI

Las aportaciones del Inai a México

El derecho de acceso a la información representa, después del voto, una de las herramientas más importantes y poderosas que han abonado a la construcción de la democracia.

México ha cambiado radicalmente en lo que va del siglo XXI: se han roto muchos paradigmas de la vida pública. Terminó la época del partido único y del poder omnímodo, llegó con el cambio de década la alternancia en el poder, los ciudadanos hicieron de la participación una de las herramientas más poderosas que derivaron en la exigencia y ejercicio de derechos que antes sólo habitaban en el papel y en los discursos oficiales.

Los contrapesos al poder cobraron fuerza, primero, en la actuación cotidiana de los Poderes Legislativo y Judicial, y en un segundo momento, en la creación de organismos constitucionalmente autónomos que han mejorado múltiples aspectos de la vida pública, desde el económico hasta el de la competitividad, los derechos humanos y la regulación de las telecomunicaciones.

Entre todo lo anterior, destaca por mucho una garantía individual primordial: el derecho de acceso a la información (DAI), que después del voto, representa una de las herramientas más importantes y poderosas que han abonado a la construcción de la democracia y el mejoramiento de la vida cotidiana de la gente. Es, simplemente, la llave para el ejercicio de muchos otros derechos elementales, como la salud, la educación y el trabajo.

El organismo encargado de garantizar el DAI es el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), que nació de una exigencia social de hace exactamente 20 años.

Para garantizar el acceso a la información, entre muchas otras cosas, el Inai tiene a su cargo la Plataforma Nacional de Transparencia (www.plataformadetransparencia.org.mx), disponible para cualquier persona con acceso a internet, la cual hasta 2020 había recibido 2 millones de solicitudes de información para saber cómo se gastan los recursos públicos. Diariamente, en promedio, por esta vía se reciben mil 525 consultas de información.

También a través de esa plataforma, el Inai resolvió más de 100 mil quejas contra diversas dependencias, ámbitos de gobierno y servidores públicos que habían negado a los ciudadanos la información que solicitaron.

Asimismo, por medio de su facultad de atracción, el Inai también ha intervenido en más de mil ocasiones cuando los gobiernos estatales y municipales de todo el país han negado información.

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19, el Inai puso a disposición de todos los mexicanos los sitios con información útil o de transparencia proactiva (https://micrositios.inai.org.mx/gobiernoabierto/?page_id=6775) y para proteger los datos personales de los enfermos de coronavirus (https://micrositios.inai.org.mx/covid-19/). Aunado a lo anterior, en el TEL INAI (800 835 43 24) se proporciona de forma gratuita orientación básica a quienes tienen dudas sobre la enfermedad referida e incluso a los deudos de quienes lamentablemente han perdido la vida en esta trágica etapa, lo que se suma a los servicios de orientación y presentación de solicitudes de información que desde hace años se pueden hacer con tan sólo una llamada telefónica.

Por otra parte, el Inai también ha contribuido al ejercicio de la libertad de expresión y al derecho ciudadano a saber, facilitando las herramientas que derivaron en importantes trabajos de investigación periodística, que han ocurrido casos como el de la 'estafa maestra', la 'casa blanca' y las empresas fantasma de Javier Duarte, entre muchas otras, además de que ha intervenido desde 2010 para que se dé a conocer la información sobre créditos fiscales.

Por medio de su Programa de Sensibilización de Derechos, el Inai, de la mano de organizaciones de la sociedad civil, atiende permanentemente a los grupos más vulnerables del país, como mujeres indígenas, personas con discapacidad, con VIH y adultos mayores.

Tampoco hay que olvidar que el Inai tiene una función similar a la de un tribunal, pero especializado en acceso a la información y protección de datos. Cuando un ciudadano pide información y no se la entregan, o se la dan incompleta, puede acudir al Inai. Al respecto, de 2003 a 2020 el instituto resolvió 133 mil 721 recursos de revisión, de éstos, tan sólo en 2020 se resolvieron más de 15 mil 800.

Como toda institución, el Inai es perfectible, debe ser sujeto de revisiones y mejoras continuas para optimizar su labor en la protección de los datos y el acceso a la información, para que al final de cuentas, la ciudadanía y la democracia mexicana sigan avanzando a la velocidad que los tiempos actuales imponen. #ElInaiEsDeTodasYTodos.

COLUMNAS ANTERIORES

SISAI 2.0: Una nueva etapa de la Plataforma Nacional de Transparencia
Ante la opinión pública, caso Pegasus

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.