Comisionada del INAI

La violencia contra las mujeres, una 'pandemia' en la sombra

Esta pandemia ha develado situaciones críticas para todas las personas, pero sin duda, niñas, adolescentes y mujeres configuran uno de los grupos más vulnerables.

Hoy 25 de noviembre se conmemora a nivel mundial el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. En este año, la Campaña únete para poner fin a la violencia contra las mujeres se centrará en la importancia del financiamiento, para la respuesta efectiva, la prevención y la recopilación de datos que ayuden a erradicar esta problemática gravemente expandida durante esta crisis sanitaria que enfrentamos.

Indudablemente, esta pandemia ha develado situaciones críticas para todas las personas, pero sin duda, son las niñas, adolescentes y mujeres quienes se han configurado como uno de los grupos poblacionales más vulnerables, al estar sujetas a mayores condiciones de marginación, discriminación y violencia durante esta situación de riesgo. En ese sentido, la Organización de Estados Americanos, a través de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) en su informe denominado 'La violencia contra las mujeres frente a las medidas dirigidas a disminuir el contagio del COVID-19', evidenció la forma en que este virus ensanchó, aún más, las grandes desigualdades estructurales que afectan de manera diferenciada a las mujeres y a las niñas de esta región. El primero de los signos de esta desigualdad y el más evidente es la violencia contra las mujeres por razones de género.

Por su parte, La Organización de las Naciones Unidas, en el Informe 'Covid-19 y la violencia contra las mujeres y las niñas: abordar la pandemia en la sombra' (2020), indicó que el alarmante incremento a las múltiples formas de violencia, tales como las manifestaciones físicas, psicológicas, sexuales y económicas de violencia doméstica, están fuertemente ligadas a la inseguridad económica, el desempleo, la carencia alimentaria de los hogares y por las condiciones de vida en confinamiento, a partir de las medidas de aislamiento y distanciamiento social.

En perspectiva nacional, el informe 'Las dos pandemias: violencia contra las mujeres en México en el contexto del Covid-19', una iniciativa de colaboración entre Equis Justicia para las Mujeres, la Red Nacional de Refugios e Intersecta, documentó, entre marzo y mayo de 2020, un incremento de acompañamientos y orientaciones brindadas a 12 mil 710 mujeres, niñas y niños a través de llamadas y mensajes de auxilio; pero también, con acciones de prevención y protección.

La violencia de género impide y anula derechos. Reconocer la transversalidad de esta violencia estructural y la vulnerabilidad de ser sujeta de ella en razón de la raza, condición étnica, edad, situación económica o por condición de discapacidad, es relevante y prioritaria para la adopción de medidas destinadas a la protección de las mujeres, adolescentes y niñas.

En el Instituto Nacional de Transparencia nos sumamos al llamado realizado, a fin de acompañar las acciones de la ONU para erradicar estas agresiones que representan una de las violaciones más graves a los derechos humanos, extendida, arraigada y tolerada en el mundo. Sabemos que la información es clave para contribuir a erradicar esta problemática. Contar con información pública y datos fiables sobre la situación de violencia que padecen las mujeres mexicanas permitirán conocer los impactos diferenciados y los niveles de violencia que esta crisis sanitaria global está teniendo sobre los grupos en situación de vulnerabilidad. Además, facilitará el monitoreo y evaluación de la respuesta de las autoridades competentes ante esta problemática y posibilitará la integración de políticas más integrales para solventar esta denominada 'pandemia en la sombra'.

Todas y todos podemos sumamos en esta lucha: 'Pinta el mundo de naranja' y únete a los 16 días de activismo. Todos los esfuerzos cuentan, conoce cómo sumarte en: https://bit.ly/2HxXZuS

COLUMNAS ANTERIORES

Ante la opinión pública, caso Pegasus
Día Internacional de los Archivos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.