Un año de AMLO: repensar para intentar entender
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un año de AMLO: repensar para intentar entender

COMPARTIR

···

Un año de AMLO: repensar para intentar entender

03/07/2019
Actualización 03/07/2019 - 15:15

López Obrador llegó al poder hace un año y ello nos impele apresuradamente a hacer balances y cortes de caja. La tarea pudiera parecer sencilla, pero no lo es. Para empezar, uno de los mayores cambios que ha traído su llegada al poder es que ha movido las coordenadas y los referentes básicos a partir de los cuales nos habíamos acostumbrado a pensar el gobierno y la política.

Un primer ejemplo claro y, al mismo tiempo, vistoso tiene que ver con que si bien AMLO asumió formalmente el poder como titular del Ejecutivo federal hace siete meses, en los hechos empezó a ejercerlo desde el 2 de julio del año pasado. Su decisión de hacerlo y, sobre todo, su capacidad para marcar agenda e incidir en los comportamientos de millones de persona antes de asumir formalmente el mando de las palancas de las instituciones gubernamentales, no es algo que sea 'normal', ya no digamos, frecuente.

La sola atipicidad del hecho invita a reparar en él. También nos obliga a plantearnos preguntas que serían innecesarias si la transición de gobierno entre Peña Nieto y López Obrador se hubiese ajustado a los patrones regulares. Entre otras, las siguientes. ¿De dónde viene esa prisa irrefrenable de López Obrador? Y, más importante, ¿por qué pudo empezar a conducir el gobierno antes de asumir su mando formal? ¿Qué nos dice eso de sus bases y recursos de poder? Y, finalmente, ¿qué cosas nos sugiere el hecho sobre el Estado, los anclajes y los resortes del poder político en el México de hoy?

La abdicación anticipada de Peña Neto contribuyó, sin duda, al ejercicio anticipado de la presidencia por parte de AMLO. Pero esa capacidad de mando que rebasa los tiempos y formas marcados legal e institucionalmente sugiere, también, otras cosas. Visibiliza, por ejemplo, la tracción de componentes del poder político que rebasan a las instituciones políticas formales, así como al podrido conjunto de prácticas y simulaciones que (medio) permitieron gobernar al país en los tiempos recientes. Me refiero a esas fuentes del poder político (no muy presentes en el país en las últimas décadas y, por ello, quizá medio olvidadas en la reflexión y el análisis) que tienen que ver con la potencia de lo simbólico, lo discursivo y lo emocional, en especial cuando estos elementos logran construir un relato capaz de darle voz a las experiencias, intereses y sentimientos de una mayoría de gobernados no representados, articulados o movilizados por las instituciones políticas formales existentes y, tampoco, por los actos y las formas del poder dominantes en México durante más tres décadas.

Para decirlo rápido, la capacidad de AMLO para ejercer como presidente varios meses antes de asumir formalmente el puesto tiene que ver con tres elementos centrales. Primero, su fuerte conexión personal con mayorías largamente excluidas en lo económico, lo social y lo político, así como su muy vasto y directo conocimiento sobre sus carencias, necesidades y valores. Segundo, su habilidad para emplear lo discursivo, lo simbólico y lo gestual como vehículo privilegiado para darle voz a esas mayorías y, con ello, crear un nuevo acervo de poder político orientado a reequilibrar el balance del poder social en el país en favor de los más olvidados y necesitados. Tercero, la debilidad lastimosa de las instituciones políticas formales y los arreglos políticos informales tradicionales para darle rieles efectivos al gobierno, dada su desconexión cada vez más completa con las necesidades y aspiraciones de la mayoría de los mexicanos.

La debilidad de las instituciones políticas formales existentes (con todo y su mexicanísimo aparato de simulaciones y arreglos mafiosos) para dar sustento al gobierno efectivo, así como para acotar a los encargados de dirigirlas –incluyendo a López Obrador–, pudiera indicar que el viejo balance de poder social detrás de esas instituciones, que se sentía tan seguro de serlo a perpetuidad, entró en crisis terminal, y que el poder de AMLO es, justa y precisamente, la expresión de esa crisis y, en el mejor de los casos, la oportunidad para superarla en beneficio no sólo de unos cuantitos, sino de todos.

Es complejo hacer un balance de nuestro último año con AMLO al frente, pues no se trata de un nuevo gobierno más. Abundan los indicios de que estamos delante de una mutación mayúscula en las formas y, también, de un cambio de fondo sin vuelta atrás. De una transformación que por su profundidad y alcances entraña –inevitablemente– costos y riesgos (en especial para los beneficiarios del régimen político, social, económico y cultural que el gobierno de López Obrador parece empeñado, primero que nada, en desmantelar), pero también oportunidades muy importantes para rearmar al país sobre bases más justas y posibilitadoras para todos. No es fácil hacer un simple corte de caja, en suma, porque para evaluar transformaciones de fondo no sirven demasiado los lentes y las métricas que habíamos dado por ciertas y únicas. Antes de hacer balances rápidos, habría que intentar entender y, para ello, resulta indispensable pensar y, sobre todo, repensar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.