menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuándo veremos el efecto de las vacunas?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cuándo veremos el efecto de las vacunas?

02/02/2021
Actualización 02/02/2021 - 15:06

A veces parecería que los encierros, el distanciamiento social, la escuela y el trabajo a distancia se eternizan y no podemos ver el final de las duras restricciones a las que la pandemia nos ha llevado. Justo cuando se hicieron los esperanzadores anuncios de la aprobación de diversas vacunas contra el Covid-19 y se desplegaron en varios países las estrategias para inmunizar a sus ciudadanos, la pandemia atacó con mayor fuerza. Contagios y fallecimientos alcanzaron nuevos picos y la tragedia, lejos de abandonarnos, se endureció. Parecería que esto nunca tendrá un fin. Muchos nos preguntamos, ¿cuándo serán visibles los efectos de las campañas de vacunación?, ¿cuándo empezarán a bajar las hospitalizaciones y los fallecimientos por Covid-19?, ¿cuándo se podrán relajar los protocolos de distanciamiento social?, ¿cuándo podremos regresar a la normalidad que conocimos antes de esta pandemia?

El jueves 24 de diciembre inició la campaña de vacunación contra Covid-19 en México. De acuerdo con el plan que ha hecho público el gobierno federal, la vacunación se realizará en varias etapas, de forma parecida a como lo han hecho otros países. En la primera fase, entre diciembre y febrero, se vacunará al personal de salud de primera línea de control de Covid-19, que según cálculos propios son poco más de 960 mil personas. La segunda etapa contempla la vacunación en febrero, marzo y abril del personal de salud restante –los rezagos–, y a las personas de 60 años o más, que de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi apenas publicado, son poco más de 15 millones. La tercera etapa contempla vacunar entre abril y mayo a los 12 millones 700 mil personas que tenemos entre 50 y 59 años. En la cuarta etapa, de mayo a junio, se vacunará a los 16 millones 400 mil personas que tienen entre 40 y 49 años y en la quinta y final etapa, de junio a marzo de 2022, a todos los demás, sin especificar un mínimo de edad pero suponiendo que se vacunará a partir de los 15 años, estamos hablando de unos 50 millones de personas.

Esto significa que para cumplir con la meta de la primera etapa que inició el 24 de diciembre y terminará el 28 de febrero (67 días naturales), se tendrían que aplicar unas 14 mil 357 vacunas diarias, en promedio. Esto no parece ser muy complicado, pero las siguientes etapas tal vez representen un reto para el gobierno. En la segunda, que dura 89 días naturales (febrero, marzo y abril), se tendrían que aplicar 169 mil 940 vacunas al día; en la tercera (abril y mayo, 61 días), 208 mil 746 vacunas al día; en la cuarta (mayo y junio, 61 días) 269 mil 770 vacunas al día y en la quinta que dura 304 días, unas 127 mil 816 vacunas al día.

A pesar de haber iniciado la campaña de vacunación, los efectos de la inmunidad no se han visto en las estadísticas de infección y mortalidad principalmente por dos razones. Una de ellas es que claramente no se ha vacunado a suficientes personas. En la conferencia de prensa ofrecida por el gobierno federal para comentar temas relacionados con el Covid-19, se dieron datos sobre el avance en la estrategia de vacunación. Del 24 de diciembre de 2020 al 31 de enero de 2021 se han vacunado a 673 mil 327 personas con la primera dosis y a 41 mil 842 con la segunda, un avance del 6.0 por ciento en segundas dosis. El gobierno informa un avance general del 70 por ciento, aunque no está claro cómo se llegó a esa cifra. En todo caso, el avance de 6.0 por ciento en segundas dosis parece ser un poco bajo.

La segunda razón por la que no se han visto aún los efectos de la vacunación es que la inmunidad no se adquiere de forma inmediata. Lleva unas dos semanas para que la vacuna tenga efecto, por lo que las personas vacunadas a finales de diciembre adquirieron inmunidad cerca de mediados de enero. Si tomamos en cuenta que en promedio una persona tarda unos cinco días en desarrollar síntomas después de ser contagiada, y unos diez días más en desarrollar estados graves de la enfermedad, a partir del momento en el que tengamos un porcentaje relevante de la población vacunada, el efecto no se podrá ver en las estadísticas generales de contagio y mortalidad hasta unas tres semanas o quizá un mes después. Israel, por ejemplo, inició el programa de vacunaciones más agresivo del mundo el 20 de diciembre, enfocado a personas de 60 años o más, y el efecto de esa campaña apenas pudo ser identificado a finales de enero, más de un mes después. Y aquí es donde está el centro de la cuestión.

De acuerdo con el Imperial College de Londres, el riesgo de morir por Covid-19 se duplica con cada ocho años de vida. La tasa de mortalidad para individuos mayores de 40 años es de 0.1 por ciento, mientras que para los mayores de 80 años es del 5.0 por ciento. Pero el riesgo también es alto para personas de mediana edad; una de cada 260 personas de entre 50 y 55 años infectadas con Covid-19, muere. Esto significa que el énfasis en la vacunación debe centrarse en las personas de 50 o 60 años o más para mostrar efectos.

En suma, si los planes de vacunación se dan de acuerdo con lo planeado, los efectos positivos en contagios y disminución de fallecimientos los veremos hasta uno o dos meses después de que termine en junio la tercera etapa de vacunación, para las personas de 50 años o más, dar tiempo a que adquieran inmunidad y a que concluya el ciclo de la enfermedad para quienes se infectaron antes. Tal vez sea posible que veamos una disminución significativa de contagios y fallecimientos en los meses de julio o agosto de este año. Y este parece ser el escenario más optimista que tenemos ante nosotros.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.