Primeros datos confirman magnitud de la crisis económica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Primeros datos confirman magnitud de la crisis económica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Primeros datos confirman magnitud de la crisis económica

26/05/2020
Actualización 26/05/2020 - 11:29

El autor es economista .

El Inegi confirmará en la presente semana si el dato preliminar que dio a conocer hace algunas semanas del crecimiento de la economía durante el primer trimestre de 2020, en comparación al año pasado fue de -2.4 por ciento o si tiene alguna modificación relevante.

Sin embargo, es conveniente recordar que la cuarentena en el país se decretó el 20 de marzo, cuando se suspendieron las clases en las escuelas, es decir al finalizar el primer trimestre. Por lo mismo es predecible que la economía tendrá su peor caída en los siguientes meses o sea durante el segundo trimestre de este año.

Un primer impacto que se ha tenido fue en el tipo de cambio, ya que aunque el peso mexicano se ha apreciado 4 por ciento en el actual mes, ha sufrido una devaluación acumulada de 17.3 por ciento en el año. A efecto de comparación se tiene que el dólar canadiense, la libra inglesa y el dólar australiano se devaluaron en cerca de 6 por ciento en el mismo periodo. Un primer resultado de la variación en el valor del peso es la reducción en el poder de compra de la población, lo que se refleja en reducción en las ventas y consecuentemente en la producción.

A pesar del ajuste en la paridad, la balanza comercial de mercancías tuvo una fuerte contracción en abril, con un déficit de tres mil 87 millones de dólares. Esto fue resultado de la contracción en las exportaciones mexicanas de 41 por ciento y de la caída de las importaciones de 30 por ciento. Por su parte, las exportaciones petroleras bajaron en el mes de referencia en 66.4 por ciento y las no petroleras lo hicieron en -39 por ciento. Hay que enfatizar que nuestro país tiene actualmente un importante déficit en la balanza comercial petrolera de cinco mil 761 millones de dólares en los primeros cuatro meses del año; es decir las importaciones petroleras que realiza el país son mayores que las exportaciones en el mismo sector. Especialmente preocupante es la caída de las exportaciones automotrices que bajaron en 79 por ciento. A lo anterior habría que agregar la fuerte caída en la Inversión Extranjera Directa de 20 por ciento durante el primer trimestre del año.

La producción industrial ya mostró una disminución en marzo de 4.9 por ciento, en donde resalta la contracción de la industria de la construcción de 7.0 y de las manufacturas de -6.4 por ciento. Por su parte, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) anunció que la comercialización de vehículos ligeros se redujo en 64.5 por ciento en abril en comparación al mismo mes del año previo.

Lo anterior está repercutiendo en el empleo formal, en donde es grave la caída en el número de trabajadores registrados en el IMSS, que bajó en 130 mil empleos en marzo y 555 mil en abril. En días pasados, el Presidente dio a conocer que espera que este número sea cercano a 400 mil empleos sólo durante mayo. Esto significaría que en los últimos tres meses ya se han perdido más de un millón de empleos formales, lo que equivale a todos los creados en los pasados 30 meses. A esto habría que sumar la contracción en los trabajos informales.

Lo anterior tiene su impacto en los ingresos públicos totales, los cuales disminuyeron por el equivalente de 20 mil millones de pesos sólo en mayo, que significa una disminución de 8.7 por ciento, en comparación al mismo mes del año anterior. Por su parte, los ingresos tributarios bajaron en 9.1 por ciento, dentro de los cuales el IVA tuvo una fuerte contracción de 27.5 anual; mientras que los ingresos derivados del comercio exterior disminuyeron en 15 por ciento.

Con base en lo anterior y de continuar la actual tendencia será muy difícil que el gobierno pueda cumplir con los objetivos de mantener equilibradas las finanzas públicas, así como crear los distintos programas anunciados de apoyo a la población y los nuevos empleos prometidos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.