México creció en 2018 a pesar del difícil entorno
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México creció en 2018 a pesar del difícil entorno

COMPARTIR

···

México creció en 2018 a pesar del difícil entorno

08/01/2019

Finalizó un año más, en el cual la economía mexicana estuvo inmersa en diversas y fuertes presiones, derivadas tanto del difícil entorno internacional como de los importantes cambios internos. Aunque se mantuvo el crecimiento económico durante 2018, el cual será cercano al 2.2% del PIB, existe la percepción de que se benefició solo un reducido sector de la población. Especialmente preocupante fue el incremento de la inflación al inicio del año pasado, que de estar niveles en 2%, parecidos a los prevalecientes en los países desarrollados, se elevó por arriba del 6% e incluso el Índice de Precios No subyacente estuvo por arriba del 12% en ciertos meses al inicio del año pasado. El dato para el cierre del año, que se conocerá en los siguientes días, se espera que sitúe la inflación cercana al 4.7%. Este incremento en los precios redujo el poder de compra de importantes sectores de la población, lo que indudablemente se reflejó en sus decisiones en las elecciones pasadas.

En este entorno ha sido relevante la actividad del Banco de México, institución que ha permitido un incremento en la tasa de interés objetivo, que de estar en 3.0% hace tres años pasó a 8.25% en la actualidad. Un aspecto positivo de esta acción ha sido que los ajustes a los “shocks” externos e internos no se han canalizado a una caída importante en la actividad económica y el empleo, sino que se han repartido entre las mayores tasas de interés y a un ajuste paulatino del tipo de cambio. En décadas anteriores el hecho de posponer los incrementos de la tasa de interés y del tipo de cambio en el corto plazo, provocó ajustes violentos en el sector financiero, que terminaron perjudicando en mayor medida a los sectores de menores ingresos. Otro efecto favorable ha sido el apoyo que esta medida ha dado a la formación del ahorro financiero en el país.

Sin embargo, el aspecto negativo de las mayores tasas de interés fue el incremento en el servicio de la deuda de las personas y consumidores, de las empresas y del mismo gobierno, tanto el federal como los locales.

Cabe resaltar el comportamiento del tipo de cambio, ya que llegó a situarse en $22 por un dólar al inicio de 2017 como resultado de la posible cancelación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, lo cual hubiera tenido un grave daño a las tres naciones que lo integran. Hoy en día el tipo de cambio está por debajo de $19.50 a pesar de los pesimistas pronósticos que se hicieron al inicio del año pasado. Para este logro destaca la labor realizada por los negociadores mexicanos del Tratado de Libre Comercio, documento que se firmó el día último del pasado mes de noviembre. Ahora se inicia la difícil, laboriosa y compleja labor de obtener la aprobación del tratado en los respectivos congresos de los tres países. Este tema todavía será fuente de preocupación en los siguientes meses.

En la actualidad existe optimismo en un amplio sector de la población debido a que el gobierno entrante ha puesto como una de sus principales prioridades el apoyo a los sectores de la población de menores ingresos. Programas de becas para los jóvenes, incremento a las pensiones de los jubilados, aumentos a los salarios mínimos y menores impuestos a las empresas en la zona fronteriza norte del país son medidas que generan optimismo entre quienes serían beneficiados. Sin embargo, también hay preocupación entre los analistas y los inversionistas debido a la dificultad de lograr estas metas sin poner en riesgo la estabilidad de las finanzas públicas.

La sociedad mexicana y especialmente las empresas se están ajustando al llamado nuevo ‘estilo de gobernar’, así como al conocimiento de los nuevos funcionarios públicos. Esto ha sido frecuente en los distintos cambios sexenales, pero en esta ocasión el impacto es mayor porque hay una salida importante de funcionarios y empleados públicos en todos los niveles y en todas las dependencias, que han sido sustituidos por funcionarios con menor experiencia, lo que se reflejará en el corto plazo en los servicios públicos que se le proporcionan a los ciudadanos.

Lo anterior genera incertidumbre que pospone inversión y nuevos empleos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.