La realidad económica se va imponiendo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La realidad económica se va imponiendo

COMPARTIR

···

La realidad económica se va imponiendo

11/06/2019
Actualización 11/06/2019 - 13:39

La economía mexicana se ha fortalecido en las pasadas décadas como resultado de miles de correctas decisiones. Entre las mismas destacan la creación de distintas instituciones que impiden la toma de decisiones arbitrarias de las autoridades, del fortalecimiento de numerosas empresas, tanto grandes como pequeñas y medianas, de un mejor funcionamiento de los diversos y crecientes mercados, de una mayor competencia nacional e internacional y de la formación de un equipo en la administración pública de gran profesionalismo y capacidad. Obviamente han existido errores, inseguridad e instituciones mal diseñadas o tomadas por personas que no han sido idóneas, así concentración del ingreso nacional, corrupción y monopolios en diversas áreas, pero es obvio el avance del país desde el colapso financiero de 1982. Es necesario seguir avanzando en esta dirección, corrigiendo los errores y defectos de las reformas, en lugar de cancelarlas.

Este fortalecimiento quedó constatado en los pasados días cuando hubo dos graves eventos externos que en épocas pasadas, cada uno, hubieran bastado para crear gravísimas crisis financieras y devaluaciones de nuestra moneda. Sin embargo, sus impactos han sido absorbidos por los distintos mercados y sectores de nuestro país, con un impacto menor en la actividad económica. Los mismos son:

1) La reducción de la calificación soberana de nuestro país por parte de Fitch, que es una de las tres grandes empresas calificadoras del mundo, así como la reducción de la calificación de Pemex a grado especulativo. Así, a partir de la semana pasada México tiene una calificación de “BBB”, que es un nivel inferior al que tenía con anterioridad y la calificación de Pemex fue reducida a “BB+”, por lo que deja de estar en grado de inversión. Esto último provocará que una gran cantidad de fondos de inversión serán obligados a vender sus bonos de esta empresa, lo cual hará que su precio disminuya, es decir subirá su tasa de interés. Esto provocará que a Pemex le sea más difícil financiar sus proyectos de inversión y reestructurar su deuda.

Por su parte, otra de las grandes empresas calificadoras globales, Moody’s, cambia la perspectiva de los bonos de México de estable a negativa y con ello la modifica también para una gran cantidad de emisores, como son los bancos, que están restringidos al llamado 'techo soberano'. Lo anterior significa que de no haber cambios relevantes en el futuro, la calificación de México tendrá una reducción antes de dos años.

2) La amenaza de Trump de imponer elevados aranceles a las importaciones que hace su país de productos mexicanos, para que nuestra nación haga modificaciones a su política de inmigración. Esto va en contra de las disposiciones del TLC, el cual todavía está vigente. El haber aceptado estas presiones reduce la fortaleza de este tratado comercial y hace temer que en el futuro se vuelvan a presentar presiones comerciales para cumplir solicitudes de todo tipo. Esto reduce el atractivo de nuestro país para nuevas inversiones, tanto extranjeras como nacionales, lo que perjudicará aún más la inversión en el país, la cual registró una contracción de 5.9 por ciento en marzo pasado en comparación con el mismo mes del año anterior.

La economía nacional ha podido sortear estos dos shocks externos debido a la fortaleza que ha construido en los pasados años. Sin embargo, es obvio que la realidad que afecta a la economía nacional, tanto por la difícil situación externa como por diversas decisiones tomadas dentro del país, está debilitando las defensas que se tienen. Esta situación será más complicada en los siguientes meses, por lo que se deberán tomar las pertinentes decisiones en la actualidad para fortalecer a las empresas y a sus trabajadores, a las finanzas públicas y en general a los mercados. El fortalecimiento de las instituciones, el apoyo a las inversiones, el mejoramiento de la seguridad y otras medidas más serían avances en esta dirección. De no hacerlo así, shocks externos tendrán crecientes impactos dentro del país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.