La economía sigue en colapso y no se recuperará pronto
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La economía sigue en colapso y no se recuperará pronto

COMPARTIR

···
menu-trigger

La economía sigue en colapso y no se recuperará pronto

19/05/2020
Actualización 19/05/2020 - 13:44

El autor es economista.

La estrategia seguida para enfrentar el coronavirus, consistente en el aislamiento incompleto de las poblaciones, tiene un elevado costo en términos del ingreso de las personas y alarga el periodo de recuperación de las economías. Diversos modelos matemáticos demuestran las pérdidas que provoca cada semana adicional que se paralizan las actividades productivas. En el caso de los pronósticos de crecimiento para nuestro país que realizan las distintas instituciones especializadas, se sigue confirmando que ésta puede ser la peor crisis del siglo. Por ejemplo, el promedio de los economistas agrupados en el IMEF piensan que la economía se puede contraer en 8.0 por ciento en 2020, mientras que la encuesta que levanta el Banco de México entre los principales operadores y analistas de las instituciones bancarias da -7.1 como promedio y la de Citibanamex es de -7.5 por ciento. Además, el promedio de las mismas es de un crecimiento de alrededor de 2.0 por ciento en 2021.

Los gobiernos más exitosos en esta lucha contra el virus son aquellos que han otorgado subsidios directos a la población para que se quede en sus casas, así como apoyos en efectivo a las empresas para que no despidan a sus trabajadores y recursos extraordinarios a sus sistemas de salud. En estos casos destacan países como Alemania, Suiza y en menor medida los apoyos que dan Corea del Sur, Perú, Colombia y Chile a sus poblaciones.

En el caso de México y una gran cantidad de países que están en vías de desarrollo o subdesarrollados se han seguido políticas de pedir a la población que se quede en sus casas y que las empresas mantengan los sueldos y salarios de sus empleados aunque no se presenten a trabajar, pero sin otorgarles alternativas de ingresos. Como la gente tiene que laborar para subsistir, no respeta el aislamiento, por lo mismo el número de contagios y muertes es mayor.

Cada día es más claro que la pandemia seguirá mientras no se descubra y se ponga al alcance de toda la población la correspondiente vacuna, lo que puede ser en uno o dos años más. Otra posibilidad es que un porcentaje elevado de las poblaciones adquieran la inmunidad a la enfermedad, lo que representaría un excesivo costo en términos de vidas humanas, como varios países lo están confirmando en la actualidad.

Por lo anterior, es conveniente que debemos prepararnos para convivir con esta enfermedad durante varios meses más. Posteriormente habremos de ajustarnos a la nueva economía que resultará en los distintos países.

Algunas de las características del nuevo entorno podrían ser: 1) Una gran cantidad de actividades no regresarán a la 'normalidad' durante varios meses e incluso años y se volverán muy común seguirlas haciendo de manera remota. Entre éstas estarán trabajar parte de nuestro tiempo en casa, seguir haciendo compras por internet, cambiar nuestros patrones de consumo, asistir menos al cine y a los restaurantes, tomar cursos y 'asistir' a clases por medio de computadoras, etcétera. 2) Lo anterior tendrá un costo en términos en varias industrias y sectores, pero otros más se desarrollarán. Los viajes serán menos frecuentes, lo cual perjudica a la industria automotriz y a la aviación. Por ejemplo, hoy en día vale en la bolsa de valores la empresa Zoom de teleconferencias que la suma de las siete compañías de aviación más grandes de Estados Unidos. 3) Se tendrá una gran cantidad de pérdida de patrimonio y riqueza nacional, lo que significará menor cantidad de empresas, de empleos y de producción en general. 4) Habrá una mayor intervención de los gobiernos en todo tipo de actividades productivas en los diversos países. Esto significará una menor productividad en las economías y en las empresas, lo que impactará en menores sueldos de los trabajadores, así como inversiones más reducidas. 5) Las personas tenderán a aislarse más y a desconfiar de los demás; lo mismo que pasará entre los países, lo que perjudicará el comercio internacional, que es una fuente de crecimiento. 6) El ahorro nacional puede tener una reducción relevante debido a los menores ingresos de las personas y menores utilidades de las empresas, perjudicando aún más la inversión. 7) Las economías tardarán varios años en regresar al nivel de ingreso que se tenía antes de la pandemia. Por ejemplo, en el caso de México si tuviera una caída del PIB del 10 por ciento en el presente año y en los demás se logrará regresar al crecimiento del gobierno anterior de 2.0 por ciento, tomaría cinco años en regresar al mismo nivel de producción previo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.