menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crecimiento económico, inversión y el Presupuesto 2021

COMPARTIR

···
menu-trigger

Crecimiento económico, inversión y el Presupuesto 2021

15/09/2020
Actualización 15/09/2020 - 12:35

El autor es economista .

La inversión productiva es el motor de la economía en cualquier país del mundo, ya que sin ella no hay crecimiento, lo que estanca el ingreso nacional. Como la población sigue aumentando en México (aunque a una menor tasa que en el pasado), sin crecimiento económico el ingreso promedio por persona, es decir el PIB per capita, se reduce cada año. Esta situación es aún más grave en años como el actual en el cual se estima una contracción importante, que podría ser de -10 por ciento o incluso menor; esto significa que el ingreso per cápita promedio podría ser de -12 por ciento. Como en todos los casos en que se utiliza el dato promedio, existen personas cuya caída del ingreso será mínima o incluso puede elevarse, mientas que otros verán reducidos sus ingresos a la mitad o aún menos. Esta propicia un deterioro importante en la estabilidad social de los países y el nuestro no está exento de esto.

En este difícil escenario es fundamental que la inversión productiva se mantenga, porque esto permite que el crecimiento económico sea elevado en los siguientes años, lo que posibilita que las personas puedan recuperar su ingreso en el futuro, generando así una mayor confianza y optimismo. Hay que enfatizar que los proyectos productivos tardan años en poderse materializar, pero bien evaluados y estructurados producen durante varios lustros.

Sin embargo, México tiene un importante lastre en este aspecto, ya que la inversión bruta total ha representado entre 20 y 23 por ciento del PIB total, en donde una parte relevante de la misma se canaliza a la reposición y amortización de inversión previa. Este monto es insuficiente para lograr crear los empleos formales que necesita la población. De este total, la participación de la inversión pública, es decir la realizada por el gobierno, se ha venido reduciendo y el año pasado sólo representó 13 por ciento del total, es decir un poco más de la décima parte de toda la inversión que se realizó en el año. El resto es la inversión de los millones de empresas, empresarios e individuos que canalizan sus recursos para crear empleos y producción adicional en el país. En la medida en que desconfíen de las políticas públicas y en la administración del gobierno se reducirá aún más la inversión, con lo que existirá un menor crecimiento económico en los siguientes años y, en consecuencia, menores ingresos para las familias.

De aquí la importancia del Paquete Económico 2021 que envió la Secretaría de Hacienda al Congreso de la Unión en días pasados para su estudio, modificación y aprobación en fecha próxima. El mismo contiene el documento de Criterios Generales de Política Económica, el Presupuesto del próximo año, la Iniciativa de la Ley de Ingresos, así como otras disposiciones de ingresos. El documento de Criterios da una gran visión de la situación económica actual del país, de los últimos años y lo que avizora en la economía hasta el año de 2026.

En este documento se muestra la gravedad de la situación que tiene el país, pero aún así es menos pesimista que el promedio de los pronósticos que tienen los principales analistas y centros de estudios económicos nacionales y extranjeros. Por ejemplo, mientras que la posición oficial es que el dinamismo de la economía será de -8.0 por ciento en 2020 y de +4.6 por ciento en 2021, el promedio del mercado piensa que será de -10 y de +3.0 por ciento respectivamente. Por su parte, con respecto al balance público el gobierno estima que tendrá un déficit de -2.9 por ciento cada uno de estos años, mientras que los analistas opinan que será de -4.5 y de -3.5 por ciento respectivamente.

Es preocupante que en el Presupuesto se tiene un incremento en la inversión pública en el próximo año, principalmente debido a los recursos que se canalizarán a los proyectos consentidos de la actual administración, entre los que están la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, pero se mantiene la contracción de la inversión pública durante los siguientes años. Como resultado de esto el crecimiento económico en el país será débil en el futuro, con todos los efectos negativos que esto provocará. Esto se podría compensar con inversión privada, de tomarse las medidas necesarias. En caso contrario se tendrá un deterioro en el entorno económico del país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.