Benito Solis

Para reactivar Acapulco se necesita aumentar la inversión

Se requieren programas de apoyo y no solo de ayuda alimentaria, que sí sirve de inmediato, pero no crea un mecanismo de subsistencia de mediano y largo plazos.

ACAPULCO, Guerrero.- Esta ciudad fue devastada por el huracán Otis, de categoría 5, en la última semana de octubre pasado. La destrucción de edificios de condominios y de hoteles, así como restaurantes, locales comerciales e instalaciones eléctricas, hidráulicas y de drenaje todavía es visible en distintas partes. Con posterioridad al fenómeno meteorológico siguió el saqueo de los comercios por parte de la población, por lo que todavía siguen cerrados numerosos negocios y comercios. En distintas partes se ven largas filas de personas, incluso de varias cuadras, esperando recibir algún apoyo de los gobiernos federal, estatal o municipal, ya sea en efectivo o en mercancías.

Es triste ver una gran cantidad de edificios de departamentos sin ventanas y sin puertas e incluso sin muros por toda la ciudad. Por otra parte, el Centro de Convenciones se encuentra hoy en muy malas condiciones físicas; así como árboles y palmeras tirados por todos lados. Hay cálculos internacionales que estiman en cerca de 15 mil millones de dólares la reconstrucción de la ciudad, esto es cercano a los 300 mil millones de pesos. Esto equivaldría a que el gobierno federal canalizara a esta ciudad la tercera parte de toda la inversión que piensa realizar en todo el país en el presente año, lo cual no es razonable.

Muchas personas han salido de la ciudad para buscar empleo en distintas partes del territorio nacional o incluso en el extranjero, por lo que es difícil conseguir personal para todas las labores de reconstrucción que se requieren. Por lo mismo es loable la reconstrucción tan rápida del estadio para la realización del Abierto Mexicano de Tenis que tuvo lugar en días pasados en la zona diamante de Acapulco. Es motivo de felicitación la decisión de la Asociación de Bancos de México de realizar su Convención Anual en esta ciudad, lo mismo al Tianguis Turístico, lo que apoya la reactivación de la economía de esta zona.

La gran mayoría de los hoteles y restaurantes aquí tienen recursos para seguir operando, aunque sea en condiciones muy estrechas, pero no todas cuentan con los recursos para realizar las inversiones que se requieren en este momento para reconstruir sus instalaciones. Por lo mismo se requieren programas de apoyo y no solo de ayuda alimentaria, que sí sirve en el corto plazo, pero no crea un mecanismo de subsistencia de mediano y largo plazo.

El medio más efectivo para lograr crecimiento y desarrollo económico, no solo en Acapulco, sino en los distintos países, es propiciar un entorno para que prospere la inversión del gobierno y de los distintos sectores de la sociedad. La seguridad legal y la física son fundamentales para lograr esto, así como bajos impuestos, apoyos crediticios y un ambiente de colaboración entre sector público y privado. Sería muy útil el contar con un programa global de reconstrucción que dé orientación a los inversionistas.

Los países que han logrado obtener elevadas tasas de crecimiento son aquellos en donde la inversión representa más del 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Por ejemplo, China logró un impresionante crecimiento cuando la inversión representó más del 30 por ciento del PIB. Por su parte, Singapur llegó a tener una inversión cercana al 50 por ciento del PIB. Lo anterior les permitió a ambos países tener lograr crecimientos superiores al 10 por ciento anuales.

Por su parte, en México la inversión ha estado cercana al 20 por ciento en las últimas décadas, por lo cual nuestro crecimiento es muy inferior. Además, los datos de inversión han tenido una fuerte volatilidad por la importancia que tiene la realizada por las Fuerzas Armadas. Las últimas estadísticas muestran que la inversión logró su mayor nivel en agosto pasado y a partir de ese mes ya muestra una tendencia decreciente, lo cual es preocupante.

COLUMNAS ANTERIORES

El proximo gobierno enfrentará una economía muy deteriorada
Autonomía del Banco de México, base de la fortaleza del peso mexicano

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.