Benito Solis

La economía mexicana mantiene su crecimiento

El incremento en la actividad económica de los primeros ocho meses es de 3.6% anual, con lo que se confirma que México podrá tener un crecimiento superior a 3.0% en 2024.

En su más reciente reporte el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la economía mundial tendrá un crecimiento del 3.0 por ciento en el presente año y del 2.9 por ciento para el próximo. Por su parte, las economías subdesarrolladas y las emergentes del mundo tendrán un incremento promedio de 4.0 pro ciento para ambos años y la zona asiática logrará un dinamismo del 5.2 y 4.8 por ciento en los mismos años. Este organismo pronostica que la economía mexicana crecerá 3.2 por ciento en el presente año y 2.1 por ciento en el 2024.

Lo anterior contrasta con las estimaciones más pesimistas que se tenían a inicios del año pasado, cuando la Fed empezó a subir sus tasas de interés para poder reducir la creciente inflación, sobre todo después el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania y el consecuente incremento en el precio del petróleo y en diversos productos agrícolas. Hoy, es claro que la inercia de la economía norteamericana es fuerte, además de que continúa el elevado déficit fiscal de ese país, por lo que el incremento en las tasas de interés no fue suficiente para reducir la demanda agregada en los países desarrollados. Por otro lado, los precios de los granos y los energéticos bajaron de manera relevante, lo cual apoyó el control de la inflación.

Por su parte, la economía de México se frenó en el segundo semestre de 2018 como resultado del cambio de gobierno y la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco, lo que impactó la inversión privada de manera relevante. Es hasta el año de 2022 cuándo el PIB real regresa a los niveles de 2018, aunque el Ingreso per cápita sigue siendo menor.

El dato de agosto del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), dado a conocer por el INEGI el día de ayer, muestra un crecimiento en comparación al mismo mes del año anterior de 3.7 por ciento. El incremento de los primeros ocho meses con el mismo periodo del año anterior es de 3.6 por ciento, con lo que se confirma que la economía mexicana podrá tener un crecimiento superior al 3.0 por ciento en el presente año. En estas estadísticas destacan el importante incremento del sector de la construcción del 15 por ciento; de los servicios de esparcimiento culturales y deportivos con un aumento del 25 por ciento y de la información en medios masivos de 10 por ciento en este lapso.

Al analizar esta información destaca que la recuperación de la economía está muy apoyada por el incremento de las exportaciones de los años anteriores, aunque las mismas se empiezan a detener por la apreciación del tipo de cambio que encarece nuestros productos en otros países. Además, hay un aumento en el consumo privado derivado de la mayor masa salarial real, resultado tanto por la creación de empleos como por el incremento en los salarios promedio. Esto se debe al mayor salario mínimo y por la escasez de mano de obra que existe en distintas partes del territorio nacional.

Cabe destacar el impacto del gasto público, como es el erogado en las distintas obras emblemáticas del gobierno, sobre todo en el sur del país, que requieren importantes recursos públicos. Además, destaca el gasto del gobierno en pensiones y las transferencias derivadas de los diversos programas sociales, que representan más del 25 por ciento del total de sus egresos.

Esto recuerda lo que sucedió en Argentina en la época de Perón, cuando se crearon diversos programas sociales, programas de pensiones y se incrementaron los salarios de manera relevante, políticas que se mantienen en la actualidad. Se estima que estos apoyos del gobierno representan cerca de la tercera parte del gasto público y otra parte importante se canaliza al servicio de la deuda de aquel país. Esto ha creado lo que denomino el “déficit fiscal estructural”, el cual no se puede reducir debido a las presiones sociales, lo cual provoca las periódicas crisis financieras que tiene esa nación. Habrá que ser cuidadosos para que la economía mexicana no caiga en este ciclo económico perverso.

El autor es economista.

COLUMNAS ANTERIORES

El proximo gobierno enfrentará una economía muy deteriorada
Autonomía del Banco de México, base de la fortaleza del peso mexicano

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.