Anderson Report

Play City: el principal negocio que Televisa puso en Bolsa

Si bien el anuncio y el nombre de la acción refiere al Club América, la nueva empresa de Emilio Azcárraga revela que es el juego su mejor ‘apuesta’.

La exitosa colocación de la acción ‘Águilas’ en la Bolsa Mexicana de Valores es una excelente oportunidad para ver en las 400 páginas de los estados financieros los números de la empresa madre (Ollamani), donde Televisa colocó sus negocios no televisivos: el fútbol (con Club América y el Estadio Azteca), las apuestas (PlayCity) y la producción y distribución de revistas (Editorial Televisa e Intermex).

Pero, si vemos los ingresos de esta nueva empresa escindida del conglomerado de Emilio Azcárraga, los datos revelan que la principal fuente de ingresos son los casinos, que dejan 49.5 por ciento de los pesos de esta firma versus 42.4 por ciento que aporta el fútbol y 8.1 por ciento del negocio editorial.

Según el último balance a septiembre de 2023, en ‘Águilas’ (Ollamani) los 18 casinos de PlayCity tuvieron ingresos por 2 mil 223.8 millones de pesos (mdp), el Club América y el Estadio Azteca por mil 903.9 mdp, mientras que Editorial Televisa con Intermex sumaron 364 mil 412 pesos.

También, la colocación ha permitido ver que esta empresa nueva en la BMV perdió 21 por ciento de ingresos entre 2022 y 2023, siendo los negocios que más cayeron aquellos vinculados con la afición y su brazo editorial (que perdió 47 por ciento de ingresos en un año).

Si bien Azcárraga es, a través de un fideicomiso, el accionista mayoritario en ‘Águilas’ con casi el 45 por ciento, los otros socios son la firma estadounidense de fondos mutuos Dodge & Cox (6.9 por ciento), el gigante inversionista BlackRock (3.7 por ciento) y el fondo de inversión FPR Partners (3.4 por ciento).

Poner a una empresa en la Bolsa es una oportunidad de transparentar información que muchas veces queda (como en el caso de Televisa) embebida en un consorcio con múltiples negocios. Fundamentalmente permite ver cómo es el negocio del fútbol, uno de los sectores con menos información financiera.

La salida de ‘Águilas’ permite conocer, además, otros datos interesantes:

1) El América tiene 40 millones de aficionados entre México y Estados Unidos; 23.5 por ciento de los fans de la Liga BBVA MX y es el club con más seguidores en redes sociales: 23 millones en total.

2) El Estadio Azteca tuvo ingresos en 2023 por 115.2 mdp, donde 43.2 mdp son de la publicidad en pantallas. La inversión que demandará su adecuación para recibir al Mundial 2026 será de 900 mdp.

3) La empresa incluye las operaciones del Teatro de los Insurgentes en la CDMX, mismo que está arrendado a OCESA.

4) Editorial Televisa (con 11 revistas) circuló 11 millones de ejemplares en 2022 y eso equivale a 19 por ciento del mercado de revistas en el país.

5) Intermex, su negocio desde hace 50 años de distribución de libros y revistas, distribuye a través de puntos de ventas y voceadores el 46 por ciento de todas las revistas que circulan en el país. Entre 2022 y 2023 sus ingresos cayeron de 259 mdp a 188 mdp.

Pero, nuevamente, la mejor apuesta de la empresa “Águilas” no son precisamente el club y sus negocios sino los Juegos y Sorteos. Con 18 locales de PlayCity en el país y 6 mil slots de juegos recibe 4 millones de jugadores por año. Si bien también tienen juegos en línea, 96 por ciento de los ingresos es por sus salas físicas en 13 estados de la república. El gasto promedio por cada cliente en sus casinos es de 758 pesos.

Es, además, el negocio donde más crecieron los ingresos para Televisa entre 2022 y 2023, un salto de 22 por ciento en ese lapso.

Entonces, más que agradecerle el éxito de la colocación de la acción en la BMV a la afición del América, son los otros jugadores, los de sus casinos, quienes son el mascarón de proa de su nueva empresa escindida de Televisa.

COLUMNAS ANTERIORES

El poco crecimiento que nos deben los monopolios familiares
Mercado laboral: México al nivel de Venezuela

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.