Presidente, ¿en verdad quiere visitar pozos?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Presidente, ¿en verdad quiere visitar pozos?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Presidente, ¿en verdad quiere visitar pozos?

04/12/2019
Actualización 04/12/2019 - 11:46

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, inicia hoy una gira por las zonas petrolera del país para preparar la visita que el Presidente Andrés Manuel López Obrador hará este fin de semana para supervisar el avance del plan para revertir la caída en la producción de hidrocarburos.

Sin embargo, me cuentan que no todo será miel sobre hojuelas, pues la mayoría de los proveedores de Pemex Exploración y Producción (PEP) están desesperados, pues en el afán de cerrar el año con superávit presupuestal, los están ahogando en deudas.

Y no es para menos. Ayer, en el taller para el último adecuado presupuestal del año en Villahermosa, Pemex simplemente no pudo darles ni esperanza a los proveedores. Me comentan que ni José Luis Chávez, subdirector de portafolio de PEP; ni Silvina Avilés Ortíz, gerente de Programación y Evaluación Operativa, dieron la cara por las decisiones de Alberto Velázquez, quien me cuentan, en la Dirección Corporativa de Finanzas, solo recibe a grandes firmas del tipo Halliburton y Schlumberger.

La estrategia es clara, PEP pretende mandar todos sus pendientes como Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (las temidas Adefas), sin garantizar sus pagos a los proveedores, y con ello, corren el riesgo de también enviar a Adefas la confianza que tienen en el proyecto de la petrolera, vital para sostener la política energética de la #4T.

La situación es grave. Si el fin de semana los proveedores amagan al Presidente con cerrar pozos, no es por berrinche, es que simplemente no tienen para seguir operando. Abusados.

Aún en este contexto, la industria sigue moviéndose. El próximo 11 y 12 de diciembre se llevará a cabo el Foro FPSO México, organizado por Oil & Gas Alliance, que dirige Ricardo Ortega. Ahí, el WTC de Veracruz, la industria de offshore se dará cita para hablar del potencial de inversiones que pueden resultar de desarrollar los potentes barcos en el país, y que serán requeridos cada vez más por las petroleras en territorio mexicano.

La oportunidad es enorme, según la firma, si tan solo 15 de los 30 proyectos en aguas profundas que se tienen detectados, tienen éxito, las empresas deberán invertir unos 45 mil millones de dólares en estos fascinantes sistemas flotantes. Veremos.

Quizá sea por el ambiente navideño o por el simple gusto de avanzar, pero al parecer, el nuevo encontronazo entre el Gobierno y el sector privado energético por las modificaciones que hizo la Sener a los Certificados de Energías Limpias (CEL's), está bajando de tono y huele más a negociación.

Ayer, la Secretaría de Energía envió a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), una propuesta para modificar el Segundo Transitorio del “Acuerdo por el que se modifican los lineamientos que establecen los criterios para el otorgamiento de Certificados de Energías Limpias (CELs) y los requisitos para su adquisición, publicados en el Diario Oficial de la Federación el 31 de octubre de 2014” publicado el 28 de octubre de 2019 en el DOF."

La idea es despejar esa duda que se pudo generar respecto a que el otorgamiento de CEL's fuera retroactivo para las centrales eléctricas limpias de CFE, tomando en cuenta desde su puesta en operación. Pues al eliminar el tema de la retroactividad se aclara que solo se les entregarán CEL's posteriormente a la fecha en que esto quede publicado.

Me cuentan que de manera paralela, un selecto grupo de empresa grandes se ha reunido con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, y con Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico del Ejecutivo federal, y al parecer se han mostrado muy receptivos respecto de las implicaciones de la medida.

Es aún temprano para decir que se ha llegado a un acuerdo, pero al parecer pronto podrían haber noticias en un sentido favorable para todos. Celebro.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.