Pemex, las decisiones
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pemex, las decisiones

COMPARTIR

···
menu-trigger

Pemex, las decisiones

11/12/2019

Aunque el plan de infraestructura para el sector energético se presentará hasta enero, y desconocemos los proyectos en los cuales Pemex se enfocará, podría decirles en dónde se ha dejado de invertir.

Fuentes que se acercaron a este espacio revelan que están rescindiendo contratos de transporte, almacenamiento e incluso de mantenimiento de infraestructura de petrolíferos. Proyectos que formaban parte de la política para elevar los niveles de almacenamiento de combustibles, algo positivo que hemos destacado en este espacio, que dejaron los reformadores del sexenio pasado, y que hoy se está deteniendo.

En contraste, la instrucción es clara: priorizar la refinería de Dos Bocas. Esto ha llevado a Pemex Transformación Industrial a a tomar una serie de decisiones ‘necesarias’ pero que tendrán un efecto importante en el corto y largo plazos.

Lo más preocupante es que ya no quieren invertirle a elevar su capacidad de almacenamiento. Recordemos que hoy en el país es de menos de tres días en promedio, y en el caso del Valle de México es de de apenas unas cuantas horas.

De acuerdo con las políticas de almacenamiento de la Secretaría de Energía, Pemex, y cualquier otro comercializador de combustibles, tendría la obligación de tener un respaldo de cinco días a partir del siguiente año, y tendría que incrementarlo a 13 para final del sexenio, sin embargo, la propia Sener está en vías de modificar la normativa para que no solo se extienda el plazo para que Pemex cumpla, sino para que se quede en cinco días durante todo el gobierno de López Obrador.

En realidad, lo que busca el gobierno de la #4T al empujar dichas modificaciones es ‘blindar’ de cierta forma el presupuesto para Dos Bocas, pero a un precio muy alto, y hasta irónico si lo vemos en perspectiva, pues se está comprometiendo la autosuficiencia, ¿o no?

Parece ser que la gira del fin de semana pasado a plataformas y a Dos Bocas sirvió para bajar la tensión entre los directivos de Pemex y la secretaria de Energía. Ya que el conflicto estaba subiendo de tono por la aplicación de la nueva ‘microestructura’ al interior de la petrolera, donde Rocío Nahle está en desacuerdo por la inoperancia de la misma y por el privilegio de nuevos personajes sin experiencia en las plantas y áreas de producción, pues la dirección de Administración cada día suma más burócratas y allegados de nuevo ingreso a la empresa productiva.

En pleno complejo Akal C de la Sonda de Campeche, el Presidente, con megáfono en mano, prometió a los trabajadores que ninguno sería desplazado, que por el contrario, instruyó para que se realice un programa para ir ‘basificando’ a los trabajadores transitorios. Dicen los testigos que la sonrisa de Nahle era de oreja a oreja, tal vez recordando sus años de lucha de justicia laboral. Contentos.

Empresarios que realizan operaciones de comercio exterior de hidrocarburos se acercaron a este espacio para denunciar que desde el 27 de octubre han tenido afectaciones en aduanas, pues tanto vía marítima como en tren, les han estado deteniendo la mercancía.

Los principales productos involucrados son combustibles, pero me reportan que también se han visto afectadas operaciones de acero y textiles, principalmente.

De acuerdo con las fuentes, las afectaciones económicas por intermitencias en los sistemas que controla la Administración General de Aduanas, que dirige Ricardo Ahued, y que le reportan al SAT, rondan los 2 mil millones de dólares diarios, de los cuales por pagos de impuesto se han dejado de ingresar unos 500 millones de dólares al día. ¿Será que como a Pemex, les hackearon el sistema? Ojalá este tema quede claro en la entrega que haga la ministra Margarita Ríos Farjat de la dependencia. Atentos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.