"Los gasoductos no van a ningún lado"
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

"Los gasoductos no van a ningún lado"

COMPARTIR

···

"Los gasoductos no van a ningún lado"

03/07/2019
Actualización 03/07/2019 - 12:09

A unos días de arrancar la negociación con las empresas que construyeron siete gasoductos, Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) defiende que los contratos firmados son “leoninos” porque le han causado perjuicio a las finanzas de la empresa productiva del Estado.

Ayer, Bartlett ofreció una conferencia de prensa larga donde lanzó varios mensajes fuertes: uno a los organismos empresariales del sector privado, donde les afirma que tiene todo el respaldo del presidente López Obrador en la controversia, y que dejen de echarle el ojo al gas natural de los gasoductos en disputa porque es para generar más electricidad, no para resolver los problemas de escasez que enfrenta la industria en la península de Yucatán.

“El Consejo Coordinador Empresarial, con todo respeto, pues yo creo que ignora estos antecedentes.... la Confederación Patronal de la República Mexicana, COPARMEX, dice que hay falla de gas en la península y entonces empiezan a decir que como hay un problema de gas en Yucatán, este gasoducto era para resolver el problema de gas en Yucatán… la Confederación de Cámaras Industriales, CONCAMIN, dice que falta de gas en la península, no tiene nada que ver”, dijo.

Un respaldo que quedó en entredicho cuando el presidente López Obrador recibió en Palacio Nacional a los mismos líderes empresariales que Bartlett había descalificado unos minutos antes, y a quienes les prometió instalar una mesa de conciliación, a pesar de que los involucrados habían fijado ya un calendario para iniciar las negociaciones.

Ahí, reveló el otro mensaje “los gasoductos no van a ningún lado”, dijo.

Pero, ¿a qué se refiere? A que el afamado sistema de gasoductos que permitiría aprovechar el gas natural más barato del mundo, que fue concebido en el sexenio de Felipe Calderón y que costó alrededor de 10 mil millones de dólares, estuvo apalancado en la construcción de 14 plantas de generación eléctrica que no se materializaron.

“El sistema de gasoductos alimentaría a 14 plantas de CFE, muy racional pese a que son privados, pero esas 14 plantas nunca se construyeron, es inverosímil, se hace un sistema de gasoductos que cuesta un dineral, privado, para ir a plantas que no existen, que no se licitaron, es otro problema que tenemos”, dijo el exgobernador de Puebla, exsenador, exsecretario de Gobernación… et al.

Con dichas plantas quizá no se habrían incrementado los riesgos en materia energética que hoy sortea la CFE en la península de Yucatán, pero por razones que no quedan claras simplemente no se llevaron a cabo y dejan dos preguntas en el aire: ¿Por qué no se construyeron esas 14 plantas?, y si ya no hay plantas, ¿por qué no cancelar esos contratos?

Sin duda esas 14 plantas son la parte medular de un proyecto que quedó perdido en gobierno pasado. Quizá el equipo de Peña Nieto estaba más interesado en 'la carnicería' de dividir a la CFE, como ayer también se refirió Bartlett a las seis subsidiarias que, por cierto, están pendientes de reorganizarse.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.