La mano de Urzúa en el sector energético
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La mano de Urzúa en el sector energético

COMPARTIR

···

La mano de Urzúa en el sector energético

18/07/2018
Actualización 18/07/2018 - 10:53

La estructuración del gabinete ampliado de Andrés Manuel López Obrador tienen de nervios a todo el sector energético, pues a pesar de que la cabeza ya está definida en la persona de Rocío Nahle como secretaria de Energía, las direcciones de Pemex, CFE y todas sus filiales aún están en proceso de concretarse, vaya, no hay listas definitivas, lo cual es comprensible pues si lo vemos fríamente sólo ha pasado una quincena desde el arrollador triunfo del tigre macuspano, y todo su equipo estaba metido de lleno en la campaña.

Aún así, y en medio de la integración de este gabinete, el futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, ha dejado sentir su mano en la esfera energética de Andrés Manuel, pues ha empujado varios perfiles para integrarse a la lista, incluso algunos de ellos han sido alumnos de Gerardo Esquivel en el Colmex.

Las recomendaciones, según me cuentan, han sido recibidas con gusto al interior de la esfera, pues reconocen la calidad técnica de los postulantes, sin mencionar que implícitamente deben conservar un puente firme y seguro con el ala tributaria y fiscal del gobierno de Andrés Manuel, quienes por cierto han acaparado la agenda informativa al ser los más cuestionados sobre la viabilidad financiera de las promesas del nuevo gobierno.

Incluso hoy se tendría una reunión para definir algunos nombres que podrían ser presentados, en una terna definitiva, a López Obrador, y en la que por supuesto están los alumnos de la dupla Urzúa-Esquivel, como es el caso de José Luis Chávez Calva, quien ha sido profesor del Colegio de México, tiene un doctorado en Economía por la Universidad de Essex, en Reino Unidos, y quien fuera encargado de la Unidad de Electricidad de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Ha trascendido que Chávez Calva figura para dirigir la Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin embargo, en esta contienda se enfrenta a Manuel Bartlett, el mítico político que ya ha sido de todo: diputado, senador, gobernador, secretario de Estado… pero no director de una empresa productiva del Estado, y quien por cierto, también estudió en Inglaterra, en la Universidad Victoria, de Mánchester, pero en 1968, y que solito levantó la mano para llegar a la dirección de la CFE, pues cree que AMLO se lo debe.

Las visiones de amos chocan estrepitosamente. Por un lado, Bartlett ha dicho que la reforma energética está destrozando a Pemex y a la CFE, y que la CRE debe regresar a la Secretaría de Energía; por su parte, Chávez Calva afirma que desde la dirección de la CFE se debe contribuir a la apertura del mercado eléctrico sin descuidar los fundamentales de la empresa a la que, dijo, se debe fortalecer de una manera responsable.

La decisión que tomen AMLO y Nahle respecto a estos puestos será crucial, pues el peso que tienen estas empresas en la industria sigue siendo preponderante; públicamente ambos han dicho que mantendrían y aprovecharían la reforma energética, así pues, la mejor forma de hacerlo será tomando decisiones técnicas y no políticas.

Al interior de Pemex las aguas están agitadas, en especial en la Unidad de Responsabilidades, a cargo de Martha Elvia Rodríguez Violante, por donde han pasado denuncias y denuncias sobre temas escabrosos de la petrolera nacional, pero que siguen apilándose en el escritorio.

Una de esas denuncias que siguen sin respuesta, por ejemplo, fue la que realizó el 11 de julio de 2017 el senador Mario Delgado, donde pedía respuesta por la inacción de Unidad de Responsabilidades de Pemex ante el megaescándalo de corrupción Odebrecht y el pago confeso de sobornos por 10.5 millones de dólares altos funcionarios de la petrolera, y que a más de un año de haber sido sellada de recibido, no hay avances al respecto.

“Es inadmisible que ante el grotesco esquema de corrupción operado por esas empresas, en Petróleos Mexicanos no haya respuesta contundente”, señaló entonces el legislador en una carta dirigida a Rodríguez Violante, quien me cuentan, ha tratado de mover influencias en magistrados para asuntos personales.

El silencio de la Unidad de Responsabilidades, para algunos dentro y fuera de la petrolera, es simplemente inadmisible. En lo que resta del año las aguas se agitarán más y Pemex requerirá de personal íntegro que permita avanzar al nuevo gobierno en el combate contra la corrupción.

Durante esta semana la Coordinación de Procura y Abastecimiento de Pemex Exploración y Producción estará a cargo de Pablo Joel Vera, gerente de Contrataciones para Producción, que sustituirá temporalmente a su jefe Miguel Ángel Lugo Valdez, quien de acuerdo con un oficio del que tengo copia, se tomó unas vacaciones.

El problema es que durante estos días se cierran acuerdos importantes de la petrolera nacional, parte de los 28 contratos pendientes que mencioné en la entrega anterior, y que ahora estarán brevemente a cargo de Vera, quien tiene a cuestas una denuncia en la Secretaría de la Función Pública por haber omitido la reclamación de una fianza a la empresa Industrias Lugarth, después de habérsele rescindido su contrato, una empresa que ya estuvo inhabilitada por problemas con Caminos y Puentes Federales en 2006.

El 'pequeño olvido', que fue descubierto por la Auditoría Superior de la Federación, y que está disponible en su página de internet, sacó a la luz una colusión entre los servidores públicos del área de Procura; mientras, todo este asunto sigue a la espera de ser resuelto y aplicar las sanciones que correspondan a los involucrados.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.