El pendiente que podría rescatar a Pemex
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El pendiente que podría rescatar a Pemex

COMPARTIR

···
menu-trigger

El pendiente que podría rescatar a Pemex

13/03/2019
Actualización 13/03/2019 - 10:58
columnista
Atzayaelh Torres
Energía con H al Final

Seis días después de que tomó la dirección general de Pemex, Octavio Romero Oropeza tuvo su primera reunión con el Consejo de Administración de la petrolera. Ahí, le aprobaron la construcción de la refinería en Dos Bocas, y le instruyeron la realización de las gestiones necesarias para dicho fin.

De acuerdo con el Acta de la Sesión Extraordinaria del 7 de diciembre de 2018, de igual forma, el Consejo de Administración de Pemex le pidió a su director general presentar a la brevedad “el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos y sus Empresas Productivas Subsidiarias actualizado, con los proyectos estratégicos de la empresa y con los recursos financieros respectivos”, pero ese día no ha llegado, y quizá no llegue, pues por ley no hay un plazo.

En su lugar y una semana después de esa reunión, el 15 de diciembre se presentó el Plan Nacional de Producción de Hidrocarburos con el que se pretende “rescatar”, pues así lo ha expresado reiteradamente el presidente López Obrador, a Pemex. Sin embargo, el Plan de Negocios, o el manual operativo, la tesis, la carta de navegación, la hoja de ruta que respaldará la ambiciosa estrategia operativa quedó, por decirlo así, en el ‘limbo’.

En este contexto Pemex llegará el lunes a un aniversario más que simbólico de la expropiación cardenista, sobre todo por la carga de nacionalismo en el discurso de hace más de dos décadas del hoy presidente de la República; así, la estructuración de un Plan de Negocios detallado resulta más que necesario y podría ayudar a calmar las aguas de los feroces y difíciles mercados financieros internacionales.

Si es mucho pedir, en ese nuevo documento que sustituiría al de 2017-2021, que no pudo concretar ni una de las metas estratégicas, Pemex debería considerar incluirle una buena ronda de farmouts (que no consiguió el gobierno ‘reformador’ de Peña, mismo que solo amarró tres de 60), una herramienta de la reforma energética que para nada violenta el discurso de soberanía energética, pues Pemex continuaría teniendo el control de los proyectos y aprendería mucho.

Sin embargo, una cosa es cierta, el gobierno no quiere pasar por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), pues no se van a arriesgar a no tener el control de la asignación de esos contratos. ¿Una pista más de los cambios que se preparan a la Ley de Hidrocarburos?

Nada impide una estrategia así, incluso podría ser aguas profundas del Golfo de México, área prometedora, atractiva para los grandes jugadores de la industria, que por el momento no está contemplada dentro del pull de campos que Romero Oropeza tiene en mente y en el Plan del 15 de diciembre.

Una de las grandes interrogantes del esperado evento del 18 de marzo en la refinería de Tula, Hidalgo, será la asistencia del líder petrolero Carlos Romero Deschamps, quien ante la imposibilidad de reunirse en privado con el presidente López Obrador durante la transición, se desvivió en desplegados dando su apoyo (no solicitado) al plan energético del mandatario en los primeros días de su gobierno.

Lo cierto es que el presidente López Obrador ha mantenido mucha distancia de Deschamps, y públicamente ha manifestado que se mantendrá respetuoso de la vida sindical de Pemex, sin embargo, no es un secreto el apoyo que han recibido desde Morena los de Petromex, la organización laboral que busca aprovechar la reforma laboral para que le tomen nota como sindicato paralelo a de Deschamps y puedan irlo debilitando poco a poco.

¿Romero por fin podrá tomarse la foto con quien ahora pretende hacer su líder?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.