Energía con H al Final

Abusados con la Región Sur de Pemex

La 4T sigue de cerca los pasos de un antiguo directivo que consigue órdenes de servicio en una de las zonas más prolíficas de la petrolera nacional.

A la vieja usanza, a la vieja escuela, la forma en que exfuncionarios de Pemex hacen negocios a costa de su red de relaciones en la petrolera no ha cambiado. En este espacio hemos mostrado varios de ellos, y con mucha indignación hoy reportamos otro.

Me refiero a la serie de empresas para las que gestiona trabajos y/o servicios Héctor Agustín Mandujano Santiago, el otrora 'zar' de la Región Sur de Pemex Exploración y Producción (PEP), quien fue jubilado el 3 de diciembre de 2018 con una investigación a cuestas por un recobro de 1.2 millones de dólares y casi un millón de pesos para empresas prestadoras de servicios adicionales por trabajos fuera del contrato 421004850 que PEP celebró con el consorcio formado entre Halliburton y su filial Servicios Profesionales Petroleros para trabajos diversos en pozos del Activo Samaria Luna de octubre a diciembre de 2014, misma por la cual actualmente Pemex enfrenta una demanda por más de 100 millones de dólares, y todo por que Mandujano aprovechaba su investidura... todo esto de acuerdo con documentos oficiales a los que tuve acceso.

Esta 'movida' no solo le costó a Mandujano el exilio de la prolífica Región Sur, sino también a su operador, Carlos Cabra; y en aras de esconder a Mandujano, fue enviado como administrador del Activo Terciario del Golfo y después a la Cuenca de Burgos desde febrero de 2017, asignaciones a las cuales siempre fue acompañado de Cabra, su fiel escudero, hasta su salida de la petrolera toda vez que la #4T llegó a barrer con muchos otros 'ingenieros' de este perfil en los mandos medios y altos de la petrolera nacional.

A pesar de ello, me informan que Mandujano sigue siendo célebre justo en esa misma región petrolera donde comenzó su carrera, la Región Sur, representando a empresas como Integradora de Perforaciones y Servicios (IPS), Grupo Industrial Tabasco (GITSA) y CIABE, todas ellas de Austreberto Cobos, en los cuatro activos Samaria-Luna, Bellota, Macuspana y Agua Dulce.

Ahí, me reportan altos mandos, Mandujano presiona para tener mano y obtener órdenes de trabajo, inclusive algunas de ellas con servicios intangibles donde se llevan buena tajada las áreas y coordinaciones de los activos que se dedican a asignar servicios de perforación, reparación e intervenciones a pozos.

Y no es para menos, la Región Sur es la más prolífica de Pemex en tierra. Tan solo durante febrero de este año aportó más de 247 mil barriles diarios con los cuatro activos que la componen, siendo el de Samaria-Luna el más importante de la región con 89 mil barriles diarios durante el segundo mes de este caótico 2020.

Me cuentan desde el corporativo de Pemex que los administradores de dichos activos y coordinadores en la famosa torre empresarial ubicada en paseo Tabasco se arriesgan mucho a recibir a Mandujano y compañía, sobre todo porque la #4T lo jubiló (sabemos qué significa eso) por sus sabidos antecedentes.

Sabemos que ni en los últimos pisos de la Torre de Pemex ni en la Secretaría de la Función Pública les es indiferente este personaje, y menos hoy que la producción petrolera es un asunto más que delicado en el vida pública nacional . Abusados.

Expo virtual

No se pierda hoy la Expo Oil&Gas, primer evento virtual organizado por Oil & Gas Alliance, de Ricardo Ortega, un gran esfuerzo en medio de las limitantes que se tienen por la contingencia sanitaria que ha causado la pandemia del Covid-19.

La discusión no puede parar en el sector petrolero. La semana pasada me tocó participar, pero hoy toca el turno a José Friedrich, subsecretario de Promoción y Atracción de Inversiones de Tabasco; Merlin Cochran, director de la Amexhi; Larry Rubin, presidente de la American Society, entre otros. Atentos.

COLUMNAS ANTERIORES

Tres años persiguiendo la soberanía energética
Reforma eléctrica sin intermediarios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.