Energía con H al Final

Comisionistas, el cáncer del gas LP

Son el pervertido eslabón de la cadena de distribución del gas LP que creció al amparo de gobiernos anteriores y de las mismas empresas establecidas, que les tienen pavor.

Trascendió ayer la amenaza de protestas por parte de grupos gansteriles que tienen amagado con no suministrar gas LP en los municipios y alcaldías del Valle de México hasta que no lleguen un arreglo con el gobierno federal por la fijación de precios al consumidor.

No se dejen engañar, estos grupos porriles son el verdadero cáncer de la industria de gas LP en el país. Son los llamados comisionistas, el último y pervertido eslabón de la cadena de distribución del combustible, que creció y floreció al amparo de todos los gobiernos, así como de las mismas empresas establecidas, quienes les tienen pavor por la violencia con la que operan.

Estos grupos, los comisionistas, y de los cuales hemos hablado en entregas anteriores, además de tener secuestrada la competencia en sus principales zonas de influencia, operan sin permisos, rotulándose nombres de empresas distribuidoras establecidas, y también son el vehículo favorito y perfecto para que los huachicoleros coloquen el gas LP que todos los días le sustraen a Pemex.

Hay múltiples videos que dan cuenta de la voracidad de estos comisionistas peleándose a garrotazos las calles. Son bravos, no hay duda. No hay autoridad que pueda con ellos. Se gobiernan solos, coluden precios y desde el trono de la impunidad contemplan el imperio que han creado al amparo de años y años de complacencias.

Hoy finalmente dan la cara, ofendidos por verse afectados en sus intereses. Lanzan una amenaza, pues la única forma que conocen para imponer su ley, la que ellos han creado. Ellos no conocen de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), del Mont Belvieu, de oferta y demanda, de permisos de la Sener. Ellos, los comisionistas, están esperando negociar en lo oscuro, donde viven, donde transan, donde roban, donde violentan.

Dichos grupos son a quienes la autoridad debería tener entre ojos. Las grandes asociaciones de distribuidores establecidos los tienen plenamente identificados. Hay expedientes sobre ellos con pruebas acumuladas durante décadas, pero lo que no hay es valor para afrontarlos. Tienen el control, ¿por cuánto tiempo?

Otros gánsteres

Y hablando de gánsteres del gas LP, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aceptó una denuncia por prácticas monopólicas en el mercado del gas LP en Baja California, que apunta a los grupos empresariales Zeta Gas y Grupo Tomza, de Evangelina Zaragoza López y Tomás Zaragoza Ito, además de autoridades estatales y municipales como la Secretaría Economía Sustentable y Turismo del Estado, la Fiscalía General del Estado, el Ayuntamiento de Tijuana y las asociaciones civiles Retos y Logros Cumplidos y Por la Seguridad e Integridad de Tijuana, quienes de acuerdo con la denuncia, son señalados como responsables de operar una red de estrategias jurídicas, mediáticas y políticas que buscan establecer barreras a la competencia y la libre concurrencia, así como por incurrir en delitos contra la economía doméstica.

La denuncia fue interpuesta ayer por la gasera sonorense Blue Propane, propiedad de Jorge Alberto Elías Retes, quien desde hace más de cinco años ha buscado instalar diez estaciones expendedoras de gas LP en la ciudad de Tijuana, y a pesar de tener todos los permisos que emite la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), no lo ha conseguido.

De acuerdo con el representante legal de Blue Propane, Alan Jaramillo, las autoridades del municipio de Tijuana han sido cómplices de las empresas de la familia Zaragoza y han creado reglamentos que en la práctica estarían por encima de la legislación federal que determina que la federación es la única competente en materia de seguridad e hidrocarburos, por lo que existiría una invasión del municipio a las competencias de la federación.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

¿Y para cuándo el sindicato?
Cinco años han pasado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.