menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los dos sectores eléctricos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los dos sectores eléctricos

13/02/2021
columnista
Atzayaelh Torres
Energía para todos

El ejercicio de Parlamento Abierto que simuló una discusión entorno a la iniciativa preferente de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica nos dejó claro que en México existen dos sectores eléctricos.

No importa cuántas veces los exfuncionarios, empresarios, académicos y cabilderos disfrazados de expertos repitan la frase: “queremos una CFE fuerte, por eso estamos aquí”, porque no es verdad, en la realidad les estorba e incómoda cualquier cambio a un modelo energético que les construyeron a modo, y en el cual solo les interesaba desterrar todo lo social, pues ni siquiera pudieron sentar las bases para que a nivel doméstico exista la competencia; su intención en todo momento ha sido darle prioridad a las empresas por encima de los consumidores y colgarle al Estado todo lo que les estorba, pero que no se puede hacer a un lado.

En este sector energético no les interesa dar energía limpia, sino hacer dinero. Lo peor que les puede pasar es tener una CFE funcional, pues la dividieron, le cargaron facturas que no le corresponden, y quisieron construir un castillo de primer mundo encima de sus oxidados fierros.

Fueron a ese parlamento a curarse en salud, a derrochar soberbia, a gritarle al país su necesidad de tener la razón, aún sabiendo que sus resultados beneficiaron solo a un grupo, que solamente un gobierno a modo podría mantenerles ese castillo que hoy se desmorona.

Por otra parte, en el otro sector eléctrico tenemos a los que les cuesta mucho trabajo acoplar el discurso de la justicia social al rigor técnico de una industria llena de variables; que se quedan cortos en argumentos y no quieren escuchar a los personajes objetivos, a los equilibrados, que en este Parlamento Abierto fueron muy pocos.

Cierto es que solamente con ideología no se puede gobernar, pues se requiere de acciones contundentes que demuestren resultados, contrario a lo que ocurre, por ejemplo, en Pemex.

Desafortunadamente no existen puntos de coincidencia entre los dos sectores eléctricos en México. Ambos caminos han sido probados en el pasado y ninguno converge con las necesidades del México actual; un México que no para, pero que ya no tiene dinero para seguir manteniendo el ritmo.

La contrarreforma del presidente Andrés Manuel López Obrador está en marcha. La iniciativa preferente ya se aprobó en comisiones, y va a ser una realidad, misma que por supuesto rechazará el otro sector eléctrico en tribunales, tratando de detener lo inevitable: el cambio.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.