Energía para todos

Gas LP, ¿de regreso al control de precios?

El precio final del gas LP, que utilizan ocho de cada diez hogares en el país, no ha parado de subir.

En 2017 se liberó por completo tanto el precio como la importación de gas LP, por ordenanza de la reforma energética de 2014. A partir de ese momento el precio final del energético que utilizan ocho de cada diez hogares en el país, no ha parado de subir, claro, con sus respectivas características de estacionalidad, pero siempre recupera la tendencia ascendente.

En diferentes oportunidades, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) advirtió que ese mercado que se pretendía liberar de golpe, estaba concentrado, sin embargo, la fiebre de la apertura energética pudo más.

Así que hace cuatro años, por petición de la propia CRE; la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició una investigación al mercado del gas LP, que de acuerdo con el propio vigilante de la competencia en el país, es la más exhaustiva que ha realizado. Sin embargo, a pesar de que ha dado pasos importantes, aún no puede concluir de una forma definitiva si existe o no arreglo de precios y repartición de zonas por parte de las empresas del sector.

Tanta cautela no es para menos, la investigación se centra principalmente en ochos grupos empresariales, familias, pues, que concentran la mayor parte del mercado, quienes mediante una red de representantes 'fragmentaron' artificialmente el mercado donde ellos mismos son los que fijan los precios, y donde en algunos casos, consiguen márgenes de ganancia de hasta diez pesos por litro (sí, un margen de utilidad como del 50 por ciento o más).

La Cofece se ha tenido que ir con pies de plomo en la investigación, y sobre todo en las conclusiones que de ella emane, porque de confirmarse las acusaciones, quedaría manifiesto que la liberación del mercado de gas LP fue anticipada, y por consiguiente, se tendría que emitir una recomendación para que se regrese al control de precios.

Así, me cuentan expertos y exfuncionarios que hablaron a este espacio, en caso de una conclusión contundente, el precio del gas LP, que hoy se encuentra en niveles históricamente altos, hasta 25 pesos por litro en Acapulco, por ejemplo, podría bajar de golpe, trayendo consigo beneficios palpables para la población, que es uno de los principales objetivos de la Cofece, y donde podría encontrar eco y coincidencia con la estrategia energética del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El robo, sin control

El otro lado de la moneda de la industria del gas LP, es la incontrolable rapiña a los ductos de Pemex; un mercado negro que ha generado distorsiones tremendas principalmente en Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro, Guanajuato, Jalisco y Tamaulipas.

Ante ello, trascendió ayer que el Senado de la República aprobó un dictamen donde se exhorta a las autoridades encargadas de la seguridad Nacional a realizar, en el ámbito de sus competencias, las acciones necesarias a nivel federal, estatal y municipal, de manera coordinada, con la finalidad de combatir los delitos relacionados con el robo del popular hidrocarburo.

Y no es para menos, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP (Amexgas), en los últimos 20 años se han detectado 83 mil 529 tomas clandestinas, de las cuales 59 por ciento se han realizado en los últimos tres años. El organismo afirma que la cantidad robada es tan grande que sería suficiente para abastecer la necesidad de la demanda de los países de Colombia y Ecuador juntos, causando un daño patrimonial a Pemex de 30 mil millones de pesos al año. Atentos.

COLUMNAS ANTERIORES

Golpe al monopolio de gas LP
En jaque, la soberanía energética

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.