Análisis sin Fronteras

No tan lejos de Estados Unidos: Negociando con Biden (parte dos)

Probablemente sea imposible encontrar una administración que mejor conozca y entienda a México y los retos de la relación, como la de Biden .

"Bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos". No sé si fue un resbalón freudiano, pero escuchando los comentarios de Manuel López Obrador describir cómo se llevó a cabo la reunión con Joe Biden, es claro que el presidente de México todavía no entendió la "trampa" que le puso el equipo negociador de Estados Unidos.

Hace dos semanas, en este espacio comenté que sería un error si Andrés Manuel López Obrador y el canciller Marcelo Ebrard asumieran que, debido a la pandemia y la crisis económica, sería más fácil negociar con el presidente Joe Biden, que con su antecesor Donald Trump.

AMLO y su equipo han subestimado a Biden y su equipo. En su conferencia de prensa, el presidente López Obrador recuenta cómo Biden subrayó que la mayoría del equipo que lo acompañaban tenían años de experiencia con temas relacionados con Latinoamérica, particularmente con México. En sus comentarios iniciales, el presidente de Estados Unidos recalcó que como vicepresidente había viajado 16 veces a Latinoamérica y el Caribe, con cuatro viajes a México durante este periodo, recordando que en uno de esos viajes tuvo "el honor de conocerlo".

Cuando uno compara la experiencia de Biden y su equipo diplomático y de seguridad nacional con otras administraciones, probablemente sería imposible encontrar una administración que mejor conozca y entienda México y los retos de la relación. Y sí, es de esperarse que la diplomacia y la negociación será la regla.

Un ejemplo de esta experiencia y entendimiento sobre México lo subrayó Biden en los primeros minutos de la reunión virtual, cuando él 'reconoció' (confesó según López Obrador) que era Guadalupano, señalando cómo carga el rosario de su fallecido hijo. El presidente mexicano, incómodo y tal vez insensible, buscó reconocer a Benito Juárez, en lugar de subrayar la importancia que le daba el presidente Biden al recuerdo de su hijo con la veneración de la Virgen de Guadalupe.

"Esa confesión, nos mostró no ser un político acartonado, pero un hombre con sensibilidad". ¡Wow!, Andrés Manuel públicamente reconoció la simpatía del presidente del Imperio.

Y tal vez la falta de preparación o desconocimiento de cómo se llevan acabo las reuniones bilaterales, llevó al presidente a plantear públicamente que le pediría a Biden que enviara vacunas de Estados Unidos. Una de las reglas de la diplomacia, especialmente en las reuniones entre presidentes, es plantear propuestas que dirá no el gobierno de Estados Unidos. La portavoz tuvo que asegurar no solo una, sino dos veces, que el gobierno de Estados Unidos no va a compartir vacunas con México, por ahora. Seguramente los gobiernos centroamericanos estarán preparando su petición de vacunas para que también sean considerados.

Y aunque el presidente López Obrador durante la conferencia de prensa insistió en que tendrían "una relación de respeto a las soberanías a las dos naciones", lo fascinante es que el presidente reconoció que México es parte de América del Norte y la importancia de respetar el acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y México, conocido como el TMEC. Y con retomar la estructura del Diálogo de Alto Nivel Económico entre ambos países, será en este foro donde seguramente se negociará lo que parecería posibles y aparentes violaciones del acuerdo comercial por parte de México.

Andrés Manuel aseguró que el presidente Biden no le cuestionó la aprobación de la controvertida reforma energética porque sería incorrecto que lo hiciera. Pero con reconocer en el comunicado conjunto que el cambio climático será una prioridad para ambos países, se abre la ruta por donde Andrés Manuel recibirá presiones inimaginables no solo por el gobierno de Estados Unidos, sino por la comunidad internacional, incluyendo su socio comercial, Canadá. La invitación que le hizo el presidente Biden de participar en el foro del cambio climático en abril, es una trampa para López Obrador que tendrá que justificar lo injustificable de sus prioridades en el sector energético -rescatar a Pemex, construcción de la refinería de Dos Bocas y la nueva legislación en para el sector eléctrico-. Será interesante ver con qué justifica el presidente López Obrador no participar.

Por parte del presidente Joe Biden, el tema fundamental a corto plazo es asegurar que México sea un socio estratégico y controle los flujos migratorios que cruzan por el país para llegar a la frontera de Estados Unidos. Y parecería que, por ahora, Joe y Andrés Manuel coinciden en este planteamiento.

Sí, México y AMLO no están "tan lejos de Estados Unidos".

COLUMNAS ANTERIORES

Dividir para destruir a México
Cría cuervos y…. te destruirán

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.