Mintiendo con la verdad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mintiendo con la verdad

COMPARTIR

···

Mintiendo con la verdad

29/05/2019
Actualización 29/05/2019 - 15:07

Mi nombre aparece en una lista 'filtrada' por el periódico Reforma, en la que 34 periodistas supuestamente recibieron una suma millonaria del erario en forma de publicidad oficial, a cambio de “comparar” nuestra opinión a favor del régimen del presidente Enrique Peña Nieto.

En mi caso, mi nombre aparece vinculado a la empresa comercial Media Bizcom SA, junto con otros cuatro colegas, donde supuestamente recibimos 37 millones 691 mil 466 pesos.

No hay nada más lejos de la realidad. Este es el texto que di a conocer por Twitter esa misma noche que se publicó la lista en Reforma: “Nunca he recibido dinero del gobierno federal para publicidad. Nunca. La Presidencia, en una forma maliciosa, incluyó mi nombre en una lista que publicó Reforma. ¿Será por los análisis críticos sobre la estrategia de seguridad o la situación de violencia en el país? Presidente @LopezObrador_ exijo que en cualquier lista que se publique elimine mi nombre. Al igual que en los últimos tres sexenios, continuaré haciendo observaciones y criticando la situación de seguridad en México”.

Lo que sorprendió fue la saña con que los mismos compañeros de los medios y las redes sociales se lanzaron a atacar a los que estamos reflejados en la lista, sin cuestionar no sólo la veracidad de la información 'filtrada', sino la perversidad que había detrás de esta publicación.

Porque, seamos honestos, no están en la lista todos los que deberían estar y hay personas en la lista que no deberían estar (como es mi caso).

Quiero ser muy clara que no estoy criticando a mis compañeros que tienen sitios en Internet, y que como parte de su estrategia de negocios (supervivencia) recibieron fondos de los gobiernos federal, estatales y municipales, además de empresas y organizaciones sociales. Y hay varios compañeros que aparecen en la lista que fueron críticos de la administración de Peña Nieto y tuvieron el valor de balconear, con reportajes, la corrupción que se permitió en la anterior administración.

Pero los ataques fueron feroces en contra de todos. El propósito era cuestionar la credibilidad de nuestros reportajes y nuestra opinión. Y de nuevo muy perverso, porque básicamente el discurso que hay detrás de la publicación de esta lista, en la forma en que lo hicieron, era desacreditar nuestras críticas, ya que al recibir dinero de la publicidad oficial en el sexenio pasado no se criticaba a Peña y ahora, al no recibir 'chayote' de la Presidencia, nos hemos dedicado a criticar a Andrés Manuel López Obrador. Ante un Presidente que desde su campaña se dedicó atacar a los medios de comunicación y periodistas que lo cuestionaron, la forma en que se redactó la lista ayuda a confirmar la percepción que se difunde en las mañaneras: somos parte del hampa del periodismo.

Muchos de mis colegas reaccionaron y publicaron exactamente cuánto recibieron y dónde se invirtió el dinero. Esta información, si proviene de la Presidencia como parte de un requerimiento de transparencia del INAI, debería automáticamente haber incluido esta información y los contratos, y si fue una persona física o moral la que recibió los fondos.

Pero la transparencia, en este caso, debilitaría el ataque a la credibilidad de los periodistas y de los portales reflejados en la lista. Nos estamos prestando a un juego muy perverso.

En mi caso, simple y llanamente no hay nada que transparentar, porque no recibí dinero para publicidad oficial.

Aquí podríamos estar ante una nueva forma de desacreditar a críticos de este régimen, publicando, en aras de la verdad, medias mentiras contra periodistas, sociedad civil, ONG y organizaciones sociales, filtrando información y datos que simple y llanamente no son ciertos.

Por esta razón, yo sí voy a insistir que desde el INAI se publique la lista completa y con documentación que soporten las cifras y los contratos. Porque si es una lista publicada desde la Presidencia, abiertamente mintiendo, entonces me difamaron y quiero una disculpa desde la Presidencia. Y también Reforma tiene que asumir su responsabilidad de publicar una lista filtrada, sin haber tomado los pasos mínimos para checar su veracidad.

No podemos permitir la perversidad de usar la transparencia para mentir y desacreditar a los críticos del gobierno, en aras de publicar 'verdades' a medias.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.